Año Nuevo!... o cómo eliminar los excesos de la Navidad

Después de un periodo de excesos como es el caso de las fiestas navideñas, llenas de comidas copiosas, desequilibrios y desorden, es más que aconsejable limpiar nuestro organismo. Para conseguirlo, no es necesario ayunar, tomar suplementos dietéticos, ni llevar a cabo dietas estrictas ni llevar el deporte hasta el extremo.

Sólo es cuestión de tener sentido común…y cuidarse un poco.

Fuente: https://lamula.pe/media
  • Consume abundante agua o bebidas sin azúcar y que no contengan alcohol o cafeína (1,5 o 2 litros diarios).
  • Prepárate infusiones diuréticas, ayudan a mejorar la digestión y a eliminar toxinas del organismo.
  • Consume yogurt y lácteos desnatados.
  • Consume cereales y panes integrales, ya que son ricos en fibra y ayudan a que el organismo se desintoxique mucho más rápido.
  • Evita la sal . Desayuna abundante, come moderado y cena poco.
  • Camina de 15 a 30 minutos diarios, a paso rápido, para que oxigenes tu cerebro y tus pulmones con aire fresco.
  • Tu comida debe ser a base de verduras y frutas, ya que contienen pocas calorías; las más efectivas son:
    • Tomates: con alto contenido en licopeno, te ayudará a eliminar toxinas por su efecto diurético
    • Apio: diurético y antioxidante
    • Espárragos: con alto contenido en fibra y nutrientes
    • Manzana: con propiedades antiinflamatorias y anticancerígenas
    • Limón: desintoxicante y purificador
    • Uvas: con excelentes propiedades laxantes, depurativas, diuréticas y cardiosaludables
    • Alcachofa: digestiva y depurativa. La verdura perfecta para luchar contra el colesterol
    • Cebolla: protege al corazón y favorece la digestión
    • Piña: diurético y antioxidante
    • Fresas: fuente de vitamina C, depuran el organismo por su lato contenido en agua
    • Brocoli : con alto contenido en fibra y vitaminas
  • Para potenciar el efecto depurativo, hazte zumos naturales mezclando varias frutas o verduras, como tomate, zanahoria, kiwi, naranja, piña, manzana o pera. Siempre que puedas, tómalos con pulpa, con piel y, sobre todo, sin añadir azúcar o edulcorantes.

Y lo más importante de todo…no obsesionarse y disfrutar cuidándose!!!