¿Por qué la cafeína nos quita el sueño?

Fuente: Skeeze | https://pixabay.com/es/users/skeeze-272447/

Tomar un café por la noche puede ser un hábito para algunos, pero para la mayoría sólo está permitido si prevemos que nos acostaremos tarde. De hecho, es un método al que solemos recurrir cuando tenemos que quedarnos despiertos más tiempo del habitual. La cafeína es la responsable de mantenernos despiertos pero, ¿cómo lo logra?

Además de tratarse de un estimulante que bloquea los receptores de adenosina (responsable de dar a nuestro cerebro la señal de “estoy cansado”), esta sustancia, si se consume por la noche, retrasa nuestro ritmo circadiano, es decir, nuestro reloj biológico. Así lo ha demostrado, por primera vez un estudio científico llevado a cabo por investigadores de la Universidad de Colorado, en Boulder (EE UU) y del Laboratorio de Biología Molecular de Cambridge (Reino Unido).

El estudio muestra que la cantidad de cafeína que contiene un expreso doble – o su equivalente – tres horas antes de dormir induce a una fase de 40 minutos de retraso en el reloj biológico humano, que oscila en ciclos de aproximadamente 24 horas.

Se trata de ritmos biológicos intrínsecos, de carácter periódico, entre los que destaca el de sueño-vigilia. Es como un reloj interno que regula cuándo necesitamos dormir y cuándo no. Este mecanismo bioquímico sintoniza el organismo con los ciclos del día y la noche, y hace que nuestro cuerpo sepa cuándo es conveniente que esté preparado para descansar o para realizar una actividad.

En él tienen influencia diversos factores, como la temperatura, el ejercicio físico, la comida y, sobre todo, la exposición a la luz, que hace que nuestra glándula pineal (ubicada en el cerebelo) secrete más o menos melatonina. Esta hormona es la encargada de avisar a nuestro cuerpo de la llegada de la noche y facilitar el sueño.

Fuente: Fuente: StockSnap | https://pixabay.com/es/users/StockSnap-894430/

Para llevar a cabo el estudio, se realizó un seguimiento a cinco personas durante 49 días en el llamado “laboratorio del sueño”. Durante este periodo se les sometió a diferentes condiciones relacionadas con el ciclo sueño-vigilia: una habitación con poca luz y una pastilla de placebo; poca la luz y el equivalente a 200 miligramos de cafeína (lo correspondiente a unos dos cafés); luz brillante más placebo, y luz brillante más cafeína. Y compararon el efecto de esa cafeína sobre el reloj circadiano con el que produce la exposición a luz intensa.

Los resultados, publicados en la revista Science Translational Medicine, demostraron que la cafeína retrasó el reloj interno en cuarenta minutos, la mitad del efecto producido por la luz. Para medir las variaciones se tomó como referencia el ciclo de secreción de melatonina, la hormona que avisa al cuerpo la llegada de la noche y que promueve el sueño y otros procesos relacionados con el descanso nocturno.

Aunque todos conocíamos que un café ayuda a mantenerse despierto, este estudio “es el primero que demuestra que la cafeína, la droga psicoactiva más consumida en el mundo, influye sobre el reloj circadiano humano. Además aporta nuevas e interesantes pruebas sobre los efectos de la cafeína en la fisiología humana”, afirma Kenneth Wright, profesor en el departamento de Fisiología Integrativa de la Universidad de Colorado y uno de los autores del artículo.

Fuente: Unsplash | https://pixabay.com/es/users/Unsplash-242387/

“Hemos visto– indica Wright - cómo el café afecta a nuestro cronómetro celular. Porque, hasta hace poco, se sabía que la cafeína alteraba los relojes circadianos en especies como las algas y moscas de la fruta, pero ahora se ha demostrado que también tiene un impacto sobre las células humanas”.

Además, añade el investigador los resultados “indican que, administrada en el momento adecuado, la cafeína se puede utilizar para poner en hora el reloj”, lo que la convertiría en una herramienta que, además de quitar el sueño, puede ayudar a regularlo.

  •  
  • 0 Comentario(s)
  •  

Comunidad Mundo Sabor

Blog

 

Archivo

Blog rolls