Diccionario de etiquetas de Mundo Sabor II

El diccionario de etiquetas que está haciendo Mundo Sabor, es para dejar claro que es lo que nos venden y qué es lo que compramos.

En la anterior y primera entrega del Diccionario de etiquetas, vimos Productos Bio o dietético como qué es un producto bio, dietético, light, productos integrales, y sustitutivos. En el monográfico des esta semana se explican productos más sostenibles:

Recordamos que un producto bio que sean un lácteo o una bebida, es más bien marketing, una imagen de marca, de garantía de sano, pero no tiene nada especial.

Un producto biológico por el contrario, es el que procede de animales o cultivos que no han sido tratados con pesticidas o procesos artificiales, que se conservan sin aditivos ni sustancias químicas, y que por tanto, tienen la etiqueta de cultivo ecológico.

Por ello, un producto ecológico es aquel que procede de estos cultivos, los que se han obtenido respetando el entorno, sin empleo de sustancias químicas ni hormonas de síntesis.

Un producto biológico, es un producto ecológico, pero no tienen relación con los productos bio.

Los productos bioéticos son los que tienen como fin promover la salud, y son cultivados o producidos de forma ética y respetando ese objetivo. Por tanto, todos los productos biológicos son productos bioéticos, porque respetan el entorno…

La comida orgánica, son alimentos naturales, sin aditivos ni conservantes.

Los alimentos transgénicos: Son los alimentos modificados genéticamente. No esta demostrado que sean malos, son fáciles de entender y existen desde siempre, existen transgénicos naturales o hechos pro el hombre.

Un transgénico natural es una nectarina, la cual de por sí no existe, es el resultados de la unión de los genes de un melocotón y una ciruela. Cualquier agricultor de 70 años por ejemplo ha hecho transgénicos sin saberlo.

La prensa nos ha hecho (mal) conocer los transgénicos hechos por el hombre, pero el ritmo actual que llevamos los humanos nos ha llevado inevitablemente a ellos. Los tomates que compramos, por ejemplo, son todos transgénicos, por eso tienen menos sabor que los del huerto del abuelo de toda la vida. Lo que se ha hace es sacar del genoma del tomate los genes de sabor para introducir otros que le permitan conservarse más tiempo en buenas condiciones. Podemos encontrar tomates “naturales” de huertos ecológicos, y pagar un precio muy superior por ellos.

Con todo esto, hemos terminado el diccionario de etiquetas de Mundo Sabor, pero si tú todavía tienes dudas de alguno de estos, o de otros que se nos hayan escapado, no lo dudes ¡Pregunta a Mundo Sabor!