12:45
28-05-2013

INICIATIVAS PARA EVITAR EL DESPILFARRO DE ALIMENTOS

Cada año se producen en el mundo casi 4.000 millones de toneladas de alimentos, de los cuales la mitad se consume, y el resto, se tira a la basura. Al mismo tiempo, unos 1.000 millones de personas pasan hambre. Estas cifras siempre son impactantes, y más en tiempos de crisis.

Solo en España, de despilfarran aproximadamente 8 millones de toneladas de alimentos anualmente, unos 163 kg per cápita (la media de la U.E. se sitúa en 174 kg/persona y año). Según datos de Cáritas, en nuestro país hay más de 11 millones de personas en riesgo de pobreza o exclusión social, por lo que la gestión de un recurso tan valioso debería llevarse con el máximo rigor posible.

El problema comienza desde el inicio de la cadena alimentaria, ya que las empresas productoras de alimentos son responsables del 34 % de los desechos alimentarios, fundamentalmente por excedentes de producción que ni siquiera llegan a comercializarse.

La estacionalidad de la producción agrícola, unida a los vaivenes del mercado, pueden derivar en una mayor cantidad de excedentes, ya que mercado es incapaz de asumir tal cantidad de producto.

En el sector cárnico, la producción de alimentos no está tan condicionada por factores externos (temperatura, lluvias, etc.), por lo que es más sencillo controlar la producción. De esta forma, si la industria solo procesa y elabora lo que puede comercializar, los excedentes se reducirán al mínimo.

Numerosas empresas españolas, junto al MAGRAMA y a la Federación Española de Bancos de Alimentos (FESBAL) han iniciado una campaña, denominada "La alimentación no tiene desperdicio", por la cual se comprometen a frenar el despilfarro y a ser más eficientes tanto en la producción como en la distribución.

En los procesos de elaboración de alimentos se desaprovechará entre el 4-5 % de la producción inicial. Con la gran producción alimentaria actual, es común que se elaboren lotes de alimentos con algún defecto, aptos para el consumo, pero que no llegan a comercializarse. Hasta hace no mucho tiempo estos productos eran destruidos. Sin embargo, cada vez es más frecuente que sean donados a organizaciones como bancos de alimentos, comedores sociales, etc.

Los distribuidores son los responsables de generar el 5 % de los desechos. La donación de los excedentes, tanto en las grandes superficies como en pequeño comercio, se está imponiendo como medio para evitar tirar productos no comercializados.

Finalmente, una vez los productos alimentarios son adquiridos en los comercios, el consumidor final también tiene parte de responsabilidad en el despilfarro. Los hogares son los responsables del 42 % del total de alimentos desechados, mientras que otro 14 % se desecha en la hostelería.

Nuevas ideas solidarias frente al despilfarro

Existen también experiencias de consumo colaborativo, a través de la red. Según esto, cada persona o empresa que vaya a desechar alimentos aptos para el consumo, puede publicar en una página web donde y cuando pueden pasar a recogerlo otras personas o entidades. En Alemania, por ejemplo, tiene ya más de 25.000 usuarios, mientras que a España llegará durante el presente año.

Otro ejemplo lo encontramos en Barcelona, donde la ONG Nutrición Sin Fronteras ha iniciado una campaña de recogida de alimentos excedentes de grandes hoteles de la ciudad condal que luego son distribuidos en comedores sociales.

Consejos para no desperdiciar alimentos en el hogar

Como parte final de la cadena alimentaria, el consumidor tiene un parte de responsabilidad en el despilfarro de alimentos, por lo que podemos seguir una serie de consejos con el fin de reducir al mínimo la cantidad de comida que se desperdicia:

  • Planifique la compra mediante un menú semanal y una lista de la compra en función de dicho menú.
  • Compre las frutas y verduras por unidades.
  • Compruebe la fecha de caducidad de los alimentos perecederos.
  • Verifique que el frigorífico trabaja a la temperatura adecuada.
  • Aproveche las sobras para otros platos, o congelándolas.

 

 

 

Maria(mdaroca@ctic-larioja.es)Enlace permanenteComentario 0Gravatar: MariaTags: despilfarro, alimentos, mundosabor, mundo saborVisualizaciones: 3757
12:01
21-05-2013

ALIMENTOS QUE AYUDAN A CONCILIAR EL SUEÑO

Es un hecho que el sueño se ve afectado por la dieta, tanto por los hábitos alimentarios como por la ingesta de nutrientes o la síntesis de hormonas que facilitan la relajación. Dichas hormonas son las responsables de la vigilia y del sueño, y éstos, por su parte, están relacionados con las secreciones hormonales cíclicas que se suceden en el organismo. Es lo que conocemos como ritmo circadiano.

