El arcoiris de la alimentación

¿Tienes dudas sobre si tu dieta es equilibrada? Nosotros te damos una dieta basada en los colores para que puedas llevarla a cabo de una manera sencilla y divertida.

Cada color de las verduras, hortalizas y frutas está basado en la presencia de pigmentos en su composición. De este modo, cada color se asocia a unas propiedades saludables particulares. De este modo, puedes tener una dieta equilibrada y unos platos más coloridos y atractivos. 

  • Alimentos verdes, tales como el kiwi, uva, lechuga, judía verde, pepino, acelga, guisantes, alcachofas o habas. Favorecen el tránsito intestinal, ayudan a prevenir los efectos del envejecimiento, capacidad de memoria, habilidades cognitivas y degeneración macular. Además de su alto contenido en antioxidantes, aportan fibra, vitamina A, vitamina C, vitamina B9, potasio, hierro y calcio.
  • Alimentos rojos, tales como el tomate, el pimiento rojo, fresas, cerezas, granada o la sandía entre otros. Los alimentos rojos son ricos en licopeno y carotenos, lo que nos aporta un efecto antioxidante y favorecen el sistema cardiovascular. Por su riqueza en antioxidantes y bajo contenido en calorías, estos alimentos son adecuados para personas con hipertensión y arteriosclerosis.
  • Alimentos amarillos-naranjas, entre los que destacan las zanahorias, calabaza, maíz, naranja, melocotón, mango, limón o la piña. Gracias a si alto contenido en betacarotenos, vitamina A, vitamina C y potasio son muy beneficiosos para la vista, además de ayudarnos a mejorar el estado de la piel, articulaciones y huesos.
  • Alimentos morados, tales como las moras, arándanos, ciruelas, grosella negra, remolacha, berenjena o lombarda. Son alimentos ricos en antocianinas y antioxidantes, por lo que tienen propiedades antienvejecimiento. Son beneficiosos para la vista, la memoria y el tracto urinario.
  • Alimentos blancos, como las peras, plátanos, cebollas, melón, champiñones, ajo o coliflor son ricos en potasio y fitoquímicos, como la alicina, un potente antioxidante. Ayudan a reducir los niveles de colesterol, mejora la circulación y disminuye la hipertensión arterial.

Mediante la dieta de los colores, no sólo la comida será más apetitosa, divertida y saludable sino que es una de las claves para mantener una dieta sana.

Ahora que sabes qué colores debes incluir en tu alimentación, cuando vayas al supermercado asegúrate de comprar varios alimentos de cada grupo de manera que tu cesta de la compra tenga todos los colores del arcoíris.