mundo saborBlog

Diseños que alimentan

Fuente fotos: LiderPack

Sí, de acuerdo, lo más importante es el contenido; pero la forma en que se nos presentan los productos de alimentación, lo atractivo del envase, lo bonito o práctico que resulte, también influye a la hora de meterlo o no en el carrito de la compra. Un envoltorio original llamará más la atención que otros más comunes; un paquete fácil de transportar y almacenar nos ahorrará esfuerzo a la hora de comprar y espacio en la despensa, y un envase reutilizable para el mismo u otros usos nos será más provechoso.

Por supuesto que la información que aporten (y la claridad con que lo hagan) y lo que se ajusten al producto real que contienen también nos importa como consumidores, además de lo agradable o cómodo que resulte el envase. Y es que un buen diseño siempre atrae.

Fuente fotos: LiderPack

Los Premios LiderPack, que convocan anualmente Hispack y Graphispack Asociación, buscan precisamente eso: los mejores elementos de packaging y de Publicidad en el Lugar de Venta (PLV) creados por empresas españolas.

Cuentan con diversas categorías (en el ámbito del branding, el consumo y la logística), a las que convocan a diseñadores, fabricantes de envases, embalajes y PLV, estudiantes, agencias de publicidad y branding y marcas anunciantes “que hayan implementado trabajos de packaging y PLV innovadores, sostenibles y rompedores”. Este año se han presentado 92 propuestas procedentes de empresas y escuelas de 16 provincias españolas.

En la categoría de packaging de alimentos, la empresa que más galardones ha obtenido ha sido la alicantina ITC Packaging. Entre sus diseños figura un innovador y ergonómico envase para las galletas 'Belin Box', que facilita al consumidor la apertura del envase y acceso al producto. El jurado lo ha seleccionado por “mejorar 5 factores clave: alta decoración, tapa de cierre a presión, reducción de peso y material, mantiene su forma y es reutilizable en el hogar, ¡con la marca siempre presente!”.

También ha obtenido premio su packaging de diseño para lácteos ‘Ametller’, por su elegancia y sencillez, basada en la idea de que menos es más. “La clave - según los organizadores - un packaging de alta calidad, con firmeza y con formas suaves que invitan al consumo”.

Otro diseño triunfador ha sido un divertido envase-monstruo para golosinas, que se convierte en hucha. Se trata de un packaging atractivo y funcional que “aporta un valor añadido: packaging que parezca un juguete para el niño o la niña y que aporte utilidad que además aprecien sus padres”.

De los mismos diseñadores es la tapa con cuchara integrada para leches infantiles, “de la que se destaca la sensación de robustez, resolución de incomodidades y la mejora en la higiene notable, pues su cuchara dosificadora se integra en la tapa y no junto al producto”. Todo un detalle para mamás y papás.

Por su parte, la Durero Packaging ha conseguido un premio en esta categoría con la caja de bombones con forma de bola de Navidad que ha diseñado para Nestlé. El jurado destaca la dificultad de este trabajo, un estuche de cartón con forma redonda y plana, que además debe contar “con garantía de primera apertura, poderse abrir y cerrar varias veces y tenerse en pie en el lineal”.

Alzamora Packaging ha sido premiada por su pack de cartón para huevos 'Dagu', totalmente reciclable y biodegradable. La superficie superior permite una impresión de alta calidad, mientras que el cartón ondulado de la base aporta una imagen rústica “acorde a la filosofía de la marca”. Es apilable, protege los huevos, y resulta fácil de abrir y cerrar y de colocar en la nevera para el consumidor.

Y, aunque no tengan que ver con la alimentación, no nos resistimos a mostraros los premios “Best in Show”, lo mejor del LiderPack 14, que han sido para la firma Aquadeo Forma et Imago por su expositor 'Carolina Herrera. Grand Tour' con maletas vintage de cartón, y para Technotraf Wood Packaging, por su envase de madera de fresno y cristal para la fragancia masculina 'Armand Basi', que “refleja el equilibrio ideal entre el paisaje urbano y el entorno natural”. Casi nada.

