Guisantes que mejoran la digestión

Fuente: CSIC

Los guisantes son una leguminosa rica en hidratos de carbono, vitamina B1 y ácido fólico, además de fuente de fibra, provitamina A (betacaroteno), hierro y potasio. Contienen un 75% de porción de agua y carecen casi por completo de grasa y sodio, por lo que son muy recomendables en dietas para personas con patologías cardiacas.

Es una semilla muy empleada tanto para consumo humano como en la elaboración de piensos para animales, pero presenta un inconveniente: contiene sustancias que bloquean la digestión de las proteínas. Buscando una solución a este problema, un equipo de investigación internacional, con participación del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), ha desarrollado guisantes que facilitan la descomposición de proteínas en aminoácidos.

Los resultados del estudio, publicados en la revista PLoS ONE, presentan guisantes que mejoran la digestión de proteínas, por lo que pueden ser utilizados de manera más eficaz en la elaboración de piensos para animales. Además, estas investigaciones podrían extenderse a la obtención de semillas de leguminosas que, sin alterar las cualidades sensoriales del producto, mejoren su capacidad nutricional también en alimentación humana.

Fuente: Pixabay/ PublicDomainPictures

Según explica el CSIC en nota de prensa, los guisantes y otras leguminosas tales como el garbanzo, la lenteja o la soja, contienen inhibidores de proteasas que bloquean la digestión de las proteínas, dificultando su absorción intestinal. Estudios nutricionales previos llevados a cabo con pollos broiler (alimentados a gran escala para la producción específica de carne) han mostrado que elevadas concentraciones de estos inhibidores en la dieta pueden reducir la disponibilidad de proteínas en un 10 %.

Alfonso Clemente, investigador del CSIC en la Estación Experimental del Zaidín, señala que han logrado obtener guisantes con un contenido reducido o nulo de estos inhibidores de proteasas, algo perseguido durante mucho tiempo tanto por mejoradores de plantas como por fabricantes de piensos. En el estudio han participado también investigadores del John Innes Centre (Reino Unido), INRA (Francia) y de la empresa IDna Genetics Ltd.

“En este trabajo – indica Clemente - hemos investigado si mutaciones inducidas o naturales presentes en los inhibidores de proteasas pueden ser explotadas para mejorar la calidad de las semillas de guisante. Así, hemos identificado y estudiado líneas de guisante que presentan mutaciones puntuales”.

Fuente: Pixabay/Hans Braxmeier

De las tres mutaciones inducidas estudiadas, una de ellas imposibilita la capacidad de las proteínas estudiadas de inhibir a las proteasas digestivas, tripsina y quimotripsina, mientras que las otras dos mutaciones afectan, aunque en menor grado, su actividad inhibidora. “Los resultados obtenidos nos han permitido ahondar en la relación existente entre estructura proteica y actividad inhibidora de proteasas que pudiera influir en la calidad de la semilla de guisante”, detalla el investigador.

Asimismo, se ha descrito una línea silvestre de guisante que, al tener mutados dos genes que codifican inhibidores mayoritarios de la semilla de guisante, carece de actividad inhibidora. Esta línea mutante silvestre (Pisum elatius) ha sido cruzada satisfactoriamente con la especie cultivada (Pisum sativum).

“Estos guisantes no difieren sensorialmente de los convencionales, tienen mejorada su digestibilidad proteica y el hecho de que no hayan sido obtenidos mediante modificación genética les permitiría estar en el mercado en un periodo de tiempo no superior a cinco años”, añade Clemente.

Estos estudios podrían ser extendidos a otras proteínas vegetales que presenten efectos nutricionales negativos, tales como los alérgenos. La reducción o eliminación de proteínas anti-nutricionales podría mejorar la calidad de las semillas de leguminosas destinadas a nutrición animal y humana, según afirma el investigador.

El morado va por dentro

Fuente: Pixabay/ Adriano Gadini

De tamaño mediano, aroma intenso, sabor picante y color blanco por fuera y morado por dentro. Así es el Ajo Morado de Las Pedroñeras, una indicación geográfica protegida (IGP) que continúa su campaña de diferenciación de este producto respecto a los procedentes de otras zonas (especialmente, de China).

Bajo el título “El morado va por dentro”, y en colaboración con el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente (MAGRAMA), a través de fondos europeos FEDER, la campaña pretende proporcionar al consumidor los elementos clave para que pueda distinguir, de forma sencilla, unos ajos de otros.

Y lo hace, además, de una forma divertida, mediante las clases del “profesor chino Pika Pokito” y sus lecciones de “chino ajín”. Se trata de cuatro vídeos breves en los que el supuesto profesor imparte las nociones básicas sobre la calidad y diferenciación de la variedad autóctona Ajo Morado de Las Pedroñeras. Sus grandes argumentos son que el tamaño sí importa, el sabor marca la diferencia, el color es la referencia y el origen, la seña de identidad.

Fuente: IGP Ajo Morado de Las Pedroñeras

Pero vayamos por partes. Para empezar, el tamaño: el morado es un ajo mediano, redondeado, de entre 8 y 10 dientes por cabeza, ligeramente curvados; el ajo chino es grande, tiene forma achatada y entre 10 y 12 dientes por cabeza. El color es otra de las características más fáciles de distinguir: el de Las Pedroñeras es completamente blanco por fuera y morado por dentro (las pielecillas que recubren cada diente son de un violeta intenso), mientras que el chino es blanco con estrías moradas por fuera y dientes con pieles de color rosado por dentro.

