mitosBlog

¿Aceite de oliva virgen extra en la satén?

España es uno de los países afortunados por tener en su haber el cultivo del que podría considerarse como oro vegetal: el aceite de oliva. Posiblemente, como consumidor, te preguntaras cual es el mejor aceite para freír o si es más o menos sano utilizar para ello un aceite u otra. ¿Utilizar un aceite de oliva virgen extra o por el contrario es suficiente con utilizar un aceite de oliva virgen, un refinado o incluso un aceite de semillas como el de girasol, por lo general más baratos que el virgen extra? Veamos cuales son las ventajas de utilizar aceite de oliva virgen extra en las frituras.

FUENTE: www.directodelolivar.com

Partiendo de la base de que hay que tratar de minimizar el consumo de los tradicionales “fritos” en nuestra dieta, si los vamos a consumir, asegurarnos de utilizar un buen aceite de oliva, preferentemente virgen extra, ya que aportará al plato unas cuantas calorías menos y algo más de polifenoles (antioxidantes naturales). Es cierto que los alimentos cocinados de forma correcta en una buena fritura con AOVE, conservan mejor sus propiedades nutritivas que otros métodos como el hervido, según demuestra un estudio de la Universidad de Granada, pero claro está, a cambio de aportar más grasas y calorías.

Estudios anteriores ya habían revelado que algunos aceites, como el de girasol, forman más compuestos tóxicos que el de oliva cuando se calientan a temperatura de fritura. Ahora investigadores del grupo Innovación en análisis químico de la Universidad de Jaén (UJA), en colaboración con el laboratorio de Bromatología e Hidrología de la Facultad de Farmacia de la Universidad de Oporto, han demostrado que el aceite de oliva virgen extra presenta una mayor resistencia al proceso de fritura que otros disponibles en el mercado (aceite de cacahuete y de canola). El gran número de antioxidantes presentes en el de oliva virgen extra contribuye en gran medida a que se degrade menos y de manera más lenta que los otros, además de que resulta ser el más estable y produce menos compuestos tóxicos. En el estudio, publicado en la revista Journal of the American Oil Chemists' Society, han demostrado que los beneficios que presenta el aceite de oliva virgen extra con respecto a otros usados comúnmente para freír, se deben también a un menor porcentaje de ácidos grasos poliinsaturados, como el omega 3 y a un mayor porcentaje de ácidos grasos monoinsaturados, como el oleico (omega 9), uno de sus componentes principales.

Teniendo claro que el AOVE es la mejor elección, ¿Conocemos las claves para freir y reutilizar este aceite? Os proponemos una serie de pautas a tener en cuenta para evitar problemas en la fritura.

  • El aceite de oliva virgen extra mantiene sus propiedades beneficiosas hasta los 170º-180º, una vez alcanzada esta temperatura, se empieza a quemar y produce grasas trans que no son nada sanas. En base a ello, tenemos que intentar no calentar en exceso el aceite y no utilizarlo más de dos o tres veces, ya que cada vez que se calienta, se pierden polifenoles, el aceite se oxida y desciende la temperatura a la que genera humo.

  • Nunca se debe mezclar aceite ya usado con otro sin usar, ni mucho menos con otros tipos de aceite porque tendrán distintos puntos de humo y el que aguante menos el calor aportará grasas trans a los alimentos. Si tenemos una freidora con termostato, podremos regularla de tal forma que nunca se alcancen los 170º.

  • A su vez, tenemos que evitar que los alimentos tengan agua en el momento de freírlos, ya que favorecen la descomposición del aceite.

  • Colar el aceite después de su uso para eliminar los restos de alimentos que hayan podido quedar.

Si necesitáis conocer más datos o curiosidades sobre el aceite de oliva os remito al artículo 

FALSOS MITOS DE LA ALIMENTACIÓN

En la alimentación, hay una serie de mitos y leyendas que nos han sido inculcadas desde la infancia y que aun seguimos creyendo en ellas, pese a carecer de cualquier base científica. Para eliminar éstas mentiras del mundo de la nutrición, se ha publicado un libro (Comer o no comer, falsedades y mitos de la alimentación -Ed. Planeta-) donde se desmontan estos falsos mitos.

