Hoy para comer... Flores!! Parte II

Tal y como empezamos a desarrollar en el anterior post sobre flores comestibles (ver aquí), cada día son más los chefs (tanto los profesionales como los amateurs) que se atreven a incorporar flores en sus platos. Es un modo sencillo de aportar sofisticación y colorido a nuestros platos… ¡además de un sabor especial!

Muchas de las hierbas con las que condimentamos nuestros platos desarrollan flores que se pueden comer al igual que sus hojas y tallos: el orégano, el romero, la salvia, el cilantro, el eneldo o la menta, ente otros.

Un ejemplo, es la flor de albahaca. Presenta un color blanco o morado; su sabor es similar al de las hojas de la planta, pero más suave. Es un complemento ideal para nuestras ensaladas.

Quizás las más llamativas para utilizar, son las que estamos acostumbrados a ver en los jardines o decorando nuestra casa. Determinadas flores decorativas también son comestibles. Queremos destacar varias:

  • Violeta: se emplea tanto en fresco como en seco. Su sabor es algo dulce, perfumado y floral. Se emplean para hacer caramelos, repostería, mermeladas… e incluso helado, por su intensidad en boca.
  • Pensamiento: De color variable. Su suave sabor varía entre dulce y agridulce. Es perfecta para emplear en ensaladas y acompañar tablas de quesos.
  • Gladiolo: Es una de las flores perfectas para rellenar, también se emplea para ensaladas o para guarnición en los platos. Presenta un sabor dulce, similar a la lechuga.

Ahora que ya vamos conociendo más variedades de flores a emplear… la pregunta que nos surge es: ¿Dónde podemos comprar flores comestibles para incorporar a nuestros platos?

Los mercados de agricultores locales son una buena fuente de flores comestibles, pero, por lo general, cualquier tienda de plantas es un buen punto de partida. Tal y como comentamos en el primer post, es muy importante preguntar sobre pesticidas y productos químicos.

Las tiendas de alimentos gourmet también suelen tener una gran variedad de flores comestibles. También se pueden conseguir en tiendas de alimentos naturales o, más sencillo todavía, a través de internet.

Fuente: www.eladerezo.com

Por último, queremos hablar de la flor de calabacín, probablemente las más conocida y empleada hoy en día para diferentes elaboraciones. Pueden rellenarse, freírse, hacer en tempura o en fresco para decorar nuestros platos. Lo único que tenemos que tener en cuenta es quitar los estambres antes de usarla.

 

 

 

¡Anímate a que las flores sean un ingrediente más en tu plato!