Sabores del MundoBlog

Siete retos de la industria alimentaria contra el cambio climático

Fuente: Pixabay/ Gerd Altmann

La economía circular, el uso de energías sostenibles o la gestión climática en toda la cadena de valor son algunas de las propuestas para que la industria agroalimentaria pueda hacer frente al cambio climático. Un sector que depende por completo del medio ambiente, e influye en él en gran medida.

Son tres de los puntos que recoge el informe “Adaptación al cambio climático en la estrategia de negocio. Retos, oportunidades y próximos pasos”, presentado en el foro Envifood. Este encuentro, organizado por la, Federación Española de Industrias de Alimentación y Bebidas (FIAB), la Asociación de Fabricantes y Distribuidores (AECOC) y la Institución Ferial de Madrid (IFEMA), ha tenido como lema de esta edición “Alimentamos un futuro sostenible”.

Para lograr que esta frase se haga realidad, la FIAB aboga por plantear siete retos principales:

  • Integrar el cambio climático en la estrategia de negocio de las empresas.
  • Extender la gestión climática en todas las operaciones del sector con herramientas como la medición de la huella de carbono.
  • Asegurar un suministro sostenible de energía.
  • Apoyo a la gestión climática en la cadena de valor.
  • Responder a las expectativas de un consumidor cada vez “más sensibilizado y exigente”.
  • Ofrecer más información y mayor transparencia.
  • Impulsar los modelos de economía circular en el sector.

El objetivo final, en palabras del director general de la FIAB, Mauricio García de Quevedo, es alimentar a una “población creciente siendo más eficientes”, lo que supone “una nueva manera de hacer negocio” para satisfacer a un consumidor “cada día más exigente”.

Un reto imprescindible si tenemos en cuenta datos tan preocupantes como que cada año se tira un tercio de los alimentos que se producen, mientras que desde la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura (FAO) se estima que hay que incrementar un 70 % la producción para garantizar la alimentación a una población creciente (se prevé que en el 2050 seamos ya 9.000 millones de habitantes en el planeta).

También desde AECOC se destaca la necesidad de “hacer compatible la actividad empresarial y su competitividad con el respeto al medio ambiente”, estableciendo compromisos, pero “no sólo con declaraciones” – afirma su director general José María Bonmatí -, sino con indicadores que permitan alcanzar objetivos en “plazos razonables”. No sería mala idea.

Fuente: Pixabay/ Jaymethunt | https://pixabay.com/es/users/jaymethunt-12275/

La industria agroalimentaria aglutina a unas 30.000 empresas y da trabajo a casi medio millón de personas en España, tiene una facturación superior a los 90.000 millones de euros y supone el 3% del Producto Interior Bruto, según datos de la FIAB.

Cómo hacer que la cerveza “sin” sepa a … ¡cerveza!

Fuente: Alexandre Lazaro -> https://www.flickr.com/photos/qlexxx/8171951003

Quienes disfrutan de una buena cerveza, pero no quieren o pueden consumir alcohol, suelen quejarse del poco sabor de la “sin”. Las hay excelentes, desde luego, pero para muchos la cerveza “sin alcohol” no acaba de ser una cerveza completa.

Y el asunto tiene su importancia, porque España es el principal productor y consumidor de cerveza sin alcohol de la Unión Europea. Cerca del 13% de la cerveza que se vende en nuestro país es de este tipo, donde su consumo ha aumentado en los últimos años debido a las restricciones en la conducción y por razones de salud.

Bueno, pues quizá dentro de poco podamos disfrutar de una “sin” más completa, porque investigadores de la Universidad de Valladolid han desarrollado una técnica que permite transferir aromas de la cerveza con alcohol a la que no lo tiene. Y lo mejor es que un panel de catadores ya ha confirmado la eficacia de esta técnica.

Según informa el Servicio de Información y Noticias Científicas (SINC), el alcohol de la cerveza actúa como disolvente de multitud de componentes aromáticos, así que, cuando se elimina, como ocurre en las cervezas sin alcohol, se pierden aromas y sabor en la bebida. Es difícil recuperar esos compuestos, pero los investigadores lo han conseguido gracias a un proceso denominado “de pervaporación”.

“Esta técnica consiste en usar una membrana semipermeable para separar dos fracciones a partir de la cerveza con alcohol: una fase líquida en la que queda retenido el alcohol, y otra gaseosa donde están los compuestos aromáticos”, explica a SINC el profesor Carlos A. Blanco, uno de los autores. “Después, esa fase gaseosa se puede condesar, extraer las sustancias aromáticas y añadirlas a la cerveza sin alcohol”. Buena idea, ¿verdad?

