MundoSaborBlog

¿Artesano, natural, tradicional o casero? No es oro todo lo que reluce

Son muchos los productos existentes en el mercado que presentan esta denominación en el etiquetado pero en realidad inducen a error al consumidor ya que no pueden denominarse de esta forma cuando en su lista de ingredientes aparecen todo tipo de aditivos, conservantes, espesantes, colorantes, etc. Por tanto, hay que tener cuidado con este tipo de mensajes, ya que pretenden embaucar a los consumidores con alegaciones que se pueden considerar falsas, haciéndoles creer que los productos están hechos con más mimo, que son más saludables, más ricos… mensajes que en muchos casos son fáciles de desmontar simplemente leyendo la lista de ingredientes.

El Reglamento Europeo sobre la información que se facilita al consumidor a través del etiquetado, se especifica que dicha información no debe inducir a error sobre las cualidades, las características o la naturaleza del producto alimentario, algo que se extiende tanto a la publicidad como a la presentación de los productos. A su vez en el artículo 6 del Reglamento de etiquetado, presentación y publicidad de los productos industriales destinados a su venta directa a los consumidores y usuarios dice lo siguiente:

  • 6.1 Todos los productos puestos a disposición de los consumidores y usuarios deberán incorporar, llevar consigo o permitir de forma cierta y objetiva una información eficaz, veraz y suficiente sobre sus características esenciales.
  • 6.2 No dejarán lugar a dudas respecto de la verdadera naturaleza del producto.
  • 6.3 No inducirán a error o engaño por medio de inscripciones, signos, anagramas o dibujos.
  • 6.4 No se omitirán o falsearán datos de modo que con ello pueda inducirse a error o engaño al consumidor o propicien una falsa imagen del producto.
  • 6.5 No contendrán indicaciones, sugerencias o formas de presentación que puedan suponer confusión con otros productos.
  • 6.6 Declararán la calidad o calidades del producto o de sus elementos en base a normas específicas de calidad, cuando dichas normas existan.
  • 6.7 Advertirán de la peligrosidad que tiene el producto o sus partes integrantes, cuando de su utilización pudieran resultar riesgos previsibles

Amparándose en esta reglamentación, la OCU (Organización de Consumidores y Usuarios) se dirigió a la AECOSAN (Agencia Española de Consumo, Seguridad Alimentaria y Nutrición) solicitando que se regulase el uso de estos términos basándose en un análisis realizado en 25 productos que incluían alegaciones de este tipo. La OCU consideró que las declaraciones y afirmaciones eran exageradas, teniendo como propósito confundir y engañar a los consumidores por lo que denunció a 24 marcas alimentarias ante las autoridades de consumo de diferentes Comunidades Autónomas por el uso de este tipo de mensajes que se consideran engañosos, como por ejemplo, “tradicional”, “casero” o “artesano”. Entre los alimentos denunciados se encuentran productos, consumidos por una amplia mayoría de consumidores: salsas, purés, bollería, caldos y alimentos precocinados de diferentes marcas (Madel, Gallina Blanca, Obradoiro, Fuentetaja, Albe, Royal, Bimbo, Casamas, Bo de Debó, Molino Real, Carretilla, Preferida, Frit Ravich, Family Tarts, Helios, Calvé, Solís, Ferrer, Sojasun, The Rustik Bakery, Florette, Aneto, La Piara y Maggi, son las marcas denunciadas).

Fuente: https://gastronomiaycia.republica.com

AECOSAN confirmó que el uso de estos términos no se ajustaba a las prácticas que aparecen en el reglamento sobre información alimentaria facilitada al consumidor, pero parece ser que no tiene competencia en lo que se refiere al control y a las oportunas sanciones, por tanto, la OCU se ha dirigido a las autoridades de consumo de las Comunidades Autónomas para denunciar la situación. La organización de consumidores espera que se impongan las sanciones oportunas por incumplir la normativa sobre el etiquetado. Además pide a la industria que abandone este tipo de prácticas, ya que son declaraciones engañosas que atribuyen cualidades a los productos que en realidad no poseen.

Podéis conocer todos los detalles de la denuncia realizada por la OCU a través de este artículo publicado en su página web.

Pepitas de fresa, un poderoso antioxidante.

Fuente: Pixabay/ Hans Braxmeier

Además de deliciosas, las fresas son un alimento saludable que nos aporta vitaminas y nos ayuda a prevenir enfermedades cardiovasculares, diabetes, e incluso el cáncer o la obesidad. Su alto contenido en antioxidantes nos protege de los procesos de envejecimiento y muerte celular. Pero, ¿sabías que la mayor parte de esos compuestos beneficiosos están en las pepitas?