En la sociedad actual, hemos adoptado la idea de que un alimento, además de nutrirnos, tiene que ser una medicina que nos ayude a tener una mejor salud. Esto es del todo falso, ya que ni existen los "superalimentos" ni las dietas milagrosas.

Según cuenta uno de los autores del libro, muchas de estas creencias se deben al hecho de que cada vez se come peor, por lo que un superalimento es un comodín al que podemos recurrir, pero que en ningún caso puede sustituir a una dieta equilibrada junto con un mínimo de ejercicio físico. Además, al ser un recurso fácil, se dejan de lado otros hábitos saludables, pero a priori más aburridos (reducir el consumo de carne, aumentar el de verduras y frutas, no fumar, etc.).

Las dietas (no) milagrosas

Entre estos falsos mitos relacionados con la alimentación, uno de los más extendidos, y la par uno de los más peligrosas, son las llamadas "dietas yo-yo". Esto se debe, a que además de ser perjudiciales para nuestro organismo, nos hacen creer que ciertos grupos de alimentos incrementan el sobrepeso, obligándonos a retirarlos de nuestra dieta. De esta forma, se produce un desequilibrio en nuestra alimentación.

Las nuevas dietas milagro (como la Dukan o la Atkins, por citar alguna) tienen la confianza de la gente porque son atajos, ya en el fondo nadie quiere cambiar su estilo de vida. Según los expertos, lo que has engordado en unos años no se puede quitar en unas pocas semanas, y que para adelgazar de una forma saludable, sería necesario emplear el mismo tiempo que nos llevó coger ese peso.

De hecho, la gran mayoría de la gente que sigue este tipo de dietas, al finalizarlas, coge más peso del que tenían inicialmente. Además, tiene un efecto secundario, ya que cuantas más dietas hagas, más fácil resulta ganar peso y más complicado perderlo.

Esto se debe al comportamiento del organismo, que durante la dieta, no sabe si la menor ingesta se debe a un acto voluntario o a una causa mayor. Por eso, al retomar a una alimentación normal, el organismo reacciona activando la acumulación de grasas y optimizar la supervivencia.

Pese a todo, la industria alimentaria es tan poderosa que es muy difícil no dejarse engañar por éstas dietas milagro, o por las promesas de los productos quemagrasas, que carecen totalmente de ésta función. El único quemagrasas efectivo es comer menos y hacer ejercicio físico.

Sin base científica

Volviendo al tema de los falsos mitos alimentarios, si nos paramos un minuto a pensar en ellos, no tardaremos en darnos cuenta que son absurdos de toda lógica. El problema es que muchos de estos mitos son el resultado de la búsqueda de un culpable barato, que nos exima de nuestra responsabilidad por el estilo de vida que llevamos. De esta forma, el eje del mal de la alimentación está formado, de manera muy poco justa, por la leche, los huevos, la sal, el azúcar, y sobre todo, las grasa. Sin embargo, todos son necesarios en cantidades apropiadas para una alimentación equilibrada.

Un mal ejemplo

La gran mayoría de estos mitos, casi universales hoy en día, tiene una mayor frecuencia y un mayor número de seguidores cuanto peor es la alimentación de una persona. Esta tendencia también puede extenderse a la alimentación de un país entero. En este sentido, podemos destacar el caso de los Estados unidos, cuyo mercado alimentario está saturado de superalimentos, que tienen una gran aceptación por la población porque es una forma sencilla de dejar a un lado la culpabilidad por una dieta poco saludable.

Maria(mdaroca@ctic-larioja.es)Enlace permanenteComentario 0Gravatar: MariaTags: mundosabor, mundo sabor, mitos, leyendas, dietas, dietas falsas, atkins, dukanVisualizaciones: 3639
13:01
13-03-2013

Mitos y leyendas sobre los alimentos

Desde nuestra infancia nuestras madres nos perseguían con brebajes, remedios y demás alimentos calmantes de dolores de estómago, agujetas, insomnio y otras dolencias infantiles.

