11:52
25-09-2014

Sensible o... sólo partes cebolla

Seguro que todos habéis experimentado la incómoda sensación del lagrimeo cuando os habéis puesto manos a la obra en la cocina y habéis tenido que picar o cortar cebolla bien por mutuo propio o por designación. Esta imagen ha sido escena de multitud de películas en la que los protagonistas se escudaban en la cebolla para disimular un llanto. ¿Pero os habéis preguntado alguna el porqué de esta reacción?

El cuerpo humano genera lágrimas, compuestas fundamentalmente de agua y sal, a través de unas glándulas colocadas en cada uno de nuestros ojos. Además de estos dos ingredientes principales, las lágrimas también contienen lisocima, un producto antibiótico, mucus y anticuerpos para proteger el ojo de las invasiones externas, manteniéndolo húmedo y lubricado.
Cuando un cuerpo extraño llega a nuestro ojo lo intentamos eliminar de una manera sencilla: a base de lágrimas.

Cuando la cebolla está entera no hay ningún problema, pero al cortarla el cuchillo rompe multitud de células, los fluidos de su interior se derraman y entran en contacto con el aire. Estos fluidos celulares están cargados de sustancias químicas entre las que se encuentra un enzima llamado alinasa que al entrar en contacto con una molécula inodora que contiene la cebolla ,el trans-(+)-S-(1-propenil)-L-cisteina sulfóxido, produce piruvato, amoniaco y una sustancia volátil rica en azufre que impregna el ambiente denominada syn-propanotial-S-óxido. Esta última molécula es la responsable de la irritación ocular y del lagrimeo ya que es capaz de combinarse con agua que mantienen nuestros ojos permanentemente húmedos y al hacerlo se descompone dando popanal, ácido sulfhídrico y acido sulfúrico. Posiblemente este último al ser un acido fuerte puede dañar la membrana que recubre la córnea y producir lágrimas como mecanismo de defensa de nuestro ojo para tratar de diluirlo.

Así pues, son en última instancia los compuestos de azufre los que nos hacen llorar desconsoladamente cada vez que partimos una cebolla pero hay muchos trucos caseros para evitar el llanto y la irritación. Por ejemplo es útil partir la cebolla bajo condiciones de humedad para que las reacciones se produzcan con el agua que la cubre y no llegue a nuestros ojos; también se aconseja respirar por la boca para evitar que los vapores lleguen a los ojos o meter en el congelador la cebolla diez minutos antes de cortarla para que las reacciones enzimáticas sean mas lentas.

Es cierto que también existen en el mercado variedades de cebolla que tienen menos problemas con las lágrimas, bien porque se cultivan en terrenos pobres en azufre o porque se corresponden con alguna variedad modificada genéticamente para no producir llanto.

10:12
18-09-2014

SABORES EXÓTICOS… ¿PLACER SOLO DE ADULTOS?

Cada vez es más habitual que nos sintamos atraídos por comidas exóticas, por las culturas de otros países y por su gastronomía. Pues bien, Hero Baby, líder en alimentación infantil, ha detectado esta tendencia a la alza en los últimos años en España donde cada vez es más común el consumo de recetas exóticas tanto por la proliferación de restaurantes internacionales como por la amplia variedad de cocina internacional en los lineales de las cadenas de distribución. Esta tendencia la ha plasmado en sus nuevos sabores de tarritos Babysabores del Mundo que da la posibilidad a los padres de iniciar a los más pequeños de la casa para que sus paladares se adapten a este tipo de sabores. Además es una posibilidad para el sector de la población inmigrante de dar unas recetas acordes a la gastronomía de su país de origen.

Esta gama de potitos infantiles está basada en recetas elaboradas con los mejores ingredientes, sin aditivos, con textura casera y con un sabor suave listo para degustar a partir de los 8 meses de edad.

Las variedades son Cuscús con Verduritas, inspirado en Marruecos, Verduras con Pollo Tikka Masala, inspirado en India y Guiso Thai Wok, inspirado en Tailandia.

¿No tenéis curiosidad por probar estos nuevos sabores? La verdad es que la innovación de Hero ya está conquistando las neveras de muchos hogares.