Investigadores del Instituto de Investigación y Formación Agraria y Pesquera (Ifapa) de la Junta de Andalucía, en colaboración con las universidades de Vigo y de la Marche (Italia), han demostrado que el 81 % de los antioxidantes presentes en esta fruta se encuentran, precisamente, en sus diminutas pepitas negras.

Constituyen solo el 7,5 % del peso seco de la fruta, pero es en ellas donde se concentra el poder antioxidante de la fresa. Para comprobarlo, los científicos han realizado simulaciones in vitro de lo que sucede durante el proceso de digestión en el organismo.

Durante la digestión simulada en laboratorio han medido los antioxidantes que liberan tanto el aquenio (las pepitas) como el resto de la fruta. Se han fijado, sobre todo, en los fenoles, flavonoides y antocianos detectados, tres tipos de antoxidantes presentes en las fresas.

Han analizado también los procesos que se dan en el intestino. “Por un lado, hemos realizado un estudio de bioaccesibilidad, para comprobar los componentes que estos productos desprenden en el estómago; y por otro lado, de biodisponiblidad, para conocer cuáles de éstos podrían pasar al torrente sanguíneo”, señala María Teresa Ariza, investigadora, del área de Genómica y Biotecnología del Ifapa.

Fuente: Pixabay/ Hans Braxmeier

Los resultados de los estudios han sido publicados en la revista International Journal of Molecular Sciences, según informa en un comunicado la Fundación Descubre, que explica en detalle la metodología empleada: “para la simulación de la digestión in vitro se introduce en un vaso de precipitado una cantidad determinada de fresas y aquenios con agua. Con una sonda se mide el ph o grado de acidez para disminuirlo a una cifra de 1.8, que es el mismo que tiene un estómago normal en ayunas. A esta mezcla, se le añade pepsina, la enzima encargada de digerir los alimentos. Todo esto es sometido a la misma temperatura del cuerpo, 36,5 – 37 grados centígrados”.

Se trata de una digestión de dos horas (como la de nuestros veranos de la infancia), tras la cual se extrae una pequeña porción de líquido con la que se analizan los compuestos antioxidantes que se desprenden de las pepitas y de la fresa. “De esta forma – indica Ariza- podemos saber qué parte de éstos se liberan e incluso podrían ser absorbidos por el organismo a nivel estomacal”.

Para la digestión intestinal se realiza un procedimiento similar, que incluye el paso de parte de este líquido por una membrana de diálisis que simula la pared del intestino delgado.

Así es como los investigadores han podido determinar que, tras la digestión gástrica, las pepitas liberan una proporción de antioxidantes más elevada que la propia pulpa o parte roja de la fresa.

Además de resaltar las propiedades saludables de esta fruta, ya conocidas, el estudio pretende destacar el valor del aquenio como producto biosaludable por sí mismo. Podría, incluso, “tener una salida comercial en la industria de procesado como un subproducto de interés”, según afirma Ariza.

7 hábitos que cualquier trabajador en activo debe eliminar de su rutina

Gracias a la colaboración de la comunidad Mundo Sabor con otras asociaciones y entidades, surge este artículo redactado en colaboración con Edith Gómez, editora en Gananci y que nos muestra los 7 hábitos que cualquier trabajador en activo debe eliminar de su rutina. Ahora que volvemos a la rutina, qué mejor manera de empezar a tenerlo en cuenta.

Como personas que somos, generalmente nos encontramos ocupadas todos los días con una rutina muy marcada: una vez que nos levantamos, vamos al trabajo, revisamos correos, contestamos más correos y volvemos a tener la cabeza ocupada en otra cosa. Sí, el trabajo es importante, pero entre tantas cosas por hacer nos olvidamos de algo vital: nuestra salud.

Muchas veces comemos con mucha prisa, algo que no nos aporta nada de nutrición, ¿Por qué? Tenemos cosas más importantes que hacer, así que nos conformamos con darle un bocado a nuestro sándwich mientras tecleamos en nuestro escritorio. Pero, ¿en serio eso es lo mejor que podemos hacer? ¿Podríamos adoptar hábitos alimenticios que nos hagan sentir mucho mejor dentro y fuera de la oficina?

Te aconsejamos que elimines estos hábitos de tu rutina para que todo esto cambie:

  1. Pasar horas sin comer: Estás trabajando en algo importante con tu mente inmersa en ese asunto. Así que cuando llega la hora de comer, ingieres cualquier cosa que se te ponga en frente. Estuviste tan ocupado que cuando te diste cuenta ya llevabas mucho tiempo sin comer, y este es uno de los peores hábitos que puedes tener.
      
