QUESOS DE CALIDAD EN ESPAÑA

SABIA ELECIÓN

Que España tiene buenos quesos es algo conocido, por la variedad y por su sabor. Estamos  considerados como el "país de los 100 quesos" con una gama de quesos tradicionales muy amplia, con una calidad contrastada y una presentación atractiva.

Un buen queso tradicional es el resultado de una esmerada elaboración, de la utilización de una leche de excelente calidad y de un control exhaustivo en el proceso de fabricación.

En España existen más de 100 variedades distintas de queso, recogidas en el "Catálogo de Quesos de España". Esta gran variedad se debe a la diversidad de paisajes y ecosistemas de los que disfruta nuestro país, y de la importante producción de leche de oveja, vaca y cabra. El Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación (MAPA) ha contribuido a la labor de investigación, definición e información de las diferentes variedades de queso, vinculadas a zonas geográficas del territorio español.

La autenticidad y calidad de los Quesos Españoles es única, por ello y con el fin de garantizar estos dos aspectos, fueron creados diversos distintivos que avalan el uso de métodos tradicionales en la elaboración de este producto.

El pertenecer a un sello de calidad revaloriza los quesos autóctonos españoles de mayor calidad organoléptica y estimula a los productores a obtener y comercializar los mejores quesos. Esto mejora su imagen y posición en el mercado, permite su promoción entre los consumidores, el conocimiento del producto y la valoración de sus características sensoriales.

La mayoría de nuestros quesos de alta calidad se engloban en los diferentes Sellos de Calidad: Denominación de Origen Protegida (D.O.P.), Indicación Geográfica Protegida (I.G.P.), Denominación Geográfica (D.G.), Sello de Maestro Artesano, etc. Según el MAPA, 24 quesos españoles disfrutan del más alto reconocimiento de calidad D.O.P o I.G.P..

Como consumidores, a la hora de elegir comprar un queso de calidad, sin duda debe ser un queso artesano, elaborado en condiciones de estricta higiene y de absoluto respeto por las tradiciones populares propias del queso y de la zona. Es indispensable para ello, que la leche utilizada para la elaboración del queso sea de excelente calidad, proveniente de animales sanos y perfectamente alimentados que sufran un proceso de ordeñado en condiciones de rigurosa higiene.

Además de estas condiciones, que pueden ser difíciles de conocer en la nevera del supermercado, los quesos deben estar debidamente refrigerados, tanto quesos envasados, como quesos que se venden a granel. Si están envasados, deben encontrarse en envases higiénicos, envolturas sin roturas ni suciedades, para proteger el queso de contaminaciones externas.

El etiquetado del queso que vayamos a comprar, debe cumplir las normas de la Unión Europea, y mostrar tanto la fecha de caducidad, como los ingredientes, y en el caso de tratarse de quesos elaborados con mezclas de leches de distintos animales, deben indicarán las especies animales de las que proceda la leche empleada, en orden decreciente de sus pesos en el momento en que se incorporen durante el proceso de fabricación del producto e ir acompañadas de sus porcentajes mínimos presentes en la mezcla.