Cómo comer bien... pero con un presupuesto reducido

Hay quien hace la compra a diario, hay quien la realiza cada semana o incluso hay quien opta por una gran compra mensual, pero prevalece el objetivo generalizado de ahorrar en la cesta de la compra.

Existe una idea errónea bastante generalizada de que todos los alimentos sanos son caros. Se puede comer de manera saludable con un presupuesto limitado, aunque necesitemos un poco más de planificación.

El objetivo es encontrar buenos productos y a buen precio.

Fuente: mycookcocina.los-foros.com

La situación socio-económica conlleva al consumo de alimentos más económicos, pero no menos sanos.

Por lo general, se cree que comer de manera saludable resulta caro, pero los supermercados hoy en día ofrecen una amplia gama de productos y alternativas. Si nos fijamos en la dieta mediterránea, nos recomiendan consumir pequeñas cantidades de alimentos como carne, pescado, pollo o queso (más costosos).

Y nos animan a aumentar la ingesta de legumbres: judías, lentejas y otros productos como pan (integral), arroz, pasta y otros cereales (más económicos).

Con respecto a las frutas y verduras, los productos frescos de temporada y locales suelen tener precios más ajustados que aquellos importados o fuera de ella.

Otra opción son las verduras congeladas y enlatadas, que están disponibles durante todo el año y contribuyen de igual manera a alcanzar el consumo recomendado de estos productos.

Cocine y coma en casa; varios estudios han demostrado que, a la larga, es mucho más económico y sano consumir “cocina casera”, pero siempre cuidando las cantidades, tanto de lo que compra como de lo que cocina.

Los alimentos se estropean antes de que encontremos tiempo para comerlos o cocinamos demasiada cantidad y tiramos el resto. Debemos reducir el desperdicio de alimentos.

Un gran ahorro es reducir al mínimo el desperdicio de comida, deberemos controlar mejor las porciones, mantener los alimentos frescos durante más tiempo, y aprovechar las sobras elaborando nuevas recetas.

Recomendaciones

  • Diseñe un menú semanal sano de bajo coste
  • Dedique un rato a decidir su menú semanal, mire en libros de recetas donde obtendrá abundantes ideas para preparar comida sana.
  • Escriba una lista de la compra y aténgase a ella
  • Compre la fruta y la verdura local y de temporada, y cocine con estos productos en la medida de lo posible
  • Organice los alimentos en su nevera/despensa de manera que los consuma antes de su fecha de caducidad
  • Mida las porciones para reducir el desperdicio
  • Cocine el doble y congele la mitad para otro día, anotando la fecha en el envase 
  • Sea creativo y elabore nuevas recetas con las sobras
  • Comparta ofertas especiales/compras en grandes cantidades con un amigo o congele productos para usarlos posteriormente.

El resultado: ingredientes sanos, comidas saludables y sabrosas…..pero sin dispararnos el presupuesto.