alimentaBlog

Los excedentes de Río alimentan la transformación social

Fuente: Gastromotiva

Río de Janeiro está siendo estos meses centro de todas las miradas, gracias a las Olimpiadas celebradas este verano y a los Juegos Paralímpicos que se desarrollan después. Cuando el deporte termine, la ciudad brasileña contará además con un proyecto tan bello como necesario: RefettoRio, un comedor social destinado a alimentar el cuerpo y la dignidad de los más necesitados.

Se trata de una iniciativa de Massimo Bottura, chef propietario del restaurante Osteria Francescana (Módena), considerado el mejor restaurante del mundo 2016 según la lista The World 50 Best. Comenzó a funcionar durante la celebración de los Juegos Olímpicos, empleando los excedentes de comida del evento. Una forma de luchar contra el despilfarro alimenticio en un país que figura entre los diez del mundo en los que más alimentos se tiran: cerca de 41.000 toneladas acaban cada día en la basura.

Para Bottura no se trata de un acto de caridad, sino de ética y estética. Quiere devolver la dignidad a las personas y por eso busca “la belleza tanto de los ingredientes como del lugar y de las ideas”. Se trata, además, de mostrar los problemas de la calle y ayudar a solucionarlos, valiéndose de su fama como amplificador de la iniciativa. El mejor chef del mundo devuelve así a la sociedad parte de lo que ésta le ha dado.

La idea no es nueva; Bottura ya puso en marcha otro comedor social en Milán, durante la Exposición Universal de 2015. Allí invitó a cocinar al chef brasileño David Hertz, que lidera la ONG Gastromotiva. Esta entidad trabaja por la mejora de la sociedad a través de los alimentos, enseñando a cocinar a jóvenes de las favelas, organizando eventos gastronómicos y concienciando contra el despilfarro de comida. Los excedentes de la expo sirvieron para preparar los menús para gente de la calle con los que se abrió el Refettorio Ambrosiano de la ciudad italiana.

Esta vez ha sido Hertz quien ha llamado a Bottura para que hicieran lo mismo en Río de Janeiro, aprovechando las Olimpiadas. Al principio o lograban apoyo público ni privado, pero no se dieron por vencidos. Finalmente el alcalde de Río, Eduardo Paes, les cedió un local en ruinas en el bohemio barrio de Lapa, que transformaron en un comedor con capacidad para 108 personas.

Allí los excedentes de comida de los Juegos Olímpicos y Paralímpicos (alimentos en perfecto estado que no han sido empleados) se transforman en suculentos platos cocinados por algunos de los más afamados cocineros del mundo (entre ellos han sido invitados los españoles Joan Roca, Andoni de Mugaritz o Quique Dacosta).

Cuando los Juegos acaben a finales de septiembre, el restaurante continuará dando almuerzos a mediodía, a precio normal, con los que financiar las cenas gratuitas de la noche. RefettoRio continuará siendo un proyecto de transformación social a través de los alimentos.

Siete retos de la industria alimentaria contra el cambio climático

Fuente: Pixabay/ Gerd Altmann

La economía circular, el uso de energías sostenibles o la gestión climática en toda la cadena de valor son algunas de las propuestas para que la industria agroalimentaria pueda hacer frente al cambio climático. Un sector que depende por completo del medio ambiente, e influye en él en gran medida.

Son tres de los puntos que recoge el informe “Adaptación al cambio climático en la estrategia de negocio. Retos, oportunidades y próximos pasos”, presentado en el foro Envifood. Este encuentro, organizado por la, Federación Española de Industrias de Alimentación y Bebidas (FIAB), la Asociación de Fabricantes y Distribuidores (AECOC) y la Institución Ferial de Madrid (IFEMA), ha tenido como lema de esta edición “Alimentamos un futuro sostenible”.

Para lograr que esta frase se haga realidad, la FIAB aboga por plantear siete retos principales:

  • Integrar el cambio climático en la estrategia de negocio de las empresas.
  • Extender la gestión climática en todas las operaciones del sector con herramientas como la medición de la huella de carbono.
  • Asegurar un suministro sostenible de energía.
  • Apoyo a la gestión climática en la cadena de valor.
  • Responder a las expectativas de un consumidor cada vez “más sensibilizado y exigente”.
  • Ofrecer más información y mayor transparencia.
  • Impulsar los modelos de economía circular en el sector.

El objetivo final, en palabras del director general de la FIAB, Mauricio García de Quevedo, es alimentar a una “población creciente siendo más eficientes”, lo que supone “una nueva manera de hacer negocio” para satisfacer a un consumidor “cada día más exigente”.

Un reto imprescindible si tenemos en cuenta datos tan preocupantes como que cada año se tira un tercio de los alimentos que se producen, mientras que desde la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura (FAO) se estima que hay que incrementar un 70 % la producción para garantizar la alimentación a una población creciente (se prevé que en el 2050 seamos ya 9.000 millones de habitantes en el planeta).

