Carne de conejo: Fuente de vitaminas B

Menos consumida que la carne de pollo o pavo; el conejo es un alimento adecuado para incluir en una dieta variada y equilibrada; de carne blanca y sabrosa.

De bajo contenido graso, con un contenido alto en grasa insaturada y bajo en grasa saturada; es una de las carnes con mayor contenido en ácidos grasos poliinsaturados y en omega-3; con proteínas de elevada calidad.

En comparación con otras carnes animales, pollo o ternera, la carne de conejo tiene un menor contenido en colesterol y una mayor cantidad de ácidos grasos poliinsaturados.

En cuanto a micronutrientes es una fuente importante de vitaminas hidrosolubles (B2, B3, B5, B6 y B12), así como de minerales, entre los que destaca el zinc, el selenio, el hierro o el potasio y su bajo contenido en sodio.

Una ración de carne de conejo aporta el 100 % de la cantidad diaria recomendada de vitamina B3, casi el 40 % de vitamina B6 y el triple de las necesidades de vitamina B12

Varios estudios científicos has demostrado que la ingesta prolongada de medicamentos que actúan en la protección gástrica, se relacionan con una deficiencia de vitamina B12. Esta vitamina contribuye a la formación de glóbulos rojos y el mantenimiento del sistema nervioso. El consumo de una ración carne de conejo cubre tres veces las necesidades de vitamina B12.

Tradición gastronómica y versatilidad culinaria no le faltan. Deberemos prepararlo y cocinarlo con técnicas que no le aumenten su valor calórico: como la plancha, el asado o el papillote apenas aumentan su valor calórico.

Admite su cocinado con todo tipo de hierbas y especias aromáticas, por lo que se puede prescindir de la sal en su preparación (es una carne con bajo contenido en sodio)

Se pueden preparar multitud de estofados o guisos con arroz, salteado con verduras, con pasta o legumbres procurando no usar temperaturas muy altas, para evitar la pérdida de nutrientes.

Toma nota de todas las propiedades beneficiosas de la carne de conejo, disfrútala!!!!