App para personas con intolerancias alimentarias

Qué puedo comer, la plataforma web “realizada por alérgicos para alérgicos” ha lanzado una nueva aplicación para dispositivos móviles que permite acceder a su Buscador de Alimentos, en cualquier momento y desde cualquier lugar. Esta app, gratuita, pretende ser una ayuda para las personas con alguna alergia o intolerancia alimentaria a la hora de hacer la compra.

El buscador de alimentos ofrece un amplio listado que incluye más de 12.000 productos de 740 marcas diferentes, divididos en 27 categorías de alimentación y una categoría de restauración, para facilitar también la elección de local cuando se come fuera. En cada uno de ellos se analiza la presencia o no de los alérgenos que la normativa europea obliga a indicar en las etiquetas: gluten, leche, huevo, soja, cacahuete, frutos secos, pescado, moluscos, crustáceos, apio y otros como la lactosa y el látex.

Las búsquedas pueden hacerse por categorías, marcas o introduciendo texto. Según el perfil de usuario definido previamente, aparecerá un listado con los productos aptos en verde y los que no los son en rojo. Cada uno de ellos viene acompañado de una ficha en la que se detallan sus componentes.

La nueva aplicación incluye además una función que permite escanear el código de barras de un determinado producto y recibir en el móvil todos los datos sobre el mismo, incluidos ingredientes, e incluso puntos de venta. También dispone de un menú principal con información, artículos, alertas y recetas relacionadas con las alergias alimentarias.

Qué puedo comer ha anunciado que en los próximos meses aumentará el número de alérgenos disponibles para dar servicio a un mayor número de personas con restricciones alimentarias, como pueden ser intolerantes a la fructosa o al sorbitol, diabéticos o veganos. También quieren incorporar promociones con cupones descuento de los productos presentes en el buscador.

08:43
09-10-2014

¿Qué le pongo de almuerzo para el cole?

Una alimentación equilibrada y saludable es importante a cualquier edad, pero en los niños y jóvenes tiene especial relevancia para su crecimiento y buen desarrollo físico e intelectual. Se recomienda repartir las comidas del día en 5 ingestas de alimentos, entre las que figura el almuerzo de media mañana. Será el aporte nutritivo que les permita rendir y sentirse con fuerzas entre el desayuno (¡importantísimo!) y la comida de mediodía. Si nos fijamos en el tiempo que puede transcurrir entre uno y otra, sobre todo en países como el nuestro donde estamos habituados a comer tarde, este tentempié cobra aún más sentido.

El almuerzo, aunque sea ligero, tiene que ser nutritivo y sano. Algo que, cuando realizamos las comidas fuera de casa, suele ser más complicado. Y, además, queremos que les guste a los niños, que sea fácil de transportar y de comer, variado, divertido… Entonces, ¿qué le pongo?

En muchos centros escolares se pide a los padres que preparen un almuerzo determinado, al menos algún día a la semana; así, son frecuentes los “días de la fruta” o “del bocadillo”, con la intención de que los niños se vayan acostumbrando a tomar este tipo de comida, aunque sea de vez en cuando.

Y, mientras en algunos coles los peques miran con envidia al que lleva bollería industrial, en otros estos productos (muy calóricos y con abundante grasa , muchas veces saturada o trans) están prohibidos.

A la hora de elegir almuerzo para el recreo, estos son los alimentos más recomendables:

 

  • Frutas frescas, a ser posible de temporada: aprovechar la fruta del momento, que además de apetitosa será la que esté en su mejor punto de maduración, u otras que se puedan transportar enteras o ya preparadas en trozos dentro de una fiambrera (el plátano suele ser el favorito de los niños, pero también tenemos manzanas, albaricoques, paraguayos, nectarinas, naranjas, cerezas, fresas, higos, melón, mandarinas, etc.)
  • Frutas desecadas: orejones, uvas, higos o ciruelas pasas, etc.
  • Frutos secos, crudos o tostados (sin sal): nueces, avellanas, almendras,
  • Bocatas no muy grandes de pan con queso fresco o tierno, jamón serrano, york o de pavo, tomate, humus, zanahoria, aguacate u otros vegetales.
  • Palitos de pan, tortitas de maíz o de arroz, barritas de cereales (mejor integrales).

