La pasta no engorda

Fuente: Pixabay/ Condesing

Sí, has leído bien: la pasta, tomada en cantidades moderadas y dentro de una dieta equilibrada, no engorda. Es más, su consumo está asociado a la disminución del índice de masa corporal. Así lo demuestra una investigación del Instituto Neurológico Mediterráneo Neuromed de Pozzilli (Italia).

El estudio, publicado en la revista Nutrition and Diabetes, analiza los beneficios de la dieta mediterránea, en la que figura como elemento básico la pasta, junto al pan, el arroz o los cereales. Para ello examinaron los hábitos alimenticios y la forma física de más de 23.000 personas, a través de dos grandes estudios epidemiológicos - 'Moli-sani' e 'INHES' (Encuesta de Salud y Nutrición Italiana) - realizados por la misma entidad.

Estudiaron los datos antropométricos de los participantes, como su peso y altura y la relación entre ambos parámetros, expresada en el índice de masa corporal (IMC), y los confrontaron con sus costumbres a la hora de comer. “Hemos visto que el consumo de pasta, a pesar de lo que muchos piensan, no se asocia con un aumento en el peso - explica George Pounis, autor principal del estudio -. Al contrario: nuestros datos muestran que comer pasta se traduce en un índice de masa corporal saludable, una menor circunferencia abdominal y una mejor relación cintura-cadera”.

Fuente: Pixabay/ Condesing

Los beneficios de la dieta mediterránea, entre ellos el control del peso, han sido puestos de manifiesto por numerosos estudios, pero hasta ahora no se había analizado el papel de uno de sus componentes principales, como es la pasta. El estudio de Neuromed confirma, además, algunas observaciones recientes obtenidas por investigadores griegos y estadounidenses.

Según explica la jefa del Laboratorio de Epidemiología Molecular y Nutrición de Neuromed, Licia Iacoviello, "la pasta suele considerarse un factor a limitar cuando se sigue una dieta para bajar peso, incluso hay quien la elimina por completo. A la luz de esta investigación podemos decir que no es un planteamiento correcto. Seguir la dieta mediterránea, con moderación en las cantidades y respetando toda la variedad de sus elementos, con la pasta a la cabeza, representa un beneficio para la salud”.

Fuente: Pixabay/Andreas N.

Así que los amantes de la pasta ya lo saben: un consumo moderado, sin abusar de salsas y condimentos grasos, no solo nos aportará energía y satisfacción, sino que puede ayudarnos a mantener un peso equilibrado.

El libro de las legumbres

Fuente: Año Internacional de las Legumbres | www.fao.org/pulses-2016/about/es/

Como os contábamos el pasado mes de enero, 2016 ha sido proclamado por la Organización de las Naciones Unidas (ONU) “Año Internacional de las Legumbres”. Una distinción bien merecida, ya que se trata de uno de los alimentos esenciales de la humanidad, consumido por millones de personas y básico para nuestra nutrición. Para contribuir a su difusión, se ha publicado el libro “Legumbres. Semillas nutritivas para un futuro sostenible”.

Editado por la FAO (el organismo para la Alimentación y la Agricultura de Naciones Unidas), consta de 192 páginas con textos, fotos e infografías en las que se habla de la historia, la importancia para la alimentación y el desarrollo sostenible, y las previsiones de futuro de las legumbres más populares. Incluye, además, un recetario elaborado por diez prestigiosos chefs de todo el mundo, así como consejos y trucos para su consumo.

Coordinado por miembros del organismo internacional, los textos han corrido a cargo de los españoles Luis Cepeda y Saúl Cepeda, especialistas en alimentación y gastronomía. En la parte gráfica han participado fotógrafos e ilustradores internacionales de reconocido prestigio.

Fuente: Año Internacional de las Legumbres | www.fao.org/pulses-2016/about/es/

Nuestros paisanos se han ocupado, además, de seleccionar a diez chefs especializados en legumbres de distintas nacionalidades, que serán los “Guardianes de las Legumbres” (embajadores del Año Internacional de las Legumbres en sus zonas de influencia geográfica): Ricardo Muñoz Zurita (México), Helena Rizzo (Brasil), Moha Fedal (Marruecos), Abraham García (España), Didem Şenol (Turquía), Zubaida Tariq (Pakistán), Veronica Jackson (Tanzania), Sanjeev Kapoor (India) y She Zengtai (China).