Para realizar el estudio, los científicos usaron una cerveza especial (con grado alcoholico 5,5%) y otra de reserva (6,5%) de las que extrajeron tres compuestos aromáticos: acetato de etilo, acetato de isoamilo y alcohol isobutílico. Luego añadieron estas sustancias a los dos tipos de cervezas ‘casi’ sin alcohol que existen en el mercado: las 0,0 (con menos de 0,1%) y las sin alcohol (con menos del 1%).

Un panel de expertos las degustó y ¡a la mayoría le supo mejor la nueva cerveza! El 80% de los catadores prefirieron la cerveza 0,0 enriquecida con los aromas respecto a sus homólogas originales de fábrica, y ese porcentaje se elevó hasta el 90% para el caso de las a sus homólogas originales de fábrica, y ese porcentaje se elevó hasta el 90% para el caso de las cervezas sin alcohol. Los datos se han publicado en el Journal of Food Engineering.

En palabras de Blanco, “a la vista de estos estos resultados, concluimos que se produce una mejora del sabor, y por tanto de la calidad de este tipo de cerveza ‘sin’, ya que la mayoría de los miembros del panel prefirieron la cerveza aditivada frente a la original”.

Los investigadores reconocen que con esta técnica todavía no se consigue atrapar todos los aromas y sabores asociados a la cerveza con alcohol, pero sí supone un avance para hacer más agradables las ‘sin’ al consumidor.

VACAS CON VOCACIÓN DE SUMILLER

En Lunel-Viel, un pueblo situado al Sur de Francia, en el distrito de Montpellier, un ganadero local ha desarrollado un nuevo tipo de carne, denominado "Vinbovin", que cuenta con importantes clientes entre los grandes restaurantes de la capital gala.

Las propiedades beneficiosas de un consumo moderado del vino no son puestas en duda por nadie, y Jean Charles Tastavy, dueño de una ganadería en Lunel-Viel, ha ido más allá, ya que ha introdujo el vino en la dieta de las vacas, obteniendo una carne con un sabor y calidad sorprendentes. Del mismo modo que las vacas Kobe toman cerveza, las Vinbovin toman más de un litro de vino al día.

Este proyecto comenzó a finales del pasado año, con tres reses (dos de raza Angus y una Carmague) que se alimentaron con vino tinto local durante cuatro meses. La alimentación se componía de una mezcla de vino, cebada, heno y uvas.

Tasvaly calculó la ingesta diaria de vino por parte de las vacas como una proporción del consumo de un humano, lo que supone entre litro y litro y medio por animal y día. El ganadero observó que el apetito de las vacas aumentaba, a la par que su felicidad, de forma que consiguió "una carne suculenta y de calidad excepcional". En relación a esto último, existen estudios españoles y canadienses que relacionan la felicidad/bienestar de la res con la calidad de la carne.

Como ya hemos comentado, el proyecto comenzó durante el año 2012, justo después de la vendimia de la zona, y se ha ido extendiendo por otras explotaciones de la zona hasta saltar a las cadenas de distribución alimentaria.

Matrimonio gastronómico entre ganaderos y vitivinícolas

La calidad de la carne está directamente relacionada con la calidad del vino con el que se ha alimentado al animal, según indica el enólogo responsable de Vinbovin, que se plantea en un futuro cercano probar con otras variedades de vino, como el Moscatel. Por tanto, se abre un abanico amplio de posibilidades, que prometen relanzar el sector vitícola francés.

Esta combinación entre enología y ganadería ha sobrepasado todas las esperanzas de sus promotores, aunque el incremento de costes en la alimentación ha provocado que muchos ganaderos no puedan hacer frente a este gasto extra. Sin embargo, el precio de venta de las partes más nobles puede alcanzar los 100 €/kg.

En el sector de la restauración de alto nivel, las críticas han sido muy positivas. El Chef Laurent Pourcel, con tres estrellas Michelin, ha destacado la "textura especial" de esta carne "bella, marmoleada y tierna, que se carameliza mientras se cocina". Además, a añadido, "Todos los restaurantes parisinos de lujo ya quieren adquirirla".

Experiencias anteriores

En otros países, como en Canadá, existen experiencias similares desde hace unos años. En una granja cerca de Vancouver, se alimenta con vino a las vacas unos tres meses antes del sacrificio.

Esta tendencia en la alimentación animal, ya se está testando en otros animales, como por ejemplo, los cerdos. Además, se espera que se extienda por otros países ya que hay en marcha ciertos estudios para certificar los beneficios de esta alimentación. Por otro lado, supone una vía se salida de los excesos de producción del sector vitivinícola actual.

EL SABOR DEL TOMATE

¿PODEMOS ENCONTRAR UN TOMATE QUE SEPA A TOMATE?

El sabor de los tomates no es lo que era...

