Restaurantes POP-UP

La oleada de los restaurantes POP-UP comenzó con el inicio de la crisis en 2008, los restaurantes se vaciaron, y así siguen, porque los clientes no salen a gastar.

Crisis proviene del griego, y significa, cambio. Debemos recordar que cambio, no significa que vaya a ser a peor, aunque la transición sea dura. El mejor ejemplo de esto son los restaurantes POP-UP.

Surgieron de la nueva demanda de los clientes, los clientes quieren algo innovador, barato y diferente. Su mejor opción para ir a cenar: los POP-UP.

Éstos son espacios abiertos, el POP-UP deja de ser un restaurante, pueden ser desde un autobús, una fábrica abandonada, o incluso una casa particular. Además de un restaurante, tenemos una experiencia diferente.

Ejemplo de estos restaurantes son:

  • The long table: es un mercado de comida, en Londres, en Abbot Street, se han unido los mejores lugares de comida de la calle, donde los cocineros son de lo mejor del país, los platos y los productos también son todos nacionales. El restaurante se traslada a un autobús, un túnel de metro…
  • The loft Project: Este proyecto es idea de Nuno Mendes, un cocinero portugués, que cuando tuvo que cerrar su restaurante por problemas económicos decidió dar las cenas en su casa, en un loft de Londres. Con esta idea Nuno se ahorraba una renta, y actualmente la idea ha evolucionado e incluso presta su casa por unas noches a otros grandes cocineros para que cocinen en ella para sus clientes. Con esta idea, el cliente se convierte además en tu amigo, al menos por unas horas, mientras le preparas la cena y la degustas con él.
  • The Young Turks: Es un colectivo formado por exchefs de “The Loft Project”. Estos cocineros utilizan como lugar para sus estupendas cenas, desde la casa de otras personas, otros restaurantes, a menudo lujosos… y casi siempre es “en secreto”. En “The young Turks” puedes comer de todo, seguro que te sorprendería.

La idea de los POP-UP es: un espacio efímero para una propuesta eterna. Es muy buena idea para abrir nuevos caminos en la gastronomía.

La ventaja principal de estos restaurantes para el cocinero es la reducción de costes,  muy bajos, usan su cocina, charlan…

Las ventajas para el cliente son muchas más: viven una experiencia nueva, conocen gente, es más barato, cada vez comen en un lugar diferente. Se les ofrece algo más que un simple restaurante.

Alimentando esta idea de experiencia gastronómica, están también los pinchos nómadas, restaurantes portátiles, experiencias gastroartísticas…

¿Te apetece vivir una de estas experiencias? Huele que alimenta…