¿COMER ES UN ARTE O EL ARTE ESTÁ EN LA COMIDA?

Desde los orígenes de la humanidad, el producto gastronómico ha estado unido a las manifestaciones de arte, bien como instrumento o bien como modelo, así tenemos las primeras manifestaciones pictóricas de los alimentos que nos comemos en las imágenes de caza de las pinturas prehistóricas, los primitivos instrumentos de música están fabricados con huesos y tripas, los cabellos se adornaban con tocados de plumas y nuestros vestidos se realizaban con pieles, todo de animales que previamente habían formado parte de nuestra dieta habitual.

Para fabricar pinturas, era habitual añadir miel, azúcar o huevo y los chinos usaron el papel de arroz como soporte para sus bellísimas pinturas.

De “bodegones” y “naturaleza muerta” están llenas las pinacotecas de todo el mundo, en alguna época, hasta en los salones de los hogares más humildes. Y hablando de humildad ¿qué niña no se ha hecho collares con macarrones o estrellitas? ¿Y “collages” con arroz, sémola y otros alimentos?

Adornar los platos cocinados es casi tan antiguo como el hombre, ya en la época de los romanos se exaltaba el lujo y el exceso en los banquetes, lo contrario que actualmente, con el nacimiento de la “nueva cocina” surge la comunicación entre cocinero y comensal, ejercido mediante el arte del emplatado, donde se combina con elegancia y sencillez una amplia paleta de colores, gustos y texturas.

Así pues, existen muchos casos de maridaje gastronomía-arte. Pero es en el siglo XX, con el nacimiento del arte contemporáneo, que en su afán de experimentación e innovación ha ido más allá, de forma que actualmente estamos asistiendo ha una explosión de artistas que se expresan mediante la manipulación de alimentos. Desde aquí te proponemos algunos autores innovadores en algunas disciplinas artísticas:

Empecemos con la fotografía y hablemos del fotógrafo Aude Debaud que combina fotos de personas u objetos con alimentos, consiguiendo unos efectos asombrosos que no dejan indiferente a nadie.

No podemos dejar de mirar las ilustraciones de la estilista Anna Keville Joyce, que nos hace soñar con parajes exóticos y animales de ensueño:

Fuente:https://fbcdn-sphotos-b-a.akamaihd.net/hphotos-ak-prn2/t1.0-9/s403x403/1508996_10152122582302746_6654546542886944418_n.jpg

Si nos movemos entre pintores, mucho más transgresor es Zeren Badar, que se atreve con la pintura clásica, ¿qué os parece?

Lo cierto es que los alimentos se han llegado a ver incluso en el mundo de la moda en los que personajes y modelos pasan a un segundo plano como consecuencia de los diseños creados por los mejores diseñadores ¿qué os parece el proyecto Hunger Pains, del fotógrafo Ted Sabarese, con diseñadores como Ami Goodhert ?

¿Y quién no se quedo atónito cuando Frank Fernández diseño el vestido de carne que lució Lady Gagá en 2010? Desde luego no pasó desapercibida frente a las cámaras.

Estas tendencias han llegado incluso a la moda nupcial. ¿Qué me decis del vestido de novia de Lukka Sigurdardottir?

¿Y de la colección Wearable Foods de la artista coreana Sung Yeonju? Ella también se atrevió a utilizar alimentos reales en su colección y el resultado es super original.

Fuente:http://2.bp.blogspot.com/-KRDHEwzTqDg/ToS6WEr_OTI/AAAAAAAAKUo/mICvyLq9CVQ/s1600/07.jpg
Fuente: 1.bp.blogspot.com/-Os13P-tH0YM/ToyGRvAsyMI/AAAAAAAAKj4/2l54Wxh7vQc/s1600/03.jpg

Pero si seguimos buscando relaciones arte-gastronomía encontramos los Grafitis realizados con azúcar por Shelley Miller, o el formato “collage” del precursor Daniel Spoerri y sus “cuadros trampa”.

