Después de Navidad!!! Vuelve a la dieta mediterránea.

Fuente: www.xeu.cat

Los alimentos que constituyen la dieta mediterránea son muy variados. Esta variación es precisamente uno de sus mayores beneficios al incluir gran cantidad de frutas y verduras, de pescados y lácteos, frutos secos, pan, legumbres, aceite de oliva… y en cantidades más moderadas, los huevos y las carnes de aves.

La dieta mediterránea implica además de un estilo de vida particular, un aporte variado y equilibrado de productos naturales y tradicionales, procedentes la zona bañada por el mar Mediterráneo.

Varios estudios nutricionales efectuados en países de la costa mediterránea, concluyeron ya en los años 60 que la dieta mediterránea es una de las más completas, equilibradas y sanas que existen: La dieta mediterránea mejora la salud mental y física.

Un nuevo estudio “Adherence to the Mediterranean diet and quality of life in the SUN Project” confirma las excelencias para la salud de esta modalidad alimenticia. Según los investigadores, la dieta mediterránea se puede considerar como un modelo de alimentación saludable.

Las personas con una mayor adherencia a la dieta mediterránea tienen una mejor puntuación en las escalas físicas y mentales del cuestionario de calidad de vida, según un estudio realizado por investigadores españoles durante cuatro años, con una menor incidencia de enfermedades crónicas y de mortalidad.

La ingesta dietética se recogió al inicio del estudio y la calidad de vida se midió a los cuatro años de seguimiento. Los resultados, publicados en el European Journal of Clinical Nutrition, muestran que las personas con una mayor adherencia a la dieta mediterránea tienen una mejor puntuación en las escalas físicas y mentales del cuestionario de calidad de vida.

El estudio concluye que la dieta mediterránea es un importante factor asociado a una mejor calidad de vida y se puede considerar como un modelo de alimentación saludable. La pirámide nutricional de esta dieta combina alimentos que deben consumirse diaria, semanal y ocasionalmente.

El aceite de oliva aparece como la principal fuente de grasa por su calidad nutricional y se recomienda un consumo moderado de vino u otras bebidas fermentadas.

Por otro lado, el pescado, la carne magra y el huevo son fuentes de proteína de alta calidad de origen animal.

 

 

 

 

La dieta mediterránea es una forma muy saludable y equilibrada de cuidarnos día a día, únete a ella después de la Navidad!!!