Elegir entre jamón curado o jamón cocido

Si deseas llevar a cabo una alimentación sana, es necesario conocer que jamón es mejor.

Ambos son muy similares, pero existen diferencias cualitativas entre ellos, en función de las cuales se establece cuál es la mejor opción para llevar a cabo una dieta saludable.

Empecemos por conocer qué son.

Empecemos por el cocido. Éste se obtiene de los muslos del cerdo; según “Larousse Gastronomique”, un libro de referencia, único en el mundo de la cocina la gastronomía, para ser bueno debe ser de coloración rosa claro homogéneo, carnoso y de una fina capa de grasa.

El jamón cocido se consigue curando la pata trasera del cerdo (si es la delantera, hablamos de paleta cocida). Para lograr su textura jugosa y su sabor dulce, antes de cocerse se le añade una salmuera que contiene algo de azúcar.

Esta forma de curar el jamón la ideó Robert Burrow Atkinson en su carnicería de York a mediados del siglo XIX, de ahí que al jamón cocido se le llame popularmente "jamón de York". Pronto en la zona se corrió la voz del sabor del jamón de Atkinson, y todos comenzaron a pedirlo en sus carnicerías “al estilo de York”.

El jamón curado lleva tras de sí un proceso de curado. A diferencia del cocido, no tiene inyecciones de salmuera y se cura al ser frotado con sal, mediante un proceso de maduración más o menos lento. Sus distintas variedades se distinguen por la raza del animal empleado, el país y región de origen y la técnica utilizada.

 

BENEFICIOS DE UNO Y DE OTRO

El jamón cocido es más bajo en grasa que el jamón curado.

El jamón curado suele ser bastante magro, ofrece muchas proteínas, vitaminas del grupo B y minerales, y en este sentido el jamón cocido ofrece menos nutrientes.

Ambos son eficaces en las dietas sanas, sobre todo en tentempiés, desayunos y cenas, pero siempre con un consumo moderado.

CALORÍAS QUE APORTAN

 

UNA GRAN DIFERENCIA: EL SABOR

El Jamón de York, jamón cocido o jamón dulce, tiene su característico su color rosado y un sabor más suave, su textura es muy jugosa y su ligero toque de sabor dulce, ya que se usa algo de azúcar en su elaboración.

El jamón curado, más intenso con multitud de sabores en función del corte está considerado como una joya gastronómica a nivel mundial.

Sutil, sabroso, intenso…Multitud de matices, aromas y olores describen su sabor. Color, textura y jugosidad estimulan nuestros sentidos más allá del gusto.