05-06-2013
12:22

LACTANCIA MATERNA

Muchas madres se habrán visto en la situación de tener que decidir sobre la forma de alimentar al bebé...

La práctica del amamantamiento ha ido decayendo en las sociedades modernas, a pesar de la insistencia de los pediatras y las autoridades sanitarias en la importancia de la leche materna.

La integración de la mujer al mundo laboral y la "incomodidad" que pueda resultar dar el pecho, hacen que pocas mujeres amamanten a su hijo durante un tiempo prolongado.

Actualmente, parece que la tendencia se invierte entre las madres jóvenes, en buena parte como consecuencia de la mayor información y la asistencia a cursillos preparatorios al parto.

La OMS y el UNICEF señalan asimismo que la lactancia "es una forma inigualable de facilitar el alimento ideal para el crecimiento y desarrollo correcto de los niños".

Existen diversos estudios sobre las consecuencias positivas que, desde el punto de vista psicológico, tiene la lactancia natural. La leche materna satisface todas y cada una de las necesidades nutricionales del bebé. En consecuencia, se perfila como el alimento perfecto para los primeros 6 meses de vida.

Además, la lactancia natural aporta una serie de beneficios adicionales de los que cabe destacar:

  • Extraordinaria riqueza en inmunoglobulinas, para aportar defensas al recién nacido
  • Es estéril; libre de todo tipo de contaminación
  • Reduce los riesgos de sobrealimentación
  • Determina una menor frecuencia de aparición de reacciones alérgicas
  • Contribuye al equilibrio psicológico del recién nacido y disminuye el riesgo de la madre al estrés
  • Produce diferentes efectos hormonales beneficiosos para el organismo materno
  • Hay estudios y estadísticas que demuestran que la lactancia natural previene el riesgo de cáncer de mama y ovario
  • Es el sistema de alimentación más económico.

No obstante, cabe destacar que existen métodos industriales, siendo su composición lo más próxima posible a la leche materna, son una muy buena alternativa para las mujeres que tengan imposibilidad de dar el pecho a sus hijos, estas leches se denominan formulas infantiles, dentro de las cuales podemos distinguir:

  • LECHE DE INICIO: viene identificada con el número 1 en el envase, su ingesta está indicada desde el primer día del bebé hasta los 6 meses* aproximadamente. Esta leche contiene la cantidad necesaria de proteínas, hidratos de carbono y grasas necesarios para su crecimiento, además está enriquecida con hierro, vitaminas y minerales.
  • LECHE DE CONTINUACIÓN: viene marcada con el nº 2 en el envase. Es recomendable administrar desde los 6 meses hasta el año de edad, más calórica y completa que la anterior debido a la mayor madurez del sistema digestivo del bebé.
  • LECHE DE CRECIMIENTO: identificada con el nº 3, es el paso final antes de comenzar con la leche de vaca. Recomendada a partir de los 12 meses. Similar a la leche de vaca entera, muy completa y enriquecida con hierro y ácido fólico.

A parte de estas fórmulas infantiles, podemos encontrar otras variedades adaptadas a los problemas que puedan surgir en la alimentación y/o digestión del bebé. Se denominan "leches funcionales" entre ellas destacamos: leche para combatir el estreñimiento, anti-cólicos, para intolerantes a la lactosa...

Maria(mdaroca@ctic-larioja.es)Gravatar: MariaEnlace permanenteBlogTags: nutrición infantil, lactancia materna, mundosabor, mundo saborVisualizaciones: 3160
  •  
  • 0 Comentario(s)
  •  

Comunidad Mundo Sabor

Blog

 

Archivo

Blog rolls