Chocolate o agua con azúcar después de hacer ejercicio, manzanilla para la digestión y té verde para adelgazar.

¿Qué podemos tomar para sentirnos mejor?

En mundosabor te presentamos unos cuantos ejemplos para seguir y sentirnos mejor:

La miel para la tos. En los resfriados hazla la protagonista, recubre y suaviza la garganta ayudando al incómodo carraspeo; una infusión de té de limón y miel, o un vaso de leche bien caliente con miel nos aliviará de los síntomas.

Leche para disminuir el picor. Si has comido picante, y te arde la boca, tomate un vaso de leche o yogurt. La grasa y las proteínas de estos productos ayudan a aliviar el ardor en la boca de la comida picante. Eso si, los descremados no tienen este efecto ya que no contienen grasa.

Chocolate o agua con azúcar después de hacer ejercicio. Para recuperar el tono muscular después de hacer ejercicio es importantísimo beber líquidos para recuperar la pérdida de agua y sales minerales. Si no tenemos a mano bebidas isotónicas para deportistas podemos recurrir a un trozo de chocolate o a un vaso de agua con azúcar, que repondrá nuestro nivel de energía en los músculos.

Agua con bicarbonato para los gases. Evita las comidas pesadas y las aguas y bebidas carbonatadas; si te sientes hinchado, la solución está en un vaso de agua con una pizca de bicarbonato.

Infusiones de manzanilla o té de hierbas para la digestión. Al contrario de lo que mucha gente cree, beber agua durante las comidas no engorda y ayuda a la digestión; el té de hierbas, sobre todo de menta y la manzanilla son buenos aliados después de la comida, facilitan la digestión si además le añades una pizca de canela, más aromático y mucho mejor.

Te verde para adelgazar. Dicen los expertos en nutrición que con cuatro tazas al día de té verde se pueden bajar kilos, ya que los compuestos activos de esta planta ayudan a mejorar el metabolismo. Deberás, además de tomar té verde, seguir una dieta baja en calorías y hacer ejercicio moderado.

Plátano y espinacas para los calambres. El plátano y la espinaca son fuentes de potasio, que se pierden a la hora de hacer ejercicio intenso; la falta de este mineral nos provoca los tan dolorosos calambres; para recuperar potasio y elevar los electrolitos perdidos toma un plátano diario que además del potasio, te devolverá algo del azúcar que necesita tu cuerpo para sentirse mejor.

Maria(mdaroca@ctic-larioja.es)Enlace permanenteComentario 0Gravatar: MariaTags: mitos, leyendas, alimentos, mundosabor, mundo saborVisualizaciones: 2911
13:58
02-08-2012

MITOS Y LEYENDAS DEL AJO I

Fuente: www.nopsa.hiit.fi
Fuente: www.plantamedicinales.net
Fuente: www.cinedesiempre.com

El ajo es un alimento asociado, a lo largo de toda la historia de la humanidad, a multitud de mitos que ahora vamos a descubrir.

Ya en la Odisea, Homero habla de las virtudes del "ajo dorado" y en el mito del Vellocino de Oro, Medea, untó el cuerpo de Jasón con ajos para protegerlo de los toros del rey.

El ajo, en época de los griegos era la planta sagrada de la diosa de la oscuridad y de la brujería. En la Antigua Grecia se prohibía la entrada al Templo de Cibeles a aquellos que habían comido ajo ya que, para los devotos, el olor de este alimento en el aliento era considerado una ofensa a la diosa.

La planta del ajo fue introducida en el Mediterráneo a través de los antiguos egipcios, que la usaban como especia en varias comidas y también como remedio curativo. En los antiguos papiros de esta civilización constan fórmulas curativas en las cuales interviene el ajo.

ALIMENTO ¿PROHIBIDO?

El ajo era un alimento habitual de los trabajadores egipcios y luego de los soldados romanos, sin embargo las clases altas no lo consumieron durante mucho tiempo por su fuerte olor.

