¿Cuántos cafés puedo tomar al día?

Tomar un café es algo habitual para la mayoría de nosotros, no sólo por sus propiedades estimulantes, sino también como acto social que ha llegado incluso a convertirse en hábito en el trabajo (la tan esperada por muchos “hora del café). Y no es sólo una costumbre española; el café es la bebida aromática más consumida en el mundo.

Forma parte del desayuno habitual de muchos adultos, es también protagonista en el descanso a media mañana con los compañeros de trabajo, y hay quien no perdona su café después de comer. Por las tardes es frecuente quedar a tomar un café, e incluso hay quien lo consume por la noche, sobre todo si tiene alguna obligación que le requiera trasnochar.

El consumo de café estimula el sistema nervioso central, prolonga el estado de vigilia, retrasa el cansancio y hasta favorece la concentración. Pero, como siempre, un exceso puede producir numerosas disfunciones, como taquicardias, irritaciones gastrointestinales, diarreas, temblores musculares, inquietud e insomnio. Entonces, ¿cuánto café puedo tomar?

Según informa la Agencia de Noticias SINC, la Agencia Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA) recomienda en su último informe no superar el consumo diario de cafeína en más de 400 mg, lo que equivale a cinco tazas de café expreso al día, con 80 mg de este estimulante por taza. Se trata de una medida orientativa, ya que depende del peso de cada individuo. La EFSA sitúa en los 5,7 mg de cafeína por kilo el límite real que puede consumir una persona. Además, no se deben tomar más de 200 mg de cafeína de una sola vez.

Hay que tener en cuenta, además, que otras bebidas también contienen altas concentraciones de cafeína. Por ejemplo, una lata de bebida energética de 250 ml tiene 80 mg de cafeína, una taza de 220 ml de té negro presenta 50 mg y los refrescos de cola contienen 40 mg en una lata de 355 ml.

Y, aunque no tomen café, té o refrescos de este tipo, los niños (entre tres y diez años) también están expuestos a este estimulante, ya que está presente en algunos alimentos como el cacao. Por ejemplo, una barra de 50 gramos de chocolate negro contiene 30 mg de cafeína.

La EFSA advierte de que superar los límites recomendados de cafeína causa, como efecto inmediato, problemas de sueño, ansiedad y variaciones en el comportamiento, afectando al sistema nervioso central y, a largo plazo, problemas cardiovasculares.

El cafeto, arbusto de cuyas semillas se obtienen el café, es un arbusto originario de Etiopía, donde desde antiguo se usaba como pasta alimenticia. Su cultivo se extendió a la vecina Arabia, y desde Yemen se extendió al resto del mundo árabe. Los mercaderes venecianos la introdujeron en Europa en torno al año 1600 y rápidamente cruzó el Atlántico para cultivarse en grandes explotaciones, aprovechando el clima propicio.

Además de cafeína, el gano verde del café contiene más de 1.200 componentes químicos distintos, que le dan su peculiar sabor y aroma. Entre ellos figura el agua, materias grasas, proteínas, minerales, ácidos orgánicos y alcaloides. Sin embargo, muchas de estas sustancias se pierden en el proceso de tueste y preparación, por lo que su valor nutritivo no es muy interesante.

Son diversos los tipos de café (la variedad árabica, la más antigua conocida, y la robusta, originaria del Congo, son las más consumidas), así como las formas de tomarlo, dependiendo de las costumbres de cada país (solo, expreso, cortado, macchiatto, con leche, nata, licor, helado, etc.). Una bebida cotidiana para muchos de nosotros aunque, como suele ocurrir, haya que consumirla con moderación para poder disfrutar de sus cualidades sin poner en riesgo nuestra salud.

  •  
  • 0 Comentario(s)
  •  

Comunidad Mundo Sabor

Blog

 

Archivo

Blog rolls