Comida típica holandesa por la calle

Con este trabajo que tengo, y lo maravilloso que me resulta comer (el trabajo no me sirve de excusa), cada vez que voy a un lugar nuevo, intento probar la comida típica de allí, así que cuando llegue a Holanda pregunté que podía comer allí.

'Los frititos' me dijeron lo primero, y resulta que 'los frititos' inundan las calles de todas las ciudades de Holanda, y son justo eso: ¡fritos! Desde pescado frito, bollos fritos, una especie de croquetas de carne fritas, muy densas y con sabor muy intenso.

Vayas donde vayas, calles y mercadillos, te encuentras puestos ambulantes que te dan alguno de estos tipos de fritos, puestos al más típico estilo "churrería española".

El pescado frito es uno de los más comunes, tienen el pescado como en la pescadería, crudo sobre cajas de hielo, tu eliges la pieza, y a la freidora, también puedes elegirlo empanado o con unas patatas de acompañamiento, o sino en bocadillo, bien cubierto de cebolla y pepinillo. La gente lo comer por la calle como si fuesen pipas, puedes comprarlo también como trocitos pequeños para que te sea más fácil comerlo.

Pero las 'croquetas' se llevan la palma. Son como unas croquetas enormes que con una te quedas satisfecho, las hay de diferentes tipos, pero todas ellas rebozadas en harina de maíz y fritas. Tienen la Frikadel, la mitad es carne de vaca y la otra mitad carne de cerdo, con verduras y patata. Unos cuadraditos con carne similar a las anteriores, pero además llevan cebolla y huevo. Los Kipcom son tiras de pollo pero de un tamaño bestial. Y también están los Bambi, hechos pon pollo, cebolla, col blanca, pimiento, ajo y una salsa muy picante.

He de reconocer que estas no las probé, no me atraían lo más mínimo, pero he decir que en la próxima visita lo haré. Para ellos están tan ricas, que incluso tienen maquinas expendedoras de éstas 'croquetas'; echas tu dinero, te la calientan, abres la ventanilla, y ¡a comer! (ideal para cuando los jóvenes vuelven de fiesta con mucha hambre).

Los perritos calientes son otro must en cuanto a comida holandesa en la calle. Son salchichas muy grandes acompañadas con el típico pan, cubiertas de muchísima cebolla, pepinillo y salsas. Son también muy grandes en cuanto a tamaño.

¿Qué te apetece algo dulce? Pues un bollo relleno de crema, o chocolate, o cubierto de azúcar, con canela... eso si, frito.

Como veis, los holandeses comen a lo grande y en cualquier sitio, cosa de la que en España, no tenemos mucha tradición. Aunque todo esto es típico de allí, por lo que también puedes tomarlo bajo techo, en restaurantes de comida rápida de este típico.