ACEITE DE OLIVA, BASE DE LA DIETA MEDITERRÁNEA

Muchas personas llaman al aceite de oliva el oro líquido en vista de sus innumerables propiedades para la salud, de hecho el aceite de oliva virgen y el puro de oliva, son los más ricos en vitamina E poderoso antioxidante natural, y por la manera que añade valor a los productos con los que se combina.

¿Estas propiedades saludables se mantienen cuando hablamos del aceite de oliva para freír?

Lo cierto es que podemos decir que sí por varias razones. En comparación con los aceites de semillas, el de oliva, es mucho más aromático y sabroso, de elaboración más simple, más estable y más apropiado para la fritura, ya que aguanta mejor las altas temperaturas sin descomponerse e impregna menos de grasa el alimento..

¿Cuáles son algunos consejos que hay que tener en cuenta?

  • No se recomienda mezclar nunca aceite nuevo y con uno ya utilizado, ni tampoco el de oliva con los de semillas. La razón es sencilla tienen diferentes puntos de humo, el de oliva aguanta más temperatura que los otros y si los mezclamos, uno quema al otro y se producen sustancias irritantes y potencialmente tóxicas.
  • Para que el aceite no se degrade hay que evitar el sobrecalentamiento. Lo preferible es no sobrepasar durante la fritura la temperatura de 170º. Si se utiliza una freidora eléctrica, hay que regular el termostato para que el aceite no humee ni se oscurezca. Si la temperatura es demasiado elevada se generan perjudiciales por lo que deberemos desechar siempre el aceite sobrecalentado.
  • Los alimentos deben estar en lo posible secos, el agua favorece la descomposición del aceite.
  • Se debe filtrar el aceite tras cada fritura para eliminar restos de alimento que quedan flotando y que favorecen su oxidación y descomposición.
  • Un aceite no debería utilizarse más dos o tres veces para freír, en especial si ha humeado o está oscurecido.
  • Si queremos que los alimentos empanados o rebozados queden más crujientes y se empapen menos aceite, se ha de añadir por cada huevo batido una cucharada de agua. Si además ponemos papel absorbente de cocina para que empape el exceso de aceite tras la fritura.