Aprobada nueva norma de calidad para los productos ibéricos.

Con el objetivo de mejorar la calidad de los productos clave de la gastronomía española, el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente continúa con su actividad. Si con el inicio del 2014 entraba en vigor la nueva norma que impone aceiteras no rellenables en hostelería, ahora se publica la nueva norma de calidad que afecta a los productos ibéricos (carne, jamón, paleta y caña).

Esta nueva norma, aprobada el pasado viernes 10 de enero, surge como respuesta a la confusa información que recibía el consumidor ya que intenta clarificar el etiquetado de este tipo de productos, al mismo tiempo que pretende luchar contra los fraudes reforzando los controles y los procesos de elaboración. De esta forma, se pretende garantizar la calidad y potenciar el sector de uno de los productos que son seña de identidad de la gastronomía española a nivel mundial.

El nuevo marco normativo afecta tanto al sector ganadero como al de transformación o distribución. En el primero de ellos, se impone la certificación de pureza de la raza, al mismo tiempo que se regulan las condiciones de crianza de los animales y la capacidad productiva de la dehesa, ya que se fija un número máximo de individuos por hectárea en función del recuento de árboles.

Sin embargo, donde el consumidor va a notar los cambios más importantes va a ser en el etiquetado de los diferentes productos. Con el fin de evitar las posibles confusiones, se han simplificado las categorías de venta, eliminando la de "recebo". Por lo tanto, los productos ibéricos quedan clasificados a partir de ahora en tres grupos: de bellota, de cebo de campo y de cebo. Además, pasa a ser obligatorio indicar en la etiqueta el porcentaje de raza ibérica, mientas que el uso de los términos "de bellota" y "pata negra" queda bastante limitado.

Con el fin de facilitar todavía más la distinción entre la calidad de los diferentes productos ibéricos se ha creado un sistema de identificación mediante bridas plásticas de diferentes colores:

  • Negro: son los productos ibéricos de mayor calidad. Corresponden a piezas provenientes de cerdos 100 % ibéricos, alimentados con bellota sin aporte de pienso.
  • Rojo: segunda calidad en los ibéricos. Son las piezas obtenidas de cerdos mezcla de Duroc con raza ibérica, alimentados solo con bellotas en la dehesa.
  • Verde: piezas obtenidas de cerdos de campo ibéricos, es decir, alimentado con pienso en explotaciones extensivas o intensivas al aire libre.
  • Blanco: piezas obtenidas de cerdos de cebo ibéricos, alimentados con pienso en régimen intensivo.

En todas las categorías, salvo en la etiquetada con la brida de color negro (obligatorio ibérico 100 %), se deberá indicar el porcentaje de raza ibérica que tiene el producto, siendo un mínimo del 50 %.