El consumo de picante reduce la mortalidad.

Fuente: Pintest

A esta conclusión han llegado un grupo de investigadores de la Universidad de Vermont, Facultad de Medicina, Burlington, Vermont, EEUU.

La base de la investigación consistió en analizar los efectos en la salud del consumo de “picante”, con un gran estudio basado en la población.

Los alimentos picantes (pimientos, guindillas, pimienta, curry, jengibre..) tiene en su composición capsaicina, potente antioxidante, que se relaciona su consumo con beneficios para la salud contra la obesidad, la tensión arterial…

El objetivo fue analizar la asociación entre el consumo de “chiles rojos picantes” y la mortalidad, basado en el estudio de la población con una muestra representativa de los adultos durante 1988 a 1994.

Se analizaron las características personales de los participantes, sociales y de hábitos de salud: edad, sexo, educación, raza, etnia, estado civil, ocupación, ingresos anuales, la actividad física y el consumo de carnes, verduras y frutas (frecuencia de consumo de frutas por mes: cítricos, melones, melocotones, nectarinas, zanahorias, brócoli, coles de Bruselas / coliflor, espinaca, col, lechuga, repollo, col, cualquier otra verdura). El consumo de carne por mes incluyendo embutidos: beicon, salchichas, carnes procesadas, hígado y otras vísceras, carne de res, cerdo y jamón.

Fuente: Pinterest

El nivel de actividad física se midió indirectamente, y los sujetos fueron clasificados en tres categorías: sin ejercicio regular, periódica (ejercicio de bajo a moderado) o ejercicio vigoroso regular.

También se recogieron las características adicionales de salud que podrían constituir un riesgo: Índice de Masa Corporal (IMC), niveles de colesterol, de azúcar en sangre, la presión arterial, etc.

La frecuencia de consumo de “picante” se midió en 16.179 participantes de más de 18 años de edad. La mortalidad total y por causas específicas fueron las principales medidas del resultado. Se analizaron 273.877 personas/año de seguimiento y se observaron un total de 4.946 muertes.

La mortalidad total de los participantes que consumieron “picante” fue del 21,6% en comparación con 33,6% para aquellos que no lo hicieron (reducción del riesgo absoluto del 12%; riesgo relativo de 0,64).

Fuente: Pinterest

Ajustado a la demográfica, estilo de vida, y las características clínicas, el índice de riesgo es de 0,87 (P= 0,01; intervalo de confianza del 95%: 0,77 a 0,97).

El consumo de chiles rojos picantes se asoció con una reducción del 13% en el riesgo inmediato de muerte. Se observaron tendencias similares, pero estadísticamente no significativas de las defunciones por enfermedades vasculares, pero no por otras causas.

En este amplio estudio prospectivo basado en la población, el consumo de picante se asoció con una menor mortalidad.

Por tanto el consumo de Chiles rojos picantes puede ser un componente beneficioso de la dieta.

Nuevas líneas de investigación deberían tratar de investigar los beneficios de otras especias y los efectos diferenciales de otras variedades de pimientos picantes. Tal evidencia puede conducir a nuevos conocimientos sobre las relaciones entre la dieta y la salud, las recomendaciones dietéticas actualizadas, y el desarrollo de nuevas terapias.

 

Fuente:
http://journals.plos.org/plosone/article?id=10.1371/journal.pone.0169876