Verdura por excelencia de nuestra dieta mediterránea...en ensalada, gazpacho, salsas, sofritos, con pan, jamón y aceite de oliva.....nada se concibe sin tomate.

Pero ¿estamos comiendo tomates de menor sabor que hace años? ¿no hemos oído expresiones como "estos tomates no huelen ni saben a nada"?

Deberíamos encontrar tomates carnosos con más aroma y sabor. Sin embargo, lo que normalmente llevamos a casa son tomates huecos, sin sabor, de carne dura y piel gruesa.

Algunos pueden pensar que estamos equivocados, pero la realidad es que estamos asistiendo a una pérdida gradual de sabor ¿y porqué?

Varios grupos de investigación expertos han comprobado que el índice del sabor del tomate ha perdido casi un 15%, además del nivel de azúcares; en cambio ha ganado en resistencia mecánica y dureza casi un 50%.

¿CUALES SON, POR TANTO, LAS CAUSAS DE LA PÉRDIDA DE SABOR?

Se han seleccionado semillas de variedades muy duras y resistentes; ahora son más resistentes y con producciones más regulares; tomates más bonitos pero con poco sabor; con el objetivo de generar frutos de piel dura para resistir el transporte y un periodo largo de conservación.

Para encontrar un tomate de calidad, que huela y sepa a tomate, hay que recurrir a variedades locales, de semillas tradicionales, y consumirlos en temporada.

La cercanía al productor es muy importante si se quiere comer tomates que hayan madurado en la mata y hayan sido recolectados en su punto óptimo para el consumo, porque si el tomate ha de viajar, o bien se recoge verde para que madure durante el transporte, o si se recoge en su momento, llegará pasado de maduración.

El punto de maduración es básico para equilibrar los niveles de acidez y de azúcares que determinan el sabor y el aroma del tomate.

El futuro de volver a descubrir el sabor a tomate pasa por olvidarnos de "tomates perfectos" y valorar las variedades rurales de "tomates deformes, arrugados y multicolores; uno de cada tamaño" con sabor a genuino tomate.

Maria(mdaroca@ctic-larioja.es)Enlace permanenteComentario 0Gravatar: MariaTags: tomate, sabor, mundosabor, mundo saborVisualizaciones: 3049

Pepsis de sabores

Pepsi de sandía salada
Pepsi Baobab
Pepsi Black Lemon

Puede que acabéis sorprendidos al leer este post de hoy. ¿Recordáis ese post de "pastas de dientes con sabor a la carta"?

Ahora, lo que os presentamos son Pepsis con sabor la carta, eso si, casi en exclusiva en Japón, ya que algunas de las bebidas son tan especiales, que poco tendrían que hacer en el mercado occidental.

Pepsi sabe se sabe la lección muy bien, y cada verano lanza en Japón una nueva campaña de marketing que apoya a una nueva Pepsi. Este año le ha tocado el turno a la 'Pepsi de sandía salada'. Como leéis, Pepsi de sandía ¡y encima salada! Pues resulta que la bebida ha sido esperada como agua de mayo en el país nipón, ya que debe ser costumbre en Japón en echar sal a la sandía o al melón si no están lo suficientemente dulces, para mejorar su sabor.

Aun así, mi abuelo hace lo mismo con las naranjas ácidas y la sal, y supongo que más gente lo hará, pero no se yo si una bebida de cola y naranja salda podría triunfar en España...

Aunque pueda sorprenderte este sabor, te aseguro que los hay también muy peculiares, además, ya hemos hablado alguna vez sobre la Pepsi Blanca... Pues aquí os presentamos unas pocas más...

  • Pepsi de sandía salada

  • Pepsi de BaobabBaobab es el árbol del libro "El principito", muy querido en Japón. Esta Pepsi se inspira el la fruta del Baobab, similar a las uvas, la Pepsi tiene un toque picante y refrescante.

  • Pepesi Black Lemon - Tiene el 50% menos de azúcar y sabor a limón añadido.

  • Pepsi blue Hawai - Sabor a piña y limón

  • Pepsi carnaval - Sabor a fruta tropical

  • Pepsi Dry - La mitad de azúcar que la Pepsi normal

  • Pepsi Montblanc - Sabor dulce y un olor que se asemeja a las castañas francesas.

  • Pepsi azuki - Azuqui son como unas alubias rojas japonesas, que se usa tradicionalmenrte en Japón para dar dulzor a snacks y postres.

  • Pepsi Pink - Sabor a leche de fresa.

  • Pepsi Shiso - Shiso es una hierva japonesa que está presente en muchas comidas, ahora también lo tienen en bebida.
Pepsi Blue Hawaii
Pepsi Carnival
Pepsi Dry
Pepsi Montblanc
Pepsi Azuki
Pepsi Pink
Pepsi Shiso
 

Archivo

Blog rolls