saladoBlog

11:58
29-11-2017

Yogur salado... tendencia en EEUU. ¿Y en Europa?

El yogur salado ha llegado a EEUU, pero ¿en Europa?

Algunas, más aventureras se han decantado por la producción de sus “yogures salados” con remolacha y zanahoria, picante, mango.

Algunos observadores de tendencias creen que el concepto podría funcionar para el consumidor europeo.

Estas marcas son innovadoras en EEUU:

CHOBANI "FLIP" ™
BLUEBERRY B-FAST ™

Yogurt sin grasa, de arándanos con piezas de hojaldre, crujiente de canela, nueces con especias y pedacitos de azúcar crujiente.

KEY LIME CRUMBLE ™
Yogur bajo en grasa Key Lime con galletas Graham y chocolate blanco

CARROT CAKE CREATION ™
Yogurt bajo en grasa, de zanahoria dulce con cáscara de naranja, canela, nueces y trozos de helado cremoso

MANGO Y ESPINACAS Y PLÁTANO Y CALABAZA, para el público infantil
Bolsitas de yogur con leche de espinaca y plátano con leche entera

Tiene una gama de yogures salados de zanahoria, patata dulce, remolacha, con ingredientes como:

Leche entera orgánica pasteurizada, tomates, cebolla roja, miel, jarabe de arce, sal marina, puré de jengibre, limoncillo, azúcar de arce, extracto de vainilla, pimienta blanca.

Esta marca australiana se atreve con las combinaciones de picante, chile habanero y frambuesa!!!!

 

Llegarán a España estos sabores tan rompedores!! ¿Te atreves?

¿Es muy salado este jamón?

Fuente: Pixabay / Markus Hendrich

¿Te has preguntado alguna vez cuál es el contenido real de sal que tiene el jamón serrano? Ahora ya es posible saberlo, de forma rápida y precisa, gracias a una nueva técnica desarrollada por investigadores de la Universidad de Valladolid (UVa) y el centro tecnológico CARTIF.

El uso de tecnología de espectroscopia de infrarrojo cercano (NIRS, por sus siglas en inglés) permite determinar el contenido en sodio del jamón curado, con lo cual es posible estimar la cantidad de sal que contiene. Se trata, además, de una técnica no invasiva, muy rápida y precisa.

Esta investigación forma parte de una tesis doctoral de la investigadora Mª Isabel Campos Labadie, y se ha desarrollado en el marco de un proyecto de la convocatoria INNPACTO del Ministerio de Economía y Competitividad, en colaboración con la empresa Campofrío.

Según el comunicado de prensa emitido por la Uva, los consumidores cada vez se preocupan más por su salud y se fijan en la información del etiquetado, entre ella el contenido en sal. Este es un parámetro importante para controlar, por ejemplo, la hipertensión. Teniendo en cuenta esta demanda, los investigadores consideraron interesante para la industria del jamón curado caracterizar el contenido de sodio en cada uno de sus productos.

Equipo investigador. Fuente: Universidad de Valladolid

Pero era necesario hacerlo sin entorpecer el proceso industrial, mediante tecnologías que permitan realizar esta medida de forma rápida y precisa en la misma línea de producción. Por eso eligieron la tecnología NIRS, que ya se emplea de forma habitual en la industria agroalimentaria.

“Se trata de una técnica no destructiva y muy rápida – señala Campos -; en tan solo unos segundos, en función de la precisión que se quiera alcanzar, realiza la medición. Cumple, además, otro requisito, ya que es una técnica no invasiva. Con el empleo de una sonda de emisión se evita el contacto físico con la muestra, lo que permite su implantación en la misma línea de proceso. En la tesis doctoral hemos desarrollado la tecnología para su uso específico en jamón curado, lo que implica el desarrollo de una calibración en función del parámetro que se desea determinar”.

El proyecto ha tenido como objetivo la determinación y seguimiento del contenido en sodio en jamón curado, pero también su reducción, de modo que los investigadores han trabajado además en la sustitución parcial del sodio por otras sales manteniendo las condiciones organolépticas y de textura de la pieza cárnica.

Fuente: Universidad de Valladolid www.uva.es/export/sites/uva/

El trabajo se ha llevado a cabo en dos partes. En primer lugar, se han desarrollado varias aplicaciones de medida en línea sobre el producto final, para la determinación de sodio en jamón curado loncheado y en piezas enteras, lo que permite su clasificación en función de este parámetro.

“Hemos realizado las mediciones tanto en jamón curado loncheado como en piezas enteras – indica la investigadora -. En este último caso, el trabajo es más laborioso ya que la técnica NIRS solo penetra unos milímetros en la materia y el jamón tiene un diferente contenido en sodio en sus diferentes partes, de forma que el valor medido no es el valor medio. Así, buscamos la zona de la pieza que podría ofrecer una mayor información, en concreto la parte más salada, para extrapolar las medidas a las zonas con menor contenido en sodio. Este dato es importante para clasificar el jamón en función del contenido en sodio y poder atender mejor la demanda de clientes y consumidores”.

Fuente: Pixabay / Markus Hendrich

En segundo lugar, se ha aplicado la tecnología NIRS al control y seguimiento de los parámetros implicados en el proceso de curación del jamón con contenido reducido en sodio. “Llevamos a cabo un estudio para conocer hasta qué punto podríamos realizar el seguimiento del proceso de curación del jamón en todas sus etapas, de tal forma que aplicando la técnica NIRS pudiéramos saber en la misma línea de proceso los diferentes parámetros como grasa, humedad, proteína, actividad de agua, sodio o potasio”, precisa Campos.

Según explica la investigadora, “por un lado, la optimización de los procesos mediante un sistema de medida en línea que permita obtener un control en la calidad y seguridad de los productos finales (incluidos los productos fraccionados, como son los deshuesados y loncheados) y, por otro lado, el reducir y conseguir el punto óptimo de sal en el jamón curado (un producto cuyo sabor típico y estabilidad depende de que haya la correcta cantidad de sal) han supuesto un avance e innovación científico-técnica que es clave en este sector de los alimentos tradicionales”.

 

Archivo

Blog rolls