Estos “Guardianes” han contribuido de forma esencial al libro mediante la aportación de testimonios y recetas ilustradas. Cada uno de ellos nos acompaña al mercado a comprar legumbres y, de vuelta a su restaurante o casa, nos enseña a preparar tres platos fáciles y sabrosos. Componen así un viaje alrededor del mundo en el que, además de sus consejos culinarios, nos ofrecen una visión sobre el papel de las legumbres en la historia y cultura de cada región.

La publicación de la FAO aporta también información sobre las legumbres, en general, y sus principales variedades; explica paso a paso cómo cocinarlas, lo que hay que tener en cuenta y qué condimentos e instrumentos utilizar; resalta su importancia en la nutrición, la salud, el cambio climático, la biodiversidad y la seguridad alimentaria, e incluso nos cuenta cómo cultivarlas en nuestro jardín. El libro, editado en seis idiomas (inglés, español, francés, árabe, chino y ruso), se distribuye en los 193 países miembros de la ONU y dispone con una versión digital que se puede descargar a través del Repositorio de documentos de la FAO.

Fuente: Año Internacional de las Legumbres | www.fao.org/pulses-2016/about/es/

Descifrado el genoma del olivo

Fuente: Pixabay/ Hans Braxmeier

¿Por qué los olivos son tan longevos? ¿Qué determina el sabor o el tamaño de sus frutos? ¿De dónde proceden las diferencias entre sus variedades? Son algunas de las preguntas que estamos más cerca de responder ahora que el genoma del olivo ha sido descifrado por completo. Un trabajo que abre también las puertas a la mejora genética de la producción de aceitunas y aceite.

La secuenciación del genoma del olivo, en el que trabajan diversos grupos de investigadores, ha sido completada por un equipo de científicos de tres centros españoles: el Centro de Regulación Genómica (CRG) de Barcelona, el Real Jardín Botánico de Madrid-CSIC y el Centro Nacional de Análisis Genómico de Barcelona (CNAG-CRG). Los resultados de la investigación acaban de publicarse en la revista de acceso abierto GigaScience, según recoge la Agencia de Noticias Científicas SINC.

El ejemplar de olivo seleccionado pertenece a la variedad Farga, una de las más importantes del este de España, y tiene más de 1.300 años de antigüedad. “Esa longevidad lo convierte casi en un monumento vivo - explica Toni Gabaldón (profesor de investigación ICREA y jefe del Grupo de Genómica Comparativa del CRG)-. Hasta el momento todos los individuos secuenciados, desde la mosca del vinagre (Drosophila melanogaster) hasta el primer ser humano analizado, han vivido un tiempo determinado, en función de la esperanza de vida de cada especie, pero luego han muerto o morirán. Ésta es la primera vez que se secuencia el ADN de un individuo de más de 1.000 años que puede seguir vivo tal vez otro milenio más”.

Hace unos 6.000 años que comenzó el proceso de domesticación del olivo, a partir de los acebuches de la zona este del Mediterráneo. Desde la Edad del Bronce ha sido uno de los primeros árboles en los que el hombre se fijó. Posteriores procesos de selección en distintos países dieron origen a las cerca de 1.000 variedades de cultivo con que contamos hoy día.

En la actualidad, este árbol tiene una gran importancia en la economía de países como Italia, Grecia, Portugal y, por supuesto, España; no en vano somos el mayor productor de aceite de oliva del mundo. Cada año se elaboran casi tres millones de toneladas de aceite, tanto para consumo local como para exportación, de las cuales nuestro país produce un tercio.

