02-08-2012
13:58

MITOS Y LEYENDAS DEL AJO I

Fuente: www.nopsa.hiit.fi
Fuente: www.plantamedicinales.net
Fuente: www.cinedesiempre.com

El ajo es un alimento asociado, a lo largo de toda la historia de la humanidad, a multitud de mitos que ahora vamos a descubrir.

Ya en la Odisea, Homero habla de las virtudes del "ajo dorado" y en el mito del Vellocino de Oro, Medea, untó el cuerpo de Jasón con ajos para protegerlo de los toros del rey.

El ajo, en época de los griegos era la planta sagrada de la diosa de la oscuridad y de la brujería. En la Antigua Grecia se prohibía la entrada al Templo de Cibeles a aquellos que habían comido ajo ya que, para los devotos, el olor de este alimento en el aliento era considerado una ofensa a la diosa.

La planta del ajo fue introducida en el Mediterráneo a través de los antiguos egipcios, que la usaban como especia en varias comidas y también como remedio curativo. En los antiguos papiros de esta civilización constan fórmulas curativas en las cuales interviene el ajo.

ALIMENTO ¿PROHIBIDO?

El ajo era un alimento habitual de los trabajadores egipcios y luego de los soldados romanos, sin embargo las clases altas no lo consumieron durante mucho tiempo por su fuerte olor.

Ya sea por su sabor o por su aroma inconfundibles, el ajo se ha considerado tanto un símbolo del bien como del mal.

En la Edad Media, en Alemania, el ajo era utilizado como protección contra los vampiros. Cuenta la leyenda que en las orillas del Rhin los vampiros aparecían de noche, buscando a sus víctimas por medio del olfato; los atemorizados ciudadanos untaban sus cuellos, tórax, de una pasta de ajo, para ocultar su propio olor y evitar así la mordedura del vampiro.

En cambio otros cronistas apuntan su origen al duro trabajo de enterrador: en la Edad Media podían pasar varios días hasta que un cadáver era enterrado, incluso semanas. Los enterradores, se protegían de este hedor colgándose una ristra de ajo alrededor del cuello para protegerse del olor fétido de los cuerpos, y pudo confundir esta práctica con otra más sobrenatural.

En Rumania, cuna del vampirismo, aparecen los primeros escritos que hablan de la relación entre los vampiros y los insectos; varios obispos de la época declaraban que los vampiros son "los mosquitos del infierno"; y el pueblo empieza a usar el ajo como repelente de vampiros y mosquitos.

El cine y la literatura nos relatan escenas de vampiros que usan el ajo como remedio; novelas de 1847: Varney, el Vampiro y de 1897, Drácula de Bram Stoker.

Continuarán los mitos y leyendas del ajo, pero esta vez, mitos nutricionales.

  •  
  • 0 Comentario(s)
  •  

Comunidad Mundo Sabor

Blog

 

Archivo

Blog rolls