Dieta de la longevidad - Dieta Azul "The blue zone"

¿Qué dietas deberemos de seguir para vivir más años pero con mayor calidad de vida? ¿Cómo influye nuestra alimentación en la esperanza de vida?

Estamos muy preocupados por llegar a mayores pero con una calidad de vida buena; nos interesa conocer la relación entre la alimentación y la esperanza de vida.

Para responder a estas preguntas recurrimos a un estudio llevado a cabo por National Geographic (liderado por Beuttner) consistente en encontrar las personas más longevas del mundo y estudiar sus hábitos, alimentación y costumbres, analizando cómo comen y viven estos centenarios del mundo.

Fuente: https://www.bluezones.com/

¿Cuáles son estas zonas y qué tienen en común esos lugares en los que la gente puede vivir más de 100 años?

Se encontraron cinco lugares o zonas azules que cumplieron con los criterios establecidos:

Barbagia, Cerdeña - Tierras altas montañosas de la Cerdeña interior donde existe la mayor concentración del mundo de los centenarios de sexo masculino.

Ikaria, Grecia - Isla del mar Egeo, con una de las tasas más bajas del mundo en mortalidad en mediana edad y las menores tasas de demencia.

Península de Nicoya, Costa Rica – Con las tasas más bajas de mortalidad por edad madura del mundo, la segunda mayor concentración de centenarios masculinos.

Adventistas del Séptimo Día – La concentración más alta es alrededor de Loma Linda, California. Ellos viven 10 años más que sus vecinos norteamericanos.

Okinawa, Japón - Las mujeres mayores de 70 son la población con la vida más larga del mundo.

Fuente: https://www.bluezones.com/

Su nombre “The Blue Zones” no responde a una explicación científica, simplemente es un término que se comenzó a utilizar cuando los investigadores estudiaban el área de estos pueblos y los rodeaban en color azul sobre sus mapas. Ciudades de diferentes países pero con un rasgo común: sus habitantes gozan de buena calidad de vida y altos índices de longevidad basados en una dieta saludable.

Una vez analizados los lugares con mayores expectativas de vida se reunió a un equipo de especialistas: médicos, investigadores, antropólogos, demógrafos y epidemiólogos para buscar denominadores comunes basadas en la evidencia entre todos los lugares de estudio.

Se encontraron nueve:

  1. Moverse de forma natural: Las personas más longevas del mundo no son deportistas exasperados, viven en entornos que empujan constantemente al movimiento sin pensar en ello.
  2. Objetivos_Motivación: Los habitantes de Okinawa llaman "Ikigai" o "plan de vida"; que se traduce en "¿para qué me despierto cada mañana?” Esta motivación se traduce en que estas zonas tienen hasta siete años más de esperanza de vida.
  3. Rutinas anti estrés: El estrés conduce al deterioro, asociado con cada enfermedad importante relacionada con la edad. Los lugares de gente más longevos del mundo tienen rutinas para arrojar evitar el estrés. En Okinawa se toman unos minutos cada día para recordar a sus antepasados, los adventistas rezan, los Ikarians tomar una siesta.
  4. Regla 80%: En Okinawa practican la regla "Hara hachi bu” un mantra confuciano que les invita a dejar de comer cuando su estómago se siente lleno al 80 por ciento. Este 20% es el límite para no tener hambre y la sensación de saciedad, que podría ser la diferencia entre la pérdida de peso o la ganancia.
  5. Legumbres y verduras: Las legumbres y verduras son la piedra angular de la mayoría de las dietas de estos lugares centenarios. La carne (sobre todo cerdo) se come un promedio de tan solo cinco o seis veces al mes.
  6. Vino: La gente en todas las zonas azules (excepto los Adventistas) beber alcohol moderadamente y con regularidad. Los bebedores moderados viven más tiempo que los no bebedores. El truco es beber 1-2 vasos al día (preferiblemente vino), con la familia y /o en las comidas.
  7. Creencias: El estudio indicó que todos, menos cinco, de los 263 centenarios entrevistados pertenecían a alguna comunidad basada en la fe. La investigación muestra que las creencias basadas en la fe, y en participar en actos de fe al menos cuatro veces al mes añadirá entre 5 a 14 años más de esperanza de vida.
  8. Familiares: Los centenarios habitantes de las zonas azules priorizan a sus familias. Mantienen a los padres y abuelos mayores en las inmediaciones o en el hogar; este factor, indica el estudio, reduce las tasas de enfermedad y mortalidad de niños en el hogar también
  9. Entorno: La gente más longeva del mundo eligió o nació en círculos sociales que apoyaban comportamientos saludables. La investigación muestra que el tabaquismo, la obesidad, la felicidad, e incluso la soledad son contagiosas.
Fuente: https://www.bluezones.com/

Las conclusiones del estudio indican que el pescado y los lácteos tienen su lugar, pero con moderación. La clave radica en lograr que los productos que se incorporen sean la base de la dieta y se puedan cultivar en la propia tierra: legumbres, verduras, frutos secos, frutas tropicales, arroz, vino tinto de forma sana y moderada. Además, comen solo hasta estar saciados y encontrarse bien, no se llenan, combinado con actividad física moderada y constante.

Después de acceder a los secretos de esas regiones, Beuttner cambió su estilo de vida, creó un sitio web y está liderando una iniciativa denominada "Proyecto Zona Azul", una iniciativa para que los ciudadanos, organizaciones y líderes de la comunidad, trabajen juntos en políticas y programas para ayudar a las personas a alcanzar el bienestar y salud óptima.

https://www.bluezones.com/

Para llegar a los 100 años de edad tenemos que tener predisposición genética; se sabe que un factor influyente es el hereditario, que en general determina alrededor del 30% de la duración de nuestra vida, pero la mayoría de nosotros tenemos la capacidad para hacerlo bien.

La esperanza de vida promedio de una persona podría aumentar en un 10-12 años mediante la adopción del estilo de vida de las zonas azules.