Fuente: IGP Ajo Morado de Las Pedroñeras

Aroma y sabor los distinguen también: intenso y picante el ajo morado, por su alto contenido en alicina (uno de los compuestos organosulfurados - de bajo peso molecular, muy volátiles y de gran reactividad, ricos en azufre, yodo y sílice - que contiene esta variedad de ajo en alta proporción, principal responsable de su olor y sabor característicos); la intensidad de picante del ajo chino es mucho más baja.

El origen es, por supuesto, otra de las distinciones esenciales: la IGP Ajo Morado de Las Pedroñeras incluye las comarcas de La Mancha pertenecientes a las provincias de Albacete, Ciudad Real, Cuenca y Toledo, en la Comunidad Autónoma de Castilla-La Mancha.

Fuente: IGP Ajo Morado de Las Pedroñeras

Otros ajos pueden venir de distintas regiones, pero el que más preocupa es el procedente de China (país que produce unos 12.000 millones de toneladas anuales, frente a las cerca de 175.000 toneladas que se recogen recogidas en España, y que entran al mercado europeo a un precio de 60-70 céntimos el kilo, mientras que al agricultor español le cuesta 1,20 euros producir un kilo, según datos de la Mesa Nacional del Ajo).

Con la campaña “El morado va por dentro” quizá no aprendamos “chino ajín”, pero seguro que después de verla podremos distinguir mucho mejor el ajo autóctono del que no lo es.

¿Te gusta la fruta? Cuida a las abejas

Fuente: Pixabay/ Karsten Paulick

¿Sabías que casi el 80 por ciento de los cultivos y plantas silvestres dependen de las abejas? Sin su intensa labor de polinización no sería posible la diversidad de frutas y verduras que existe en el planeta. Las abejas son vitales para el ser humano. Por eso iniciativas como Bee careful, de la empresa alimentaria Hero, son siempre bienvenidas.

Se calcula que el 71 por ciento de las 100 especies de plantas más importantes para la alimentación humana son polinizadas por abejas. Llevan en la Tierra, organizadas en comunidad, 40 millones de años, y han estado vinculadas a nosotros desde los primeros asentamientos humanos. La abeja es hoy, después de vacas y cerdos, el tercer animal de trabajo más importante para el hombre. El valor añadido que las abejas aportan a la economía mundial se estima en unos 200 mil millones de dólares.

Pero su número está descendiendo peligrosamente: el 53% de las colonias de abejas europeas han muerto en los últimos inviernos y enemigos como el avispón asiático hacen estragos entre sus poblaciones. Enfermedades y nuevos patógenos introducidos de forma accidental, el uso de pesticidas en la agricultura, la contaminación atmosférica e incluso el cambio climático están entre las causas de esta mortandad.

Fuente: Pixabay/PollyDot

Son datos recogidos por el proyecto Bee careful, una iniciativa que el grupo empresarial de alimentación Hero desarrolla a nivel mundial, al que se ha unido este verano la filial española. La firma se compromete a aplicar medidas que específicas que promuevan la salud de las abejas y la diversidad de las frutas, con el objetivo de “poder seguir ofreciendo todo lo bueno de la naturaleza” a sus clientes. Porque sin abejas, no hay frutas ni verduras (ni mermeladas o potitos) y ya es hora de devolver a la naturaleza un poco de lo que nos da.

Así, han puesto en marcha acciones para fomentar el incremento de la población de abejas, a través de una campaña de biodiversidad, y diferentes iniciativas para informar, colaborar y formar a sus proveedores agrícolas. En concreto, Hero España se ha centrado en la región de Murcia, donde la compañía está ubicada, con dos proyectos concretos.

El primero lleva por nombre “Flores para la nutrición de las abejas” y consiste en crear hábitats en áreas de monocultivo de cereales de invierno donde las abejas y otros insectos polinizadores puedan encontrar flores donde alimentarse. La diversidad de hábitats es muy importante, ya que si todas las fuentes de néctar florecen a la vez y sólo por un corto período de tiempo, los meses restantes se convierten en períodos de hambre para los animales. Cuanto mejor alimentadas, más sanas y fuertes estarán, en mejores condiciones para hacer frente a enfermedades y potenciales enemigos.

Fuente: Pixabay/ M. Roth

El segundo proyectos se basa en ofrecer la protección de cultivos comprometida con la mejora de la biodiversidad. Con ello se pretende asegurar la implementación de prácticas agrícolas que aseguren la salud de las abejas y otros polinizadores en el cultivo de frutas y hortalizas frescas.

Todas estas actuaciones se están desarrollando teniendo en cuenta los datos aportados por el centro de investigación que el Grupo Hero gestiona en colaboración con uno de los investigadores de abejas más importantes de Europa, el profesor Jürgen Tautz de la Universidad de Würzburg, y su plataforma de investigación HOBOS (HoneyBee Online Studies).

Fuente: Hero España

También tienen previsto establecer compromisos con los apicultores locales en la mayoría de puntos de producción donde se cultivan los alimentos naturales con los que trabajan. Esta es, según indica la compañía, “una parte fundamental de la iniciativa, dado que los apicultores son directamente responsables de la salud de las abejas durante todo el año, una pieza fundamental para garantizar su supervivencia”.

Además, Hero España está dando apoyo a esta iniciativa a través de una campaña de anuncios en Facebook y Twitter, y en diferentes medios afines a temáticas de Responsabilidad Social y de protección del medioambiente. Si quieres saber más sobre este proyecto, te recomendamos visitar el sitio web Bee careful® , con abundante información referente a las abejas, incluidos informes, entrevistas a expertos y artículos de invitados.

 

Archivo

Blog rolls