También desde AECOC se destaca la necesidad de “hacer compatible la actividad empresarial y su competitividad con el respeto al medio ambiente”, estableciendo compromisos, pero “no sólo con declaraciones” – afirma su director general José María Bonmatí -, sino con indicadores que permitan alcanzar objetivos en “plazos razonables”. No sería mala idea.

Fuente: Pixabay/ Jaymethunt | https://pixabay.com/es/users/jaymethunt-12275/

La industria agroalimentaria aglutina a unas 30.000 empresas y da trabajo a casi medio millón de personas en España, tiene una facturación superior a los 90.000 millones de euros y supone el 3% del Producto Interior Bruto, según datos de la FIAB.

Más castañas, mejores jamones

Fuente: Pixabay / Cocooco | https://pixabay.com/es/users/cocooco-9925/

Dicen que “de lo que se come, se cría”, y parece que en caso de los cerdos el dicho se cumple. Los que se alimentan con castañas dan unos jamones con mayor contenido en ácidos grasos saludables. Al menos es lo que indica un estudio de la Universidad de Extremadura (UEX).

La investigación, desarrollada por el Servicio de Análisis e Innovación de la UEX con productos de la firma gallega Coren, señala que “los jamones procedentes de cerdos alimentados con castañas cuentan con mayores niveles de ácidos grasos saludables como son los mono y poliinsaturados, entre los que se encuentran el ácido oleico, el ácido linolénico o el ácido linoleico, claves para una dieta equilibrada”.

Fuente: Pixabay / Markus Hendrich | https://pixabay.com/es/users/MarkusHendrich-1029388/

Los análisis han detectado también la presencia en la gama más selecta de estos jamones de mayores niveles de antioxidantes, lo que redunda, según indican los investigadores, en una mejor calidad y sabor de este alimento. En concreto, explican, “la cantidad de antioxidantes (tocoferol) que presentan las castañas, similar al perfil de tocoferol de las bellotas, previene la oxidación lipídica y preserva las buenas cualidades sensoriales de estos productos”.

Fuente: Pixabay / Gezz Rhyl | https://pixabay.com/es/users/ghwtog-250432/

Recuerdan que el jamón es una importante fuente de proteínas (más de 30 gramos por cada 100 de producto), que aporta aminoácidos esenciales necesarios para el organismo. Proporciona, además, vitaminas del grupo B, especialmente B1 (Tiamina), B3 (Niacina), así como B2 y B6, y aporta hierro, zinc y calcio. La equilibrada composición de sus ácidos grasos ejerce un efecto beneficioso sobre el colesterol.

Los promotores del estudio explican que “la alimentación con castañas constituye uno de los pilares básicos para conseguir estos resultados”. La castaña destinada a los cerdos se recolecta en temporada y luego se pela, cuece y congela. En el caso de este estudio, todas las castañas procedían de Galicia.

Vascos, catalanes y riojanos, los que más gastan en alimentación.

Son regiones con fama de “buen comer”, y las cifras parecen confirmarlo: el País Vasco, Cataluña y La Rioja son las comunidades autónomas con mayor gasto per cápita en alimentación. Así lo indica el último Informe del Consumo Alimentario en España, publicado por el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente.

El informe indica que los españoles gastan de media 1.482,3 euros en alimentos al año. Encabezan la lista los vascos (1.830,3 euros por persona y año), seguidos de los catalanes (1.743 euros), riojanos (1.674,8 euros), aragoneses (1.606,7 euros) y asturianos (1.606,2 euros). Los menos gastadores son los extremeños (1.252,8 euros) y castellanomanchegos (1.248,6 euros).

En total, el gasto en alimentos de los hogares españoles ascendió a 66.443 millones de euros, lo que supone una disminución del 3,5% respecto a años anteriores. Explican este dato como el resultado del descenso en el consumo (-2,3%) unido a un menor precio medio de los alimentos (-1,2%).

Cataluña y La Rioja encabezan también, junto a Baleares, el consumo per cápita anual de alimentos: 728,6 kilos por persona al año los catalanes; 720,2 kilos los balerares, y 702,10 kilos los riojanos. La media del país se sitúa en 662 kilos de comida al año.

Ha descendido el consumo de leche y derivados lácteos, carne fresca, pescado, pan, frutas, patatas, hortalizas, legumbres, pasta, huevos y arroz, mientras que se ha mantenido el de bollería, pastelería, galletas, cereales y azúcar. En cuanto a bebidas, ha aumentado el consumo de cerveza, se mantiene el de agua envasada y refrescos y desciende el de zumo, néctares y vino.

Las personas mayores (23,3% de la población) prefieren una alimentación fresca y mediterránea, con productos tradicionales y para “cuidar la salud”. En los hogares con niños pequeños (12,7% de la población) destaca el consumo de lácteos, chocolates y galletas, mientras que los adultos independientes que viven solos (7,4 % de la población) se decantan por productos light, integrales y dietéticos, y vinos de calidad.

Respecto a los hábitos de uso de los alimentos en el hogar, se detecta una tendencia a preparar menús más ligeros y sencillos, con una fuerte presencia de la opción de “plato único”, eso sí, más elaborados y con mayor número de ingredientes.

