Dieta mediterránea - Un estilo de vida arraigado

Igual que el “Tango” o “el Arte chino del recorte de papel” la Dieta Mediterránea está inscrita desde 2010 en la Lista Representativa del Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad de la UNESCO.

La Lista Representativa del Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad (también llamada Lista Representativa del Patrimonio Cultural Intangible de la Humanidad) de la UNESCO es un programa que tiene como objetivo garantizar y conservar el patrimonio cultural inmaterial de las culturas diversas del planeta y la conciencia de su importancia, como un depósito de la diversidad cultural y la expresión creativa, transmitiendo los valores de este elemento del patrimonio cultural a las nuevas generaciones.

La Dieta Mediterránea comprende un conjunto de conocimientos, prácticas, rituales, tradiciones y símbolos relacionados con los cultivos y cosechas agrícolas, la pesca y la cría de animales, y también con la forma de conservar, transformar, cocinar, compartir y consumir los alimentos, una “herencia cultural”

El acto de comer juntos es uno de los fundamentos de la identidad y continuidad culturales de las comunidades de la cuenca del Mediterráneo. Es un momento de intercambio social y comunicación, y también de afirmación y renovación de los lazos que configuran la identidad de la familia, el grupo o la comunidad.

Este elemento del patrimonio cultural inmaterial pone de relieve los valores de hospitalidad, buena vecindad, diálogo intercultural y creatividad, así como un modo y estilo de vida basado en el respeto de la diversidad, cohesión social en los espacios culturales, festejos y celebraciones, al agrupar a gentes de todas las edades, condiciones y clases sociales.

Entre las muchas propiedades beneficiosas para la salud de este patrón alimentario se puede destacar el tipo de grasa que lo caracteriza (aceite de oliva, pescado y frutos secos), las proporciones en los nutrientes principales que guardan sus recetas (cereales y vegetales como base de los platos y carnes o similares como “guarnición”) y la riqueza en micronutrientes que contiene, fruto de la utilización de verduras de temporada, hierbas aromáticas y condimentos.

La dieta mediterránea es mucho más que una forma de alimentarse, es un estilo de vida en el que se combinan ingredientes, técnicas y recetas con una vida físicamente activa favorecida por la bondad del clima.

Es un estilo de vida en el que se comparte y se celebra alrededor de la mesa, donde los ingredientes locales y de temporada tienen protagonismo, donde abundan los alimentos de origen vegetal y animal que han ido pasando de generación en generación.

En Julio de 2016 se ha celebrado la 1ª Conferencia Mundial sobre la Dieta Mediterránea en Milán con el fin de revitalizar la Dieta Mediterránea, a partir de un patrón de dieta saludable para un estilo de vida sostenible y sano.

Los representantes de la comunidad científica internacional autorizada han discutido este tema y han trabajado en la "nueva" Pirámide de la Dieta Mediterránea con el objetivo de revitalizarla y crear un patrón de dieta saludable acorde a un estilo de vida Mediterráneo sostenible.

Fuente: Fundación Internacional de la Dieta Mediterránea (IFMeD)

Sobre la revitalización de la dieta mediterránea y las conclusiones de este Congreso podemos destacar: 

  • Se ha analizado la evolución del concepto de la dieta mediterránea, a partir de una dieta saludable para un estilo de vida sostenible en el Mediterráneo, como una expresión de la cultura (s) del Mediterráneo;
  • Reconoce plenamente la dieta mediterránea como una parte importante de la comida mediterránea, que va del consumo a la producción, y ya no sólo una dieta, una expresión de la diversidad de las culturas alimentarias mediterráneas y de los diversos sistemas culinarios;
  • Reconoce plenamente "la dieta mediterránea" como un elemento fundamental para la alimentación sostenible en los países de la región del Mediterráneo, teniendo en cuenta sus dimensiones de salud y nutrición, el medio ambiente (incluida la biodiversidad), y los aspectos socio-culturales y económicos;
  • Reconoce plenamente que la dieta mediterránea es como un estilo y forma de vida del Mediterráneo, una compleja red de aspectos culturales que dependen unos de otros y conducen desde la nutrición a la economía, a través de la ley, la historia, la política o la religión, fuertemente ligada a cada territorio.
  • Actuar juntos hacia el desarrollo de la investigación para la institución un diálogo interdisciplinario sobre la manera de revitalizar la dieta mediterránea, al tiempo que se mejora la sostenibilidad de los sistemas alimentarios mediterráneos, mediante el mantenimiento de los estrechos vínculos de la dieta mediterránea y como conductor de un sistema de alimentación, vinculando la producción, distribución y el consumo de sus productos;
  • Actuar juntos hacia el desarrollo de estudios interdisciplinarios e investigaciones conjuntas, proyectos para evaluar la sostenibilidad de los patrones de la dieta mediterránea actuales a nivel de cada país, y trabajar sobre una pirámide de la dieta mediterránea actualizada, un estilo de vida de hoy en día, alineado con los procesos culturales y la evolución de la sociedad.
  • Actuar juntos para la educación nutricional y la cultura de la comida, estilo de vida saludable y la sostenibilidad, con especial la orientación a los temas gastronómicos y de convivencia; 

Trabajemos en respetar y capturar los elementos tradicionales de la Dieta Mediterránea: El secreto de una vida larga y saludable.