Cómo hacer que la cerveza “sin” sepa a … ¡cerveza!

Fuente: Alexandre Lazaro -> https://www.flickr.com/photos/qlexxx/8171951003

Quienes disfrutan de una buena cerveza, pero no quieren o pueden consumir alcohol, suelen quejarse del poco sabor de la “sin”. Las hay excelentes, desde luego, pero para muchos la cerveza “sin alcohol” no acaba de ser una cerveza completa.

Y el asunto tiene su importancia, porque España es el principal productor y consumidor de cerveza sin alcohol de la Unión Europea. Cerca del 13% de la cerveza que se vende en nuestro país es de este tipo, donde su consumo ha aumentado en los últimos años debido a las restricciones en la conducción y por razones de salud.

Bueno, pues quizá dentro de poco podamos disfrutar de una “sin” más completa, porque investigadores de la Universidad de Valladolid han desarrollado una técnica que permite transferir aromas de la cerveza con alcohol a la que no lo tiene. Y lo mejor es que un panel de catadores ya ha confirmado la eficacia de esta técnica.

Según informa el Servicio de Información y Noticias Científicas (SINC), el alcohol de la cerveza actúa como disolvente de multitud de componentes aromáticos, así que, cuando se elimina, como ocurre en las cervezas sin alcohol, se pierden aromas y sabor en la bebida. Es difícil recuperar esos compuestos, pero los investigadores lo han conseguido gracias a un proceso denominado “de pervaporación”.

“Esta técnica consiste en usar una membrana semipermeable para separar dos fracciones a partir de la cerveza con alcohol: una fase líquida en la que queda retenido el alcohol, y otra gaseosa donde están los compuestos aromáticos”, explica a SINC el profesor Carlos A. Blanco, uno de los autores. “Después, esa fase gaseosa se puede condesar, extraer las sustancias aromáticas y añadirlas a la cerveza sin alcohol”. Buena idea, ¿verdad?

Para realizar el estudio, los científicos usaron una cerveza especial (con grado alcoholico 5,5%) y otra de reserva (6,5%) de las que extrajeron tres compuestos aromáticos: acetato de etilo, acetato de isoamilo y alcohol isobutílico. Luego añadieron estas sustancias a los dos tipos de cervezas ‘casi’ sin alcohol que existen en el mercado: las 0,0 (con menos de 0,1%) y las sin alcohol (con menos del 1%).

Un panel de expertos las degustó y ¡a la mayoría le supo mejor la nueva cerveza! El 80% de los catadores prefirieron la cerveza 0,0 enriquecida con los aromas respecto a sus homólogas originales de fábrica, y ese porcentaje se elevó hasta el 90% para el caso de las a sus homólogas originales de fábrica, y ese porcentaje se elevó hasta el 90% para el caso de las cervezas sin alcohol. Los datos se han publicado en el Journal of Food Engineering.

En palabras de Blanco, “a la vista de estos estos resultados, concluimos que se produce una mejora del sabor, y por tanto de la calidad de este tipo de cerveza ‘sin’, ya que la mayoría de los miembros del panel prefirieron la cerveza aditivada frente a la original”.

Los investigadores reconocen que con esta técnica todavía no se consigue atrapar todos los aromas y sabores asociados a la cerveza con alcohol, pero sí supone un avance para hacer más agradables las ‘sin’ al consumidor.

  •  
  • 0 Comentario(s)
  •  

Comunidad Mundo Sabor

Blog

 

Archivo

Blog rolls