Trash-Cooking: ¿Una nueva forma de cocinar?

Aprovechar los alimentos es cosa de todos. Si hablamos de cifras, los residuos orgánicos representan alrededor del 40% de la basura que generamos. Cada hogar medio de un país europeo tira un 25% de la comida que se ha comprado a la basura y, con frecuencia, los productos ni tan siquiera han sido abiertos. La prevención de residuos debe ser un objetivo fundamental en cualquier proceso productivo o de consumo.

El trash-cooking es traducido literalmente como "cocinar con basura". ¿Pero en qué consiste realmente? Seguro que muchos de vosotros habéis visto a vuestras abuelas o a vuestras madres utilizar las típicas sobras del día anterior para realizar un nuevo plato. Pues este aprovechamiento del cien por cien de los alimentos que se llevaba a cabo en los hogares españoles hace décadas, es una nueva tendencia en el mundo gastronómico practicada ya por grandes chefs del panorama internacional y seguida por innumerables restaurantes.

Quizás el periodo de crisis económica que nos afecta ha hecho que la cocina de aprovechamiento vuelva a resurgir con un nombre más modernos y acorde a la época, pero al fin y al cabo, con las mismas bases que hace años hacían de los restos de un pollo asado unas exquisitas croquetas de pollo o una sabrosa "ropa vieja" .
Por tanto, lo que antes iba a la basura por inservible, ahora es un ingrediente más en la cocina. Se aprovecha el producto integro lo que no solo se traduce en un ahorro sino en una innovación gastronómica. Así, restos y recortes de carnes asadas, la médula del atún, vísceras extraídas del interior de las sardinas, corazones de pescado, hígados y hasta el plancton y el semen de la caballa se incorporan a los platos generando nuevas texturas y nuevos sabores.

Esta tendencia no es solo aplicable en restaurantes, sino que puede hacerse factible en nuestros hogares. Para ello existe un libro en la red editado por Cogersa que podrás descargarte gratuitamente, "Resaborea, 40 recetas sin desperdicio" en el que se nos muestran trucos e ideas para preparar platos sabrosos a partir de restos de otros menús y evitar el despilfarro de alimentos. En este libro podrás saber qué hacer si te sobran verduras, carnes, legumbres, pescados o incluso leche y recibirás una serie de consejos para ser capaz de comprar racionalmente y de conservar adecuadamente los alimentos.

Ahora conoces lo que es el trash-cooking. Inventa un plato reciclando las sobras de ayer ¿Te atreves llevarlo a la práctica en tu cocina?