Las bebidas de verano ¿Cuál engorda más?

Ahora que estamos en plena época estival, lo que más apetece es tomarse una bebida refrescante. Sin embargo, muchas veces no nos damos cuenta que tienen un elevado contenido en calorías, aunque también es cierto que muchas contienen nutrientes importantes.

En fechas recientes, la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU), realizó un estudio donde se analizaban las bebidas más consumidas en España durante el verano, con su composición y su contenido calórico.

Horchata:

Contiene unas 230 kcal por cada 33 cl (aproximadamente un vaso y medio). Se obtiene a partir de las chudas trituradas y maceradas, y posteriormente se mezcla con agua y azúcar. Es una bebida típica de la Comunidad Valenciana, rica en almidón y ácido linoléico, con una riqueza en grasa del 2,4 % y un 12 % de azúcar.

Mojito:

Cóctel de origen cubano pero muy consumido en otros países. Se elabora con ron de caña de azúcar, zumo de lima o limón, unas hojas de hierbabuena, soda, azúcar y hielo picado. Aporta unas 200 kcal por copa, debido al alcohol y al contenido en azúcar.

Granizados:

Elaborados a base de helados de hielo con sabores y azúcar, aproximadamente un 12 %. Son muy llamativos, pero no dejan de ser agua azucarada, conteniendo hasta 150 kcal por cada 250 ml. Existen numerosas presentaciones y sabores, pero su contenido en fruta o zumo de frutas es muy reducido.

Refrescos:

Aportan una media de 150 kcal por cada 330 ml, y si bien es cierto que pueden contener un cierto porcentaje de zumo de frutas, en la mayor parte de los casos es mínimo, por lo que son calorías vacías. Además, los refrescos de cola, que son los más consumidos, tienen un elevado contenido en cafeína.

Tinto de verano:

Una de las bebidas más populares en nuestro país en cuanto llega el calor. Es la mezcla de vino tinto con gaseosa, dando lugar a una combinación dulce y refrescante, pero con una media de 4-5 º de alcohol. Su aporte calórico es de unas 120 kcal por cada 330 ml.

Cerveza con limón:

Mezcla de cerveza y refresco de limón, de forma que tiene un menor contenido en alcohol al mismo tiempo que reducimos el amargor propio de la cerveza. Sin embargo, el aporte de energía es mayor, debido al azúcar debido al refresco. Aporta unas 120 kcal por 330 ml.

Zumos:

Tanto recién exprimidos como a base de concentrados o néctares de frutas. Siempre será mejor un zumo recién hecho, ya que mantienen intactas sus vitaminas y minerales presentes en la fruta, y aportan una media de 110 kcal por cada medio litro de bebida.

Cerveza:

Bebida obtenida mediante la fermentación de la malta de diversos cereales, y aromatizada con lúpulo. Su contenido en alcohol es de unos 5 % en el caso de las cervezas normales, 0,4-1 % en el caso de las "sin". Únicamente las comercializadas como "0,0" no tienen nada de alcohol. El contenido en calorías es variable según la graduación alcoholica, pero de media tienen unas 90 kcal por cada 250 ml.

Cerveza con gaseosa:

Mezcla de cerveza con gaseosa, pero con un aporte calórico inferior a la variante con limón, ya que apenas contiene 90 kcal por cada 250 ml.

Agua:

Pese a la publicidad del resto de bebidas, el agua siempre será la bebida más refrescante que podemos tomar, con un aporte calórico nulo. En nuestro país, casi toda el agua embotellada que se consumo procede de manantiales de aguas