La dieta mediterránea y el aceite de oliva reducen el riesgo de enfermedades cardiovasculares.

Fuente: ttp://blog.pantalonanticelulitico.com/por-que-la-dieta-mediterranea-es-tan-beneficiosa/

De todos es conocido los beneficios que para nuestra salud proporciona la dieta mediterránea, que supone un aporte equilibrado de nutrientes, es variada y además, es el modo de alimentación tradicional en nuestro país, al margen de las influencias de otros países occidentales.

En un reciente estudio, se ha averiguado que una dieta mediterránea, suplementada con un aceite de oliva virgen extra permite reducir hasta en un 30 % el riesgo de patologías cardiovasculares. Al mismo tiempo, indica que el consumo moderado de frutos secos también ayuda a disminuir el riesgo de esas enfermedades. Ésta es la conclusión más importante que se puede extraer del estudio Predimed (Prevención con Dieta Mediterránea), publicado recientemente en la revista The New England Jorunal of Medecine.

Datos del estudio Predimed

En este estudio, en el que participaron 7.447 voluntarios que carecían de enfermedad cardíaca conocida, ha tenido una duración de diez años y ha incluido a 19 grupos de trabajo de Andalucía, Navarra, Baleares, Canarias, País Vasco, Valencia y Cataluña.

El estudio Predimed se inició en 2003 y los resultados más notables se han publicado recientemente. El objetivo de este estudio era comprobar si la dieta mediterránea suplementada con determinados alimentos (aceite de oliva, frutos) tenían algún efecto preventivo sobre la aparición de enfermedades cardiovasculares de tipo grave, en comparación con una dieta tradicional baja en grasas.

Para ello, se diseñó un ensayo clínico totalmente aleatorio, en el que a los participantes se les asignaba al azar uno de los grupos de tratamiento: dieta mediterránea con aceite de oliva, dieta mediterránea con frutos secos o dieta baja en grasa.

Tras los primeros cinco años de estudio, se llegó a la conclusión que aquellos participantes pertenecientes al grupo de la dieta mediterránea más aceite de oliva o frutos secos, tuvieron una reducción del 30 % en la aparición de enfermedades cardiovasculares graves.

Gastos para realizar el estudio.

La investigación ha supuesto un gasto de unos 8,5 millones de €, mientras que diversas empresas han suministrado de forma gratuita los alimentos empleados para el estudio.