    Es importante que tengas por lo menos tres comidas al día e incluyas un par de platos ligeros entre comida. ¿Con qué objetivo? Mantener un nivel adecuado de glucemia en la sangre, y así sentirte con energía. No deberían pasar más de 4 horas entre cada comida. Si no llevas a cabo esta recomendación, podrías sufrir “bajones” importantes de energía. Por si fuera poco, comer pocas veces al día ralentiza nuestro metabolismo y puede llevarnos a padecer sobrepeso.

    ¿Cómo lo puedes hacer? Desayuna temprano y, a mediodía, incluye una comida de hidratos de carbono en tu dieta. Puedes cambiar esas comidas altas en calorías por un sándwich de pan integral con queso fresco, nueces, almendras, arándanos, una fruta o un yogur natural. Otro consejo es que programes tus comidas en horarios fijos.

  2. Comer porciones demasiado grandes: Suele pasar, estamos tan ocupados en algo que nos olvidamos de una comida. De pronto nos acordamos que no hemos comido nada, así que cuando vayamos a comer después lo haremos en porciones demasiado grandes. Esto tiene como resultado que nos llenemos mucho y sólo queramos reposar después (¡qué mejor que dormir la siesta!).

    Los expertos afirman que lo recomendable es ingerir 120 gramos de carne magra (sin grasa), pollo sin piel o pescado, la misma cantidad de cereales integrales, pan integral o carbohidratos complejos y verduras (cuanto más variados sean sus colores, mejor).

  3. Picotear: Es posible que tiendas a dormirte tarde, pero hay un detalle: cuando llega la media noche te entran antojos y lo primero que se te ocurre es ir a sacar unas patatas fritas de la despensa. Esto de por sí es una mala práctica alimenticia, pero ¿imaginas qué efecto puede tener hacerlo todos los días? Además aumentar tu riesgo de sufrir de sobrepeso, este mal hábito te resta energía e incide en tu lucidez mental.

    Si tienes ganas de comer algo dulce, te presento otra opción más saludable: opta por un puño de almendras tostadas con arándanos o una fruta, de preferencia de temporada y que contenga fibra, como mango o papaya.

  4. Comer siempre lo mismo: Muchas de las personas ocupadas afirman que tienen una rutina para todo, sobre todo para las acciones que realizamos cada día sin pensar (‘trivialidades’), lo que les permite liberar atención y dedicarla a ‘cosas más importantes’. Los expertos en el tema afirman que comer variado no es solo un capricho. De esta manera nos aseguramos que estamos obteniendo los nutrientes adecuados.

    Es importante que incluyas los vegetales en tu dieta, procura mezclar verduras verdes, rojas, oscuras y anaranjadas. Asimismo, incluye en tu dieta proteínas de buena calidad, como salmón, atún y sardinas, carnes sin grasa, como pechuga de pollo sin piel y carne de pavo.

  5. Saltarse el desayuno: ‘El desayuno es la comida más importante del día’ – seguramente lo has escuchado muchas veces. Muchas personas con tiempo limitado se saltan el desayuno, y lamentablemente eso no significa un aspecto saludable. Además de aumentar el riesgo de sufrir de sobrepeso, saltarse esta importante comida incrementa las posibilidades de sufrir un ataque cardiaco, sentir cansancio durante el día o padecer gastritis.

  6. Comer pesado: Esto tiene mucha lógica: si consumes porciones muy grandes – o alimentos fritos - lo más probable es que, después de comer, estés que mueres de sueño y solo quieras irte a dormir.

  7. Comer frituras: Los medios de comunicación no se cansan de transmitir ese mensaje: comer alimentos fritos con frecuencia es uno de los peores hábitos alimenticios que podrías desarrollar.

¿Qué es lo correcto? Una dieta variada y equilibrada es la solución para todos estos problemas. ¡Y qué mejor manera de conseguirlo que con los productos de temporada!

 

Redactado por Edith Gómez, editora de Gananci

El libro de las legumbres

Fuente: Año Internacional de las Legumbres | www.fao.org/pulses-2016/about/es/

Como os contábamos el pasado mes de enero, 2016 ha sido proclamado por la Organización de las Naciones Unidas (ONU) “Año Internacional de las Legumbres”. Una distinción bien merecida, ya que se trata de uno de los alimentos esenciales de la humanidad, consumido por millones de personas y básico para nuestra nutrición. Para contribuir a su difusión, se ha publicado el libro “Legumbres. Semillas nutritivas para un futuro sostenible”.

Editado por la FAO (el organismo para la Alimentación y la Agricultura de Naciones Unidas), consta de 192 páginas con textos, fotos e infografías en las que se habla de la historia, la importancia para la alimentación y el desarrollo sostenible, y las previsiones de futuro de las legumbres más populares. Incluye, además, un recetario elaborado por diez prestigiosos chefs de todo el mundo, así como consejos y trucos para su consumo.

