Premios Ecovino

Fuente: Premios Ecovino | www.premiosecovino.com

Ecológicos y de calidad. Así son los caldos que los “Premios Ecovino” quieren fomentar. La séptima edición de este certamen ya está en marcha, convocada por la Consejería de Agricultura, Ganadería y Medio Ambiente del Gobierno de La Rioja, en colaboración con el Consejo de la Producción Agraria Ecológica (CPAER) y la Asociación Cultura Permanente.

El objetivo de esta convocatoria, organizada a través de la iniciativa de promoción agroalimentaria “La Rioja Capital”, es dar a conocer la calidad de la producción agraria ecológica a través de sus vinos. Los caldos galardonados serán elegidos por un jurado, tras una cata técnica realizada por expertos en análisis sensorial. Podrán degustarse tanto en la ceremonia de entrega de premios como en la tradicional Cata Popular “Premios Ecovino”.

Esta iniciativa, respaldada por el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, “pretende potenciar y difundir entre la sociedad la calidad de la producción agraria ecológica, en general, y fomentar el consumo responsable de los vinos ecológicos, en particular”, señala Iñigo Crespo, fundador de la Asociación Cultura Permanente y principal impulsor de este concurso. “Se trata de productos buenos para nuestra salud y para la del planeta, que siguen los principios de la permacultura: cuidar la vida, cuidar la tierra, cuidar a las personas”, añade.

Fuente: Premios Ecovino | www.premiosecovino.com

Por su parte, el consejero de Agricultura del Gobierno de La Rioja, Iñigo Nagore, destaca que la consolidación de estos premios supone “una apuesta clara por el sector de la producción ecológica, y en concreto por la viticultura sostenible y de calidad; pero al mismo tiempo es una excelente plataforma para que las bodegas promocionen sus vinos entre los consumidores”.

Así parecen entenderlo también los productores, que cada año participan más. En la pasada edición se presentaron 113 muestras a concurso, procedentes de 18 regiones vitícolas diferentes. Para Nagore, el aumento de participantes en cada edición es un reflejo de cómo “cada vez son más las bodega que ven el vino ecológico como una alternativa y una forma de ampliar su oferta, teniendo en cuenta además que la normativa europea cada vez es más restrictiva en el uso de productos fitosanitarios”.

Los “Premios Ecovino” están abiertos a vinos ecológicos procedentes de cualquier región del mundo y que estén presentes en los canales habituales de venta y consumo. El certamen establece cinco categorías: blancos, rosados, tintos sin contacto con madera, tintos con madera y espumosos.

Fuente: Premios Ecovino | www.premiosecovino.com

Los vinos serán evaluados por un jurado que presidirá el profesor de análisis sensorial de la Universidad de La Rioja, Antonio Palacios, y estará compuesto por cuatro equipos de cinco catadores expertos en análisis sensorial de vinos con experiencia contrastada. Los premios se decidirán tras la celebración de la cata técnica que dirigirá el enólogo de la bodega ‘La Grajera’ del Gobierno de La Rioja, Juan Bautista Chávarri.

El fallo del jurado se dará a conocer el 28 de abril a través del web oficial del certamen (www.premiosecovino.com), y el 3 de junio se celebrará la ceremonia de entrega de premios en un encuentro donde elaboradores y profesionales de la hostelería y la distribución podrán catar los vinos presentados al concurso.

Además, el viernes 17 de junio se celebrará en Logroño la Cata Popular “Premios Ecovino”, en la que se podrán degustar, en un ambiente festivo, vinos y pinchos que, por supuesto, también estarán elaborados con alimentos ecológicos.

13:09
18-02-2016

La comida que tiramos

Fuente: Pixabay / Kai Stachowiak | https://pixabay.com/es/users/bykst-86169/

1.325,9 millones de kilos. Es la cifra de alimentos que los españoles tiramos a la basura cada año. 25,5 millones de kilos de comida desperdiciada a la semana. Son los datos presentados por el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente (MAGRAMA) durante la reunión de la VII Comisión de Seguimiento de la Estrategia “Más alimento, menos desperdicio”.

Se trata de un estudio realizado por el primer Panel de cuantificación del desperdicio alimentario, que indica que la proporción del desperdicio en los hogares españoles es del 4,53% sobre el total de los alimentos comprados. Frutas, verduras y pan fresco son los más desechados (el 48,1% del volumen total de desperdicios). En 8 de cada 10 hogares se tiran alimentos sin procesar a la basura por considerar que no están en buen estado.

Con los productos ya preparados el desperdicio es menor: 3 de cada 10 hogares tiran parte de los platos que preparan a la basura. Y no tanto porque sobren en la mesa, sino que se desechan más directamente del frigorífico. Además, el desperdicio en primavera y verano es un 9,4% mayor que en otoño e invierno.

Para la obtención de estos datos, el Ministerio se ha servido de los 12.000 hogares que ya participan en sus paneles de compras y usos. Entre ellos se han realizado 1.000 encuestas por semestre a través de internet, en relación con el desperdicio de alimentos.