El ritmo circadiano se puede alterar, debido a factores como la edad, el estrés, el trabajo nocturno, los cambios horarios bruscos, etc. Por tanto, habrá que seguir una serie de pautas y recomendaciones nutricionales para mejorar el descanso y el sueño.

Recomendaciones dietéticas para conciliar el sueño

El sueño nocturno se debe a que ciertas hormonas responsables de la somnolencia se segregan en función de la luz del día. Sin embargo, la dieta tiene un importante efecto, ya que hay alimentos específicos que ayudan a conciliar el sueño, mientras que otros, producen el efecto contrario.

Podemos citar algunos de los hábitos dietéticos que no nos ayudan a descansar, de los cuales, los más importantes son los siguientes:

  • Cenas indigestas, ricas en grasas o con abundancia de éstas, ya que aumentan la acidez del estómago, prolongan la digestión y pueden facilitar el reflujo esofágico.
  • Bebidas excitantes, como el café, el té o el alcohol, al igual que el chocolate, que activa las conexiones neuronales.
  • Cenas con alimentos muy proteicos y grasos (embutidos, quesos curados o huevos), ya que reducen la síntesis de serotonina y aumentan los niveles de adrenalina, por lo que incrementan el estado de alerta.
  • Las carnes rojas y los huevos, ricos en tirosina y fenilalanina, favorecen la síntesis de catecolamina, que induce al estado de vigilia e impide el sueño.
  • Especias picantes producen un incremento de la temperatura del cuerpo.
  • Los postres con alto contenido en azúcar, ya que este compuesto reduce la función de la vitamina B1.
  • Bebidas en abundancia.

En el sentido contrario, existen una serie de consejos que nos pueden ayudar a la hora de conciliar el sueño:

  • Alimentos ricos en nutrientes relajantes como: péptidos derivados de proteínas lácteas (bajan la presión arterial y producen somnolencia); carnes y pescados ricos en triptófano; leche o derivados ricos en calcio; frutos secos y productos integrales ricos en magnesio; etc.
  • Cenas basadas en productos de origen vegetal, ya que liberan glucosa de manera constante en la sangre, y va disminuyendo a lo largo de la noche. Entre ellos, encontramos los derivados de cereales y los integrales (patatas, pasta, arroz, etc.), pero hay que citar una serie de excepciones relevantes: vegetales que puedan resultar indigestos (alcachofas, pepino, ajo, etc.) y vegetales que puedan resultar diuréticos (apio, tomate, plátano, etc.).
Plantas medicinales para dormir

Además de disponer de una seria de pautas nutricionales a la hora de cenar, también contamos con ciertas plantas que nos pueden ayudar a conciliar el sueño. Incluso la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha reconocido el valor de ciertas especies vegetales ya que puede cubrir necesidades sanitarias, aunque exige estudios clínicos y una serie de normas en cuanto a su cultivo y comercio. A nivel europeo, la Agencia Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA) ha puesto de manifiesto que ciertos estudios clínicos no son necesarios siempre y cuanto la planta en cuestión haya demostrado tradicionalmente que es inocua para la salud.

El hecho de comprar productos naturales en una herboristería, no implica necesariamente que éstos sean seguros tan solo por su origen, ya que ciertos preparados contienen principios activos cuyos efectos pueden ser equiparables a los de ciertas drogas o fármacos. Del mismo modo, durante un estudio realizado sobre plantas de uso común, se registraron más complicaciones en las operaciones de operaciones que consumían regularmente remedios naturales.

Por lo tanto, el uso de este tipo de plantas como relajantes o para favorecer el sueño ha de estar controlado por un especialista, al mismo tiempo que debemos conocer no ya su efecto, sino lo que es más importante, las contraindicaciones que tiene su consumo.

Maria(mdaroca@ctic-larioja.es)Enlace permanenteComentario 0Gravatar: MariaTags: sueño, alimentos, mundosabor, mundo saborVisualizaciones: 3243

ALIMENTOS DE TEMPORADA: FRESAS

Fuente: www.blog.kiwilimon.com
Fuente: www.blogseitb.com
Fuente: www.esmas.com
Fuente: www.ohpostres.com
Fuente: www.todaslasrecetas.es

Estas deliciosas frutas nos llaman enormemente la atención en estos meses de primavera, en la que las podemos encontrar entre los meses de marzo y junio. Cuando las vemos en las fruterías, apuesto a que somos muchos los que no podemos resistir la tentación de comprar una buena bolsa de fresas para disfrutar de las alternativas que esta maravillosa fruta nos ofrece en cuanto a sus maneras de prepararlas; bien en forma de mermelada, batidos, fondii, fresas con nata, tartas...