Y qué decir de las instalaciones artísticas de Jennifer Rubell, con algodón dulce o de chocolate de Anya Gallaccio

Fuente: designyoutrust.com/wp-content/uploads/2013/02/Padded-cell-candy-floss-home-by-Jennifer-Rubell.jpg
Fuente: https://encrypted-tbn3.gstatic.com/images?q=tbn:ANd9GcTdTK6AkWyhjnnFUabCaH-AI5-tgRUBFo6ohcJ8moRHVyZ-UAnl

Creo que esto es lo más parecido a la “Casita de Chocolate” de los cuentos de Grimm, no se si empezar a comer por una esquina o salir huyendo por si está la bruja escondida.

La mayor parte de estas obras están realizadas para provocar al público, ver como interacciona el espectador ante la obra que ya de por sí es algo cambiante y la verdad, bajo mi punto de vista lo consiguen.

¿Ser vegano es una opción fácil?

El veganismo es la filosofía y práctica de la vida compasiva. El término "vegano" fue acuñado para distinguir a los veganos de los vegetarianos, aunque a los veganos se les conoce también como "vegetarianos estrictos". Un vegetariano es aquel que vive de los productos del reino vegetal con o sin la adición de huevos y/o productos lácteos. El término vegetariano se refiere únicamente a la dieta, no a cualquier otro producto animal aparte de los alimentos. La motivación para hacerse vegetariano puede ser ética o de salud, económica o religiosa, o cualquier combinación de ellas.
Pero… ¿en qué difiere un vegano de un vegetariano? Principalmente en el grado de práctica ética. El veganismo es un estilo de vida que excluye toda forma de explotación y crueldad hacia el reino animal, e incluye la reverencia por la vida. Se aplica a la práctica de vivir de los productos del reino vegetal para excluir la carne, el pescado, las aves, los huevos, la miel, la leche animal y sus derivados, y promueve el uso de alternativas para todos los artículos cotidianos derivados en su totalidad o en parte de los animales. Por lo tanto, el veganismo es mucho más que un simple asunto de dieta. Los veganos evitan matar, dañar y explotar a los animales.
 Pero el llevar un estilo tan diferente y estricto en los hábitos alimenticios, hace que tal vez, no sea una opción muy fácil a la hora de elaborar dietas. Pero eso está cambiando poco a poco. El mercado presenta alternativas para estos colectivos a través de tiendas online y supermercados especializados en productos destinados a los veganos. De hecho, el primer supermercado para veganos está en Berlin. Su fundador, Jan Berdack, un berlinés de 42 años, decidió cambiar de estilo y hacerse vegano tras sufrir problemas de estrés en su anterior empresa. Este cambio de vida hizo que se diera cuenta de lo complicado que era adquirir este tipo de productos y de esa dificultad surgió la oportunidad de mercado y la idea de crear una cadena de supermercados que en sus estantes solo tuviera productos veganos.

La cadena tienen el nombre de VEGANZ es un juego de palabras que alía los términos vegan, que significa “vegano”, y ganz, o “todo”.

Tras la apertura del primer supermercado en Berlín, se ha abierto un y otros en Frankfurt, Múnich y Hamburgo. Este año, la compañía continuará expansión abriendo establecimientos en Leipzig y Essen, mientras se hacen planes para situarse en Colonia, Stuttgart, Hanover y Düsseldorf. Pero Veganz no es proyecto con fronteras definidas, ya que se ha dado el salto al extranjero, en Viena, Praga y se pretende llegar con la cadena ciudades tan relevantes como Londres, Zúrich, Milán o Barcelona.
Eso sí, para que esos establecimientos tengan éxito los locales deben estar situados en ciudades de “más de 500.000 habitantes”. También es preferible que el supermercado en cuestión se encuentre “cerca de universidades” o en “zonas residenciales con mayores ingresos”. Así, puede deducirse que el público de los supermercados veganos está entre las élites intelectuales y económicas, ya que los productos que se distribuyen y venden en ellos están bastante alejados de precios económicos.

La verdad, que esta alternativa de vida, no sé si conseguirá hacerse un hueco en España. Nuestra manera de consumir, nuestra cultura y costumbres nos hace tal vez menos receptivos a este tipo de filosofías pero tendremos que esperar a ver si ancla en nuestro país. ¿Tú que crees? ¿Te apuntarías al veganismo?

 

Archivo

Blog rolls