Fuente: Pixabay / Seonae Song | https://pixabay.com/es/users/seonaesong-790593/

El panel de compras permite la recogida diaria por scanner de las compras para el hogar, lo que proporciona información sobre los alimentos que son susceptibles de desecharse. Por su parte, el panel de usos se estructura mediante un diario de consumo semanal (recetas que elaboran cada día), lo que proporciona información sobre los platos que los hogares han elaborados y que podrían haber sido desechadas.

Según indica el MAGRAMA, los datos se actualizarán semestralmente, lo que permitirá conocer cómo evolucionan estos indicadores. Durante la Comisión de seguimiento se presentó también una herramienta de auditoría para la medición del desperdicio de alimentos en comedores escolares y un estudio piloto sobre este fenómeno en los comedores colectivos.

El primer eslabón de la cadena también ha sido analizado en un estudio para el que se han visitado 9.500 parcelas y más de 15.000 hectáreas de los cultivos más representativos de la agricultura española, con el objetivo de estudiar las causas por las que los productos susceptibles de ser aprovechados quedan en el campo y no llegan al consumidor final.

Fuente: Pixabay / Hans Braxmeier | https://pixabay.com/es/users/Hans-2/

Otra de las medidas adoptadas es el protocolo para la realización de un diagnóstico de pérdidas y desperdicio en la industria alimentaria española, complementado con una guía de buenas prácticas para su disminución.

El Ministerio ha anunciado que publicará en su web todos estos estudios. Esperemos que sirvan para ayudarnos a aprovechar mejor los alimentos, en todas las fases de producción, desde el campo hasta la mesa. Y reducir así esos 25,5 millones de kilos de comida desperdiciada cada semana.

10:10
08-02-2016

El fraude del azafrán

Fuente Consejo Regulador DOP Azafrán de La Mancha - www.doazafrandelamancha.com/es/

En España se produce una media anual de unos 2.800 kg de azafrán y, sin embargo, se exportan casi 36.000 kg. ¿De dónde salen esos más de 33.000 kg de diferencia? Se trata de un fraude que desde hace tiempo denuncian los medios de comunicación, pero hasta ahora no podía detectarse por falta de herramientas de análisis. Un equipo de investigadores de la Universidad de Valencia y de la Universidad de Química y Tecnología en Praga lo han conseguido mediante la llamada “huella química”.

“Hemos desarrollado una nueva estrategia de autenticación del azafrán basada en la metabolómica, es decir, la huella dactilar química de los alimentos”, explica el investigador Josep Rubert. Para ello, en una primera fase identificaron los metabolitos o pequeñas moléculas características del azafrán, y después crearon un método para detectarlas.

Según publica la Agencia de Noticias Científicas SINC, la nueva técnica permite diferenciar tres tipos de azafranes: el certificado con la denominación de origen protegida (DOP) de La Mancha o Aragón; el cultivado y empaquetado en España (aunque no tenga DOP), y aquel etiquetado como ‘azafrán español’ que, a pesar del nombre, es de origen desconocido (aunque muy probablemente empaquetado en nuestro país).

Fuente: Pixabay / Holger - https://pixabay.com/es/users/hodihu-84128/

Los científicos recogieron 44 muestras comerciales de azafrán para comprobar si lo que ponía en sus etiquetas era cierto. Pero los resultados, publicados en la revista Food Chemistry, no dejaron lugar a dudas: más del 50% de las muestras eran fraudulentas. Estaban etiquetadas como ‘azafrán español’, cuando no se han cultivado ni procesado en España.

“Muy probablemente se compra azafrán de peor calidad y a un precio mucho más bajo en otros países (como Marruecos, Irán o India, según nuestros datos) – señala Rubert –, y después se envasa y vende como español. Un fraude que juega con la confianza del consumidor”.

La técnica desarrollada por los científicos checos y españoles ha confirmado que los azafranes etiquetados con DOP de la Mancha (y Aragón) sí se cultivaron y procesaron en España. “No había fraude, cuadraban perfectamente con nuestros modelos”, subraya Rubert, “a diferencia de las muestras del ‘azafrán español’, que tenían un metaboloma o conjunto de pequeñas moléculas completamente diferente”.

De ahí el desfase entre las cifras de producción nacional de azafrán y las de exportación de este mismo (supuestamente) producto. Pedro M. Pérez, gerente del Consejo Regulador DPO de La Mancha explica que esos miles de kilos que salen de más “proceden de otros países, como Irán o Marruecos. Se trae aquí y se etiqueta como ‘elaborado y envasado en España’, algo que es verdad, pero no se indica su verdadero origen, así que el consumidor no tiene la información suficiente para valorarlo”.

Fuente: Consejo Regulador DOP Azafrán de La Mancha - www.doazafrandelamancha.com/es/

Aunque desde 1999 existe legislación nacional y europea sobre el etiquetado de productos alimentarios, “los organismos competentes de las comunidades autónomas no están cumpliendo de forma eficaz su cometido para el caso del azafrán”, afirma Pérez.

El nuevo método desarrollado por los investigadores, que combina la química con la estadística, pude ser una útil herramienta para frenar este fraude. Así los consumidores podremos identificar con seguridad el auténtico azafrán español, una de las variedades de mayor calidad de esta valorada especia.

 

Archivo

Blog rolls