Fuente: Pixabay/858106 | https://pixabay.com/es/users/858106-858106/

“Conocer la información genética del olivo nos permitirá contribuir a la mejora de la producción de aceites y aceitunas, de gran relevancia en la economía española”, afirma Gabaldón. El estudio permitirá también la realización de nuevos trabajos de investigación para ayudar al olivo tanto a su desarrollo como a protegerse de infecciones muy perjudiciales para la especie, como los ataques de bacterias (Xilella fastidiosa) y hongos (Verticillium dhailae). En cualquier caso, apunta el investigador, se trata de “un árbol emblemático cuya mejora vegetal resulta muy difícil puesto que hay que esperar al menos 12 años para ver qué características morfológicas tendrá”.

Pablo Vargas, investigador del CSIC en el Real Jardín Botánico y coordinador del estudio, explica a SINC cómo se ha desarrollado este proyecto, en el que llevan tres años trabajando: “En la secuenciación de un genoma hay tres fases: la primera, aislar todos los genes, que es algo que ya publicamos hace dos años. La segunda, ensamblar el genoma, es decir, ordenar esos genes uno detrás de otro, como si concatenáramos frases sueltas de un libro. Y, finalmente, identificar todos los genes, es decir, montar el libro. Esas dos últimas fases son las que hemos realizado y presentamos ahora”.

Fuente: Pixabay/ Dory

Los investigadores se marcan como siguiente paso descifrar la historia evolutiva del olivo. Con ello podrán conocer sus orígenes y las claves que han hecho posible la adaptación de este árbol a condiciones medioambientales muy diversas. También esperan averiguar el secreto de su extraordinaria longevidad, que puede alcanzar los 4.000 años de edad.

13:40
02-08-2016

Envases biodegradables para lácteos

Fuente: Fuente: Pixabay/ Foundry

Sostenibles, que no alteren el producto y resistentes a tratamientos térmicos. Son algunas de las principales características de los envases demandados por los productores de lácteos. Para poder ofrecer estas cualidades, los investigadores del Instituto Tecnológico del Plástico (AIMPLAS) han diseñado materiales biodegradables que aguantan bien las altas temperaturas.

Se trata de nuevos bioplásticos obtenidos gracias al Proyecto BIOBOTTLE, desarrollado dentro del Séptimo Programa Marco de la Unión Europea. Son materiales resistentes a la esterilización y la pasteurización, dos procedimientos imprescindibles para la puesta en el mercado de productos lácteos como la leche fresca, los batidos y los yogures con probióticos.

Según explica AIMPLAS, en la actualidad los envases para este tipo de alimentos están fabricados a partir de polietileno, un material fácilmente reciclable pero que suele acabar su vida útil, en la mayor parte de los casos, en vertederos por los problemas de olores que provocan los residuos de producto.

Por este motivo, y por la gran cantidad de lácteos que se consumen en la Unión Europea, los investigadores consideraron interesante buscar nuevos envases sostenibles.

Fuente: Pixabay/ Foundry

El objetivo era conseguir envases biodegradables elaborados a partir de los bioplásticos desarrollados en el laboratorio. Debían cumplir los requisitos mecánicos y térmicos establecidos y superar los análisis microbiológicos. Otro punto importante es que no afectaran a las propiedades organolépticas (sabor, aroma, textura, etc.) de los productos lácteos que iban a contener. Se realizaron, además, diversas pruebas para comprobar sus posibilidades de compostaje.

Con estos nuevos bioplásticos se fabricarán botellas y tapones monocapa y bolsas multicapa capaces de resistir temperaturas de hasta 95 grados centígrados, según explica AIMPLAS. La asociación calcula que estos envases no incrementarán en más de un 10% el coste final del producto envasado y situado en el lineal, a pesar de los precios actuales de los materiales biodegradables.

Fuente: Proyecto BIOBOTTLE | www.biobottleproject.eu

El proyecto europeo BIOBOTTLE ha contado con un presupuesto de un millón de euros y en él han participado siete empresas y centros tecnológicos de cinco países distintos: la alemana VLB, la belga OWS, la italiana CNR, las portuguesas VIZELPAS y ESPAÇOPLAS, y las españolas ALMUPLAS (Almussafes) y ALJUAN (Ibi).

 

Archivo

Blog rolls