Alimentos que te ayudarán a conciliar el sueño y olvidar el insomnio.

El sueño se caracteriza por la ausencia de conducta.

No se sabe con certeza por qué necesitamos dormir, pero se ha observado que mientras dormimos el metabolismo global desciende un 10-30%, disminuye el ritmo cardíaco, la tensión arterial, el tono muscular y la velocidad en la respiración, hay aumento en la vasodilatación de los vasos sanguíneos de la piel y, a veces, un aumento de la actividad digestiva.

Un sueño reconfortante puede alterarse por diversos factores: el estrés del trabajo o un cambio de horarios en tu rutina habitual, y sobre todo una mala alimentación.

Fuente: https://es.pinterest.com

Varios nutricionistas y expertos coinciden en que no se puede hablar de una única causa la que explique que una mala alimentación provoque una alteración del sueño.

Son varios factores como el estilo de vida, los hábitos alimentarios, el tipo de comida o el horario.

El insomnio puede provocar problemas de salud. Dormir mal puntualmente no causa problemas pero si el insomnio es continuado provoca cansancio, distracción, irritabilidad y cambios de humor, malestar físico, dolores de ojos y cabeza, baja nuestro rendimiento laboral y capacidad de concentración.

El déficit de sueño no solo nos cambia el humor, sino que además engorda: está comprobado científicamente.

La explicación es que el sueño desempeña un papel relevante en el metabolismo energético, de forma que al no dormir tendemos a comer más, como un mecanismo fisiológico de adaptación para mantener la vigilia.

Una investigación publicada recientemente en American Journal of Clinical Nutrition ha encontrado también que dormir más se asocia a un menor índice de masa corporal (IMC) y una mejor alimentación.

Nuestro sueño reparador diario se puede mejorar modificando nuestros hábitos y conociendo que tipo de alimentos favorecen o perjudican el ritmo de nuestro sueño.

Alimentos que facilitan el sueño. Cereales, pasta, legumbres, verduras y hortalizas

La liberación de serotonina por ciertas neuronas cerebrales se ha asociado con el control del sueño, el estado anímico y el apetito.

Arroz, Alubias, Judías verdes, Espaguetis, Lentejas, Guisantes, Plátanos, Garbanzos, Tomate, Ciruelas, Pan, Soja, Patata, Nueces, Avellanas, Miel, Leche, Maíz dulce, Cebolla, Higos, Lechuga Melón, Avena, Berenjena, Dátiles, Apio y Aguacates

Una dieta rica en estos alimentos, con un contenido elevado en hidratos de carbono, vitamina B6 y magnesio para facilitar la síntesis de serotonina; acompañada de una disciplina en los horarios de las comidas, esperar 1,5-2 h a acostarse tras la ingesta; ejercicio regular y vida tranquila, puede mejorar la inducción, cantidad y calidad del sueño.

Fuente: https://es.pinterest.com

Una ayuda extra: Plantas para dormir bien

Una buena forma para combatir el insomnio son las infusiones con hierbas o plantas medicinales con efectos sedantes y ansiolíticos.

Existen numerosas infusiones para dormir que te pueden ser de gran ayuda para combatir el insomnio.

Valeriana. Las propiedades sedantes y relajantes de la valeriana ayudan a conciliar el sueño, ideal para combatir tanto el nerviosismo, la ansiedad o la angustia. Es un tranquilizante natural indicado para el insomnio.

Manzanilla: Además de mejorar los malestares estomacales y la inflamación muscular leve, la infusión de manzanilla mejora el sueño y la relajación.

Naranjo. La flor de naranjo es uno de los recursos más utilizados para combatir el insomnio producido por el estrés. Tanto en infusión como en aromaterapia, es un remedio muy eficaz como inductor del sueño, además de sus propiedades ansiolíticas.

Lavanda. Aunque también se puede tomar en infusión, los efectos relajantes de la lavanda se aprecian mejor en la aromaterapia. Unas gotas de aceite esencial de lavanda en la habitación antes de acostarnos nos ayudarán a conciliar el sueño.

Tila. Es una planta relajante que ayuda a combatir el insomnio. Además de ayudarnos a conciliar el sueño, la tila calma los nervios y relaja los músculos.