El informe señala que si se estudia el ranking de platos en las comidas y cenas realizadas semanalmente en el hogar, se observa que la dieta de los españoles es equilibrada y con mucha tradición; lo que más se repite son las ensaladas verdes y de tomate y las pechugas de pollo.

Para hacer las compras, seguimos prefiriendo los supermercados (43% de las compras), sobre todo para productos envasados, mientras que para los alimentos frescos elegimos el comercio especializado (tienda tradicional, panadería, carnicería/charcutería, pescadería, tienda de congelados, mercados y plazas).

La calidad de productos, proximidad/cercanía y los buenos precios aparte de ofertas, son los tres principales factores que determinan la elección del establecimiento. Somos fieles a las mismas marcas y en el 71,9 % de los casos vamos con la lista de la compra preparada.

La compra de alimentos a través de internet va incrementándose de forma significativa, aunque aún supone tan solo el 0,8% del total. Los más mayores utilizan menos esta vía, que también es más empleada en poblaciones de entre 50.000 y 100.000 habitantes que en las de menor tamaño.

Diseños que alimentan

Fuente fotos: LiderPack

Sí, de acuerdo, lo más importante es el contenido; pero la forma en que se nos presentan los productos de alimentación, lo atractivo del envase, lo bonito o práctico que resulte, también influye a la hora de meterlo o no en el carrito de la compra. Un envoltorio original llamará más la atención que otros más comunes; un paquete fácil de transportar y almacenar nos ahorrará esfuerzo a la hora de comprar y espacio en la despensa, y un envase reutilizable para el mismo u otros usos nos será más provechoso.

Por supuesto que la información que aporten (y la claridad con que lo hagan) y lo que se ajusten al producto real que contienen también nos importa como consumidores, además de lo agradable o cómodo que resulte el envase. Y es que un buen diseño siempre atrae.

Fuente fotos: LiderPack

Los Premios LiderPack, que convocan anualmente Hispack y Graphispack Asociación, buscan precisamente eso: los mejores elementos de packaging y de Publicidad en el Lugar de Venta (PLV) creados por empresas españolas.

Cuentan con diversas categorías (en el ámbito del branding, el consumo y la logística), a las que convocan a diseñadores, fabricantes de envases, embalajes y PLV, estudiantes, agencias de publicidad y branding y marcas anunciantes “que hayan implementado trabajos de packaging y PLV innovadores, sostenibles y rompedores”. Este año se han presentado 92 propuestas procedentes de empresas y escuelas de 16 provincias españolas.

En la categoría de packaging de alimentos, la empresa que más galardones ha obtenido ha sido la alicantina ITC Packaging. Entre sus diseños figura un innovador y ergonómico envase para las galletas 'Belin Box', que facilita al consumidor la apertura del envase y acceso al producto. El jurado lo ha seleccionado por “mejorar 5 factores clave: alta decoración, tapa de cierre a presión, reducción de peso y material, mantiene su forma y es reutilizable en el hogar, ¡con la marca siempre presente!”.

También ha obtenido premio su packaging de diseño para lácteos ‘Ametller’, por su elegancia y sencillez, basada en la idea de que menos es más. “La clave - según los organizadores - un packaging de alta calidad, con firmeza y con formas suaves que invitan al consumo”.

Otro diseño triunfador ha sido un divertido envase-monstruo para golosinas, que se convierte en hucha. Se trata de un packaging atractivo y funcional que “aporta un valor añadido: packaging que parezca un juguete para el niño o la niña y que aporte utilidad que además aprecien sus padres”.

De los mismos diseñadores es la tapa con cuchara integrada para leches infantiles, “de la que se destaca la sensación de robustez, resolución de incomodidades y la mejora en la higiene notable, pues su cuchara dosificadora se integra en la tapa y no junto al producto”. Todo un detalle para mamás y papás.

Por su parte, la Durero Packaging ha conseguido un premio en esta categoría con la caja de bombones con forma de bola de Navidad que ha diseñado para Nestlé. El jurado destaca la dificultad de este trabajo, un estuche de cartón con forma redonda y plana, que además debe contar “con garantía de primera apertura, poderse abrir y cerrar varias veces y tenerse en pie en el lineal”.

Alzamora Packaging ha sido premiada por su pack de cartón para huevos 'Dagu', totalmente reciclable y biodegradable. La superficie superior permite una impresión de alta calidad, mientras que el cartón ondulado de la base aporta una imagen rústica “acorde a la filosofía de la marca”. Es apilable, protege los huevos, y resulta fácil de abrir y cerrar y de colocar en la nevera para el consumidor.

Y, aunque no tengan que ver con la alimentación, no nos resistimos a mostraros los premios “Best in Show”, lo mejor del LiderPack 14, que han sido para la firma Aquadeo Forma et Imago por su expositor 'Carolina Herrera. Grand Tour' con maletas vintage de cartón, y para Technotraf Wood Packaging, por su envase de madera de fresno y cristal para la fragancia masculina 'Armand Basi', que “refleja el equilibrio ideal entre el paisaje urbano y el entorno natural”. Casi nada.

 

Archivo

Blog rolls