Wonderbar, como cocinar sin (casi) gastar energía.

Tras unas décadas en las que la comida rápida era la reina, en los últimos años cada vez más gente es partidaria de lo contrario, la slow food. Es decir, cocinar sin prisas, como se hacía en nuestros hogares antaño, dedicando el tiempo necesario a cada preparación. Si a esto unimos la necesidad de hacer que nuestras labores cotidianas sean las más sostenibles en cuanto al impacto energético y medioambiental, surge la idea que dio fruto al desarrollo de la WONDERBAG.

¿En qué consiste la Wonderbag?

Basado en una técnica de cocina tradicional del continente africano, este invento permite cocinar a fuego lento reduciendo al mínimo el consumo energético, ya que apenas en necesario tener encendido el fuego unos minutos.

La cocción a fuego lenta tiene claras ventajas frente a la cocción tradicional usando la olla a presión. La más importante es que el alimento cocido lentamente conserva casi intactos su sabor y aroma, mientras que la textura resulta menos alterada y más agradable. Sin embargo, también presenta sus inconvenientes, ya que tienes que estar pendiente de la cazuela durante todo el proceso, remover de vez en cuando, etc.

Sin embargo, con este artilugio eliminamos casi todos los inconvenientes y nos quedamos con las ventajas. Su funcionamiento es muy simple: en una cazuela u olla a presión tradicional, introducimos los diferentes ingredientes que forman parte de nuestra receta, y le damos calor hasta que empiecen a cocer. En ese momento, apagamos el fuego e introducimos el recipiente tapado en la Wonderbag y la cerramos. Los alimentos se cocinarán lentamente y de manera gradual, ya que la bolsa conserva en su interior el calor que tiene el propio envase, sin necesidad de gastar energía o tener que vigilar nada.

Por lo tanto, tenemos una artilugio que ayuda a reducir de manera importante el consumo de energía y por tanto las emisiones, al mismo tiempo que hace que necesitemos invertir menos tiempo en la cocina, pudiendo dedicarnos a otras tareas.

Con la Wonderbag se pueden cocinar numerosas recetas a fuego lento, desde guisos de carne o pescado a potajes o sopas. Además, tiene aplicación tanto en el hogar como en el campo, ya que es totalmente portátil y solo habría que complementarla con un pequeño infiernillo.