Coordinado por miembros del organismo internacional, los textos han corrido a cargo de los españoles Luis Cepeda y Saúl Cepeda, especialistas en alimentación y gastronomía. En la parte gráfica han participado fotógrafos e ilustradores internacionales de reconocido prestigio.

Fuente: Año Internacional de las Legumbres | www.fao.org/pulses-2016/about/es/

Nuestros paisanos se han ocupado, además, de seleccionar a diez chefs especializados en legumbres de distintas nacionalidades, que serán los “Guardianes de las Legumbres” (embajadores del Año Internacional de las Legumbres en sus zonas de influencia geográfica): Ricardo Muñoz Zurita (México), Helena Rizzo (Brasil), Moha Fedal (Marruecos), Abraham García (España), Didem Şenol (Turquía), Zubaida Tariq (Pakistán), Veronica Jackson (Tanzania), Sanjeev Kapoor (India) y She Zengtai (China).

Estos “Guardianes” han contribuido de forma esencial al libro mediante la aportación de testimonios y recetas ilustradas. Cada uno de ellos nos acompaña al mercado a comprar legumbres y, de vuelta a su restaurante o casa, nos enseña a preparar tres platos fáciles y sabrosos. Componen así un viaje alrededor del mundo en el que, además de sus consejos culinarios, nos ofrecen una visión sobre el papel de las legumbres en la historia y cultura de cada región.

La publicación de la FAO aporta también información sobre las legumbres, en general, y sus principales variedades; explica paso a paso cómo cocinarlas, lo que hay que tener en cuenta y qué condimentos e instrumentos utilizar; resalta su importancia en la nutrición, la salud, el cambio climático, la biodiversidad y la seguridad alimentaria, e incluso nos cuenta cómo cultivarlas en nuestro jardín. El libro, editado en seis idiomas (inglés, español, francés, árabe, chino y ruso), se distribuye en los 193 países miembros de la ONU y dispone con una versión digital que se puede descargar a través del Repositorio de documentos de la FAO.

Fuente: Año Internacional de las Legumbres | www.fao.org/pulses-2016/about/es/
13:40
02-08-2016

Envases biodegradables para lácteos

Fuente: Fuente: Pixabay/ Foundry

Sostenibles, que no alteren el producto y resistentes a tratamientos térmicos. Son algunas de las principales características de los envases demandados por los productores de lácteos. Para poder ofrecer estas cualidades, los investigadores del Instituto Tecnológico del Plástico (AIMPLAS) han diseñado materiales biodegradables que aguantan bien las altas temperaturas.

Se trata de nuevos bioplásticos obtenidos gracias al Proyecto BIOBOTTLE, desarrollado dentro del Séptimo Programa Marco de la Unión Europea. Son materiales resistentes a la esterilización y la pasteurización, dos procedimientos imprescindibles para la puesta en el mercado de productos lácteos como la leche fresca, los batidos y los yogures con probióticos.

Según explica AIMPLAS, en la actualidad los envases para este tipo de alimentos están fabricados a partir de polietileno, un material fácilmente reciclable pero que suele acabar su vida útil, en la mayor parte de los casos, en vertederos por los problemas de olores que provocan los residuos de producto.

Por este motivo, y por la gran cantidad de lácteos que se consumen en la Unión Europea, los investigadores consideraron interesante buscar nuevos envases sostenibles.

Fuente: Pixabay/ Foundry

El objetivo era conseguir envases biodegradables elaborados a partir de los bioplásticos desarrollados en el laboratorio. Debían cumplir los requisitos mecánicos y térmicos establecidos y superar los análisis microbiológicos. Otro punto importante es que no afectaran a las propiedades organolépticas (sabor, aroma, textura, etc.) de los productos lácteos que iban a contener. Se realizaron, además, diversas pruebas para comprobar sus posibilidades de compostaje.

Con estos nuevos bioplásticos se fabricarán botellas y tapones monocapa y bolsas multicapa capaces de resistir temperaturas de hasta 95 grados centígrados, según explica AIMPLAS. La asociación calcula que estos envases no incrementarán en más de un 10% el coste final del producto envasado y situado en el lineal, a pesar de los precios actuales de los materiales biodegradables.

Fuente: Proyecto BIOBOTTLE | www.biobottleproject.eu

El proyecto europeo BIOBOTTLE ha contado con un presupuesto de un millón de euros y en él han participado siete empresas y centros tecnológicos de cinco países distintos: la alemana VLB, la belga OWS, la italiana CNR, las portuguesas VIZELPAS y ESPAÇOPLAS, y las españolas ALMUPLAS (Almussafes) y ALJUAN (Ibi).

 

Archivo

Blog rolls