Los envases a control

Los alimentos se envasan para que permanezcan más tiempo intactos y aptos para el consumo: los envases protegen y conservan la calidad de los alimentos.

El envase preserva la forma y la textura del alimento, evita que pierda sabor o aroma, prolonga el tiempo de almacenado y regula el contenido de agua o humedad del alimento.En algunos casos, el material seleccionado para el envase puede afectar a la calidad nutricional del producto, por ejemplo, por la exposición del producto a la luz solar. Se debe seleccionar el envase más idóneo en función de la naturaleza de cada alimento.

En nuestro supermercado habitual podemos encontrar los alimentos envasados, ya no sólo a granel o congelados, sino también alimentos frescos como frutas, verduras, pescado, carne o embutidos.

El consumidor ha cambiado sus hábitos: dedicamos poco tiempo a la tarea de hacer la compra, buscamos comodidad, más duración de los alimentos que compramos, lo que favorece que los alimentos envasados sean cada vez más habituales.

Los tipos de envases que nos podemos encontrar son: cartón, vidrio metal, plástico......a todos ellos se le une la nueva tendencia, cada vez más generalizada, de usar materiales con efectos antioxidantes o antimicrobianos, los denominados materiales activos, en los que se incorporan elementos que pueden actuar de forma positiva con el alimento envasado, y han generado una tendencia: los envases activos.

Pero estas nuevas tecnologías ¿son seguras para el consumidor?

Los envases a control

Los principales controles realizados a los envases activos deben centrarse en evitar que se produzcan procesos de transferencia de las sustancias del envase hasta el producto o que el envase altere las propiedades organolépticas del producto.

Las investigaciones realizadas en este sector van encaminadas a obtener envases activos basados en extractos y sustancias naturales, que garanticen la seguridad de los alimentos que consumimos, por ejemplo, sustancias extraídas de maderas nobles, extractos del hortalizas, como el rábano, de plantas y especias.

Comisiones de expertos de la Unión Europea desarrollan las líneas directrices sobre el empleo de estas sustancias obtenidas de los distintos procesos de extracción, aptas para estar en contacto con alimentos, redactando normativas en las que se exponen las recomendaciones sobre el uso correcto, así como las características de pureza de los mismos.

La tecnología de los envases es una ciencia en continuo dinamismo que pretende, ante todo, garantizar la seguridad y la calidad de los alimentos, con un único objetivo: la protección de los consumidores.