 

 

Si optamos por el bocata, los nutricionistas recomiendan el pan de barra, a ser posible integral. El de molde es más socorrido cuando el niño es pequeño o tiene problemas de dentición, pero tiene más grasa. Dentro, mejor jamón cocido o de pavo, con poca grasa, aunque también se puede incluir jamón curado, salchichón, lomo o queso, con más proteínas para los chicos con mayor actividad física. Y para hacerlo más jugoso, nada de mantequilla: mejor restregar tomate natural.

Además de ingredientes saludables, es importante ir variando cada día y, a ser posible, mezclar colores y formas diversas que los hagan más atractivos para los niños. Supone un pequeño esfuerzo extra, pero hará que les sea más fácil adquirir buenos hábitos alimenticios…¡y te aseguras de que se terminen el almuerzo!

Maridajes gastronómicos en ocho fotografías

El fotógrafo estadounidense Kyle Dreier nos demuestra que ciertos alimentos siempre van juntos. El concepto maridaje, lejos de ser un término propio de restaurantes caros, es un técnica donde se busca el complemento perfecto y la unión entre dos alimentos, que realcen el sabor de cada uno.

Kyle Dreier llevó esta técnica al mundo de la fotografía, con un empuje visual muy interesante. Pairings es un proyecto que ilustra éstos maridajes, tanto en comidas elaboradas como en alimentos simples. Dreier es un fotógrafo estadounidense de Nashville, Tennesse, especializado en la fotografía de productos alimenticios. Sin embargo, este tipo de trabajo va y viene, y Pairings surgió como una forma de publicitar su trabajo ante potenciales clientes.

A continuación se muestran las ocho instantáneas que forman Pairings.

11:52
25-09-2014

Sensible o... sólo partes cebolla

Seguro que todos habéis experimentado la incómoda sensación del lagrimeo cuando os habéis puesto manos a la obra en la cocina y habéis tenido que picar o cortar cebolla bien por mutuo propio o por designación. Esta imagen ha sido escena de multitud de películas en la que los protagonistas se escudaban en la cebolla para disimular un llanto. ¿Pero os habéis preguntado alguna el porqué de esta reacción?

El cuerpo humano genera lágrimas, compuestas fundamentalmente de agua y sal, a través de unas glándulas colocadas en cada uno de nuestros ojos. Además de estos dos ingredientes principales, las lágrimas también contienen lisocima, un producto antibiótico, mucus y anticuerpos para proteger el ojo de las invasiones externas, manteniéndolo húmedo y lubricado.
Cuando un cuerpo extraño llega a nuestro ojo lo intentamos eliminar de una manera sencilla: a base de lágrimas.

Cuando la cebolla está entera no hay ningún problema, pero al cortarla el cuchillo rompe multitud de células, los fluidos de su interior se derraman y entran en contacto con el aire. Estos fluidos celulares están cargados de sustancias químicas entre las que se encuentra un enzima llamado alinasa que al entrar en contacto con una molécula inodora que contiene la cebolla ,el trans-(+)-S-(1-propenil)-L-cisteina sulfóxido, produce piruvato, amoniaco y una sustancia volátil rica en azufre que impregna el ambiente denominada syn-propanotial-S-óxido. Esta última molécula es la responsable de la irritación ocular y del lagrimeo ya que es capaz de combinarse con agua que mantienen nuestros ojos permanentemente húmedos y al hacerlo se descompone dando popanal, ácido sulfhídrico y acido sulfúrico. Posiblemente este último al ser un acido fuerte puede dañar la membrana que recubre la córnea y producir lágrimas como mecanismo de defensa de nuestro ojo para tratar de diluirlo.

Así pues, son en última instancia los compuestos de azufre los que nos hacen llorar desconsoladamente cada vez que partimos una cebolla pero hay muchos trucos caseros para evitar el llanto y la irritación. Por ejemplo es útil partir la cebolla bajo condiciones de humedad para que las reacciones se produzcan con el agua que la cubre y no llegue a nuestros ojos; también se aconseja respirar por la boca para evitar que los vapores lleguen a los ojos o meter en el congelador la cebolla diez minutos antes de cortarla para que las reacciones enzimáticas sean mas lentas.

Es cierto que también existen en el mercado variedades de cebolla que tienen menos problemas con las lágrimas, bien porque se cultivan en terrenos pobres en azufre o porque se corresponden con alguna variedad modificada genéticamente para no producir llanto.

 

Archivo

Blog rolls