23-04-2015
14:16

Caducidad e ingredientes, datos más buscados en las etiquetas

Fuente: ctic-cita.es

La fecha de caducidad o consumo preferente y la lista de ingredientes que componen el producto son los dos principales datos en que nos fijamos los consumidores al leer la etiqueta de un alimento. Así lo indica un reciente estudio realizado por Consumolab sobre la percepción que tiene el consumidor respecto al etiquetado de alimentos.

Y en lo que menos atención ponemos es en la información sobre el país de origen, el fabricante o los alérgenos (a menos que nuestra alimentación esté condicionada por algún factor, en cuyo caso este último dato ocupa el cuarto puesto en prioridad de lectura).

El estudio recoge datos proporcionados por más de 2.500 consumidores de todo el país, de diversos segmentos de edad. La gran mayoría de los encuestados, el 90%, lee las etiquetas de los alimentos a la hora de la compra. El 65% afirman leerlas siempre y otro 25%, según de qué producto se trate (se pone más atención en los lácteos, alimentos infantiles, cárnicos y productos preparados) y su novedad (se informan si es algo nuevo o que adquieren por primera vez).

La mayoría se fijan, primero, en la fecha de caducidad o consumo preferente del producto, sin que plantee en general problemas de comprensión. Pero un 38% de los encuestados reconoce que no entiende la lista de ingredientes, a pesar de ser el segundo dato en el que más atención ponemos.

El 82% de los consumidores afirman que sí saben lo que son los alérgenos, aunque un 70% consideran que no están bien identificados en la etiqueta. Salvo que suframos alguna intolerancia o alergia alimentaria, parece que este dato no preocupa demasiado, ya que para el 86% de los encuestados es el elemento que menos se lee de la información contenida en la etiqueta.

El logo de alimentos “sin gluten” es reconocido por el 94% de los encuestados y el de “alimentos alérgenos” por un 87%. Sin embargo, un 24% de los consumidores desconoce los logos que identifican “Producto Ecológico” o “Punto Verde”.

En cuanto al origen de los alimentos, el 75% de los consumidores creen esta información no está claramente indicada en la etiqueta y un 27% opina que en productos como la carne y el pescado fresco el país de origen debería estar bien identificado.

Respecto a la información nutricional, las calorías (13%), los azúcares (12%), las grasas saturadas (12%) y los hidratos de carbono (11%) son los elementos que los consumidores más identifican, mientras que la sal queda relegada a un 8%.

Fuente: ctic-cita.es

Entre los objetivos de este estudio está identificar cómo se perciben los cambios producidos en el etiquetado de alimentos tras la entrada en vigor, el pasado mes de diciembre, de la nueva normativa sobre información al consumidor. El 39% de los encuestados afirma haber notado en los últimos meses cambios en las etiquetas, sobretodo en el tipo de información y en la claridad con la que es presentada.

Para el 34% de los consumidores que han notado cambios, la información nutricional está ahora más clara; el 32% afirma leer mejor la información, y el 31% señala que los datos sobre alérgenos están más destacados.

Los participantes en el estudio indican que los productos con un etiquetado más claro son los lácteos (según el 28% de los encuestados), panadería, bollería y repostería (18%), así como zumos y mermeladas (18%). En cambio, las bebidas refrescantes (23%), los productos dietéticos (20%) y la carne y pescado fresco (20%) son los que resultan más difíciles de entender. Un 60% dice no poder leer bien la información: el 59% señala que la letra es muy pequeña; el 19% que las letras están muy juntas, y para el 15% no se resalta el color.

El 62% considera que el producto cumple la información que se indica en su etiquetado y ven satisfechas sus expectativas. Sin embargo, un 60% de los encuestados cree que hay que mejorar los datos sobre cualidades/beneficios del producto (reclamos del tipo “rico en”, “bajo en” o “alto contenido en”) y un 38% reclama más información sobre aspectos sensoriales.

En cualquier caso, cuanto más claras, sencillas y fáciles de y entender sean las etiquetas mejor informados estaremos los consumidores seguramente, mucho más dispuestos a adquirir un producto del que tenemos todas las garantías.

  •  
  • 0 Comentario(s)
  •  

Comunidad Mundo Sabor

Blog

 

Archivo

Blog rolls