A continuación les ofrecemos la ficha técnica de las fresas para conocer su composición y saber más sobre los beneficios que esta fruta nos aporta:

COMPOSICIÓN NUTRICIONAL

El principal componente cuantitativo de estas frutas es el agua, aproximadamente un 90%.

Apenas tienen proteínas, son muy pobres en grasas, y por tanto, libres de colesterol.

Los hidratos de carbono que contiene (7/100g) son disacáridos en forma de fructosa, que le confiere su sabor dulce característico.

Por ser muy ricas en fibra, las fresas, son buena opción para combatir el estreñimiento y regular el tránsito intestinal. Contienen ciertos minerales necesarios para nuestro organismo, aunque estén en baja cantidad, nos aportan hierro, magnesio, yodo, potasio y fósforo.

Entre las vitaminas destacamos principalmente las hidrosolubles, como el ácido fólico (en embarazadas es recomendable para el buen desarrollo del feto) y vitamina C (100gramos de fresas cubren la cantidad diaria recomendada de vit.C al día).

En menor proporción encontramos vitamina K, siendo su presencia siempre importante por ser necesaria para la síntesis de factores de coagulación.

PROPIEDADES NUTRICIONALES ANTIOXIDANTE / ÁCIDO ASCÓRBICO (vitamina C)

Por su gran contenido en vitamina C, las fresas se incluyen dentro del grupo de alimentos ANTIOXIDANTES.

Esta vitamina interviene en numerosas reacciones de nuestro organismo, y más concretamente, en la oxidación de ciertos aminoácidos, esto conlleva la capacidad que tienen para eliminar los radicales libres, dejando un número limitado de estos, para que refuercen la función inmunitaria del organismo y aumenten nuestras defensas (siendo más resistentes ante infecciones externas.).

Resulta indispensable para la síntesis de colágeno, lo que nos ayuda a combatir el envejecimiento y mantener un aspecto sano de la piel.

También, la vitamina C, favorece la absorción intestinal del hierro, muy aconsejada en casos de anemias ferropénicos.

Su elevada composición de agua nos aporta propiedades diuréticas que podemos aprovechar si padecemos retención de líquidos.

Las fresas también son saludables para el corazón, debido al potasio que contienen nos ayudan a estabilizar la tensión arterial, así que están indicadas para la prevención y tratamiento en casos de hipertensión arterial.

También su efecto antioxidante ayuda a combatir el colesterol, son beneficiosas porque nos aumenta el colesterol bueno (HDL), reduciendo el malo (LDL).

Disminuyen el dolor y la inflamación debido a que poseen efectos desinfectantes y antiinflamatorios.

Ya conocemos un poco más sobre esta fruta... así que disfrutemos de ella toda la temporada!!!

Maria(mdaroca@ctic-larioja.es)Enlace permanenteComentario 0Gravatar: MariaTags: fresas, alimentos de temporada, mundosabor, mundo saborVisualizaciones: 3196

EL HUMMUS

HUMUS ¿UNA NUEVA MANERA DE COMER LEGUMBRES?

Las legumbres no deben faltar en una alimentación equilibrada. Forman parte fundamental de nuestra afamada Dieta Mediterránea y sus propiedades son conocidas desde hace siglos. A pesar de que los expertos en nutrición recomiendan consumir entre dos y cuatro raciones a la semana, la falta de tiempo para cocinarlas y degustarlas es la excusa para que su consumo disminuya en los últimos años privando al organismo de importantes nutrientes esenciales ya que son alimentos ricos en proteínas de alto valor biológico, hidratos de carbono complejos, vitaminas, minerales (calcio, magnesio, hierro) y fibra.

Los garbanzos ocupan un lugar privilegiado entre las legumbres. Su origen recae en el suroeste de Turquía, de ahí pasaron a la cuenca Mediterránea y a Europa, luego a Africa, América y Australia. Se sabe, que se cultivan desde la prehistoria y que se consumían en el antiguo Egipto, Grecia y Roma. Pero en los últimos años, su consumo se ha visto favorecido gracias a una nueva manera de degustarlos importada de la cocina árabe pero que ya se ha hecho un hueco en las cocinas de todo el mundo: el Hummus.

El Hummus es un paté de elaboración muy sencilla preparado a base de de garbanzos, zumo de limón, tahini o pasta de sésamo y aceite de oliva, pudiendo aderezarse con ajos o pimentón. Es ideal para comer con pan de pita, pan tostado o vegetales crudos o incluso para elaborar sabrosos bocadillos. Es un plato con un contenido nutricional muy completo, rico en fibra, vitaminas y minerales lo que hace que además de ser un plato delicioso, sea un plato saludable.

¿Te atreves a probarlo?

 

Archivo

Blog rolls