Ya sea por su sabor o por su aroma inconfundibles, el ajo se ha considerado tanto un símbolo del bien como del mal.

En la Edad Media, en Alemania, el ajo era utilizado como protección contra los vampiros. Cuenta la leyenda que en las orillas del Rhin los vampiros aparecían de noche, buscando a sus víctimas por medio del olfato; los atemorizados ciudadanos untaban sus cuellos, tórax, de una pasta de ajo, para ocultar su propio olor y evitar así la mordedura del vampiro.

En cambio otros cronistas apuntan su origen al duro trabajo de enterrador: en la Edad Media podían pasar varios días hasta que un cadáver era enterrado, incluso semanas. Los enterradores, se protegían de este hedor colgándose una ristra de ajo alrededor del cuello para protegerse del olor fétido de los cuerpos, y pudo confundir esta práctica con otra más sobrenatural.

En Rumania, cuna del vampirismo, aparecen los primeros escritos que hablan de la relación entre los vampiros y los insectos; varios obispos de la época declaraban que los vampiros son "los mosquitos del infierno"; y el pueblo empieza a usar el ajo como repelente de vampiros y mosquitos.

El cine y la literatura nos relatan escenas de vampiros que usan el ajo como remedio; novelas de 1847: Varney, el Vampiro y de 1897, Drácula de Bram Stoker.

Continuarán los mitos y leyendas del ajo, pero esta vez, mitos nutricionales.

08:46
02-08-2012

MITOS Y LEYENDAS DEL ACEITE DE OLIVA II

En mundosabor nos gusta mucho hablar del aceite de oliva, abanderado de nuestra dieta mediterránea.

Sobre él se dicen muchas cosas, algunas ciertas, otras no......

En mundosabor queremos descubriros que verdades y mentiras hay acerca de este alimento tan completo y beneficioso para la salud, por ello ampliamos el listado de mitos y leyendas sobre el aceite de oliva.

El aceite de oliva contiene más grasas que el aceite de semillas.

Tanto el aceite de oliva como el aceite de girasol, de maíz, de colza, de soja... son aceites, y por tanto su valor nutritivo consta al 99% de grasa, de cualquiera de ellos la misma ración nos "engorda" igual, aportando 9kcal por 1g de grasa. Todos los aceites contienen la misma grasa, independientemente del color y el espesor; que son factores no incidentes en el valor calórico del producto.

El aceite de oliva no debe recomendarse para personas con problemas cardiovasculares.

Al contrario. De echo, el aceite de oliva se recomienda para prevenir estas enfermedades cardiovasculares y problemas de hipertensión, debido a que además de aumentar el colesterol bueno en sangre, también mejora el funcionamiento de las células que recubren las paredes intestinales, por lo que evita la formación de placas de colesterol malo en las arterias y disminuye el riesgo de trombosis. Anótatelo....

Cuanto más aceite mejor....

Leyendo todas estas propiedades beneficiosas del aceite de oliva, se puede pensar que cuanto más aceite mejor....., pero no, ningún alimento en exceso es bueno. El aceite de oliva es muy sano, pero muy calórico, todo es grasa, y por tanto, hay que moderar su uso; 100 ml de aceite de oliva aportan 800 calorías: unas 400 calorías en una ensalada bien aliñada.

La graduación del aceite de oliva es sinónimo de calidad.

La graduación o la acidez del aceite (Norma del COI/T.15/NC nº 3/Rev. 4, Noviembre de 2009) indica para el aceite de oliva virgen extra una acidez libre expresada en ácido oleico como máximo de 0,8 gramos por 100 gramos; está relacionada con su composición química, y aunque puede indicar su calidad desde el punto de vista del estado de las aceitunas o del proceso de elaboración/conservación, no indica la calidad sensorial del producto.

La acidez del aceite no supone diferencias organolépticas para el consumidor, no se puede diferenciar sensorialmente la acidez en boca de un aceite.

 

Archivo

Blog rolls