Una máquina que imprime comida

Suena increíble, pero ya han inventado una máquina que imprime comida. Y no es que haga un dibujo o plasme una foto extremadamente realista; imprime productos que se pueden comer de verdad. La maquinita en cuestión se llama “Foodini” y es una impresora 3D para productos comestibles.

El invento es de una empresa española con sede en Barcelona, Natural Machines, que ha llevado el concepto de la impresión 3D al campo de la alimentación. Los fundadores de la compañía son Àlex Moreu, Rosa Avellaneda, Lynette Kucsma y Emilio Sepúlveda.

“Foodini” ha sido presentada en la conferencia tecnológica Web Summit, celebrada en Dublín, como la única de su tipo capaz de imprimir una amplia gama de alimentos frescos y nutritivos, tanto dulces como salados. “En esencia –afirman sus diseñadores- es como una mini fábrica de comida reducida al tamaño de un horno”.

El dispositivo emplea ingredientes frescos para modelar alimentos tan variados como hamburguesas, panes, chocolate o pasta. Puede cargarse con un máximo de cinco cápsulas abiertas, en las que el usuario coloca los ingredientes, preparados en una especie de pure.

Como cualquier otra impresora en tres dimensiones, va imprimiendo finas capas de cada ingrediente, pero en este caso en vez de plástico utiliza alimentos. "Es la misma tecnología - afirma Lynette Kucsma - pero en el caso de los plásticos hay un solo punto de fusión, mientras que con la comida existen diferentes temperaturas, texturas y consistencias”. Así, se puede dar al producto la forma que se desee. En palabras de otro de sus creadores, Emilio Sepúlveda, “puede crear todo lo que puedas imaginar".

La innovadora impresora tiene conectividad a Internet y dispone de una pantalla táctil desde la que se pueden elegir recetas o diseñar un plato original. Se trata de un electrodoméstico de alta gama, con un cuidado diseño, cuyo precio ronda los 1.000 euros.

Tras año y medio de trabajar en el diseño de esta tecnología, desarrollada íntegramente en España, a principios de año optaron por realizar la fabricación final en China. El modelo ahora presentado está destinado a cocineros profesionales, aunque también prevén una versión doméstica.

Según Natural Machines , “Foodini” es ideal para realizar la parte más difícil y que consume más tiempo en la preparación de platos, esas tareas que a menudo disuaden a la gente de cocinar su propia comida casera. Aseguran, además, que promueve una alimentación saludable al exigir la preparación de alimentos frescos antes de imprimir.

La empresa, sin embargo, trabaja ya en la creación de cápsulas de alimentos pre-empaquetados específicos para su máquina, aunque garantizan que no llevarán conservantes y tendrán una vida útil máxima de cinco días.

Por ahora “Foodini” sólo imprime la comida, que tiene que ser después cocinada para su consumo, pero anuncian un futuro modelo que también cocinará y sacará platos listos para comer. Podrá hacerse, además, eligiendo las recetas a través de Internet y controlando el proceso a distancia, incluso desde un Smartphone.

La idea de consumir alimentos impresos puede provocar recelos pero, como indica Kucsma, también hubo desconfianza con otros inventos, como el microondas. Al principio mucha gente temía que los alimentos estuviesen contaminados por la radiación, pero ahora falta en pocos hogares. “Esto es comida de verdad, con ingredientes frescos, sólo que se prepara usando una nueva tecnología".

* Fuente de la imágenes: Natural Machines -> http://www.naturalmachines.com/press-kit/

  •  
  • 0 Comentario(s)
  •  

Comunidad Mundo Sabor

Blog

 

Archivo

Blog rolls