La moringa: "el árbol milagro"

Fuente:http://www.latribuna.hn/2012/11/11/la-moringa-alimento-de-primer-orden-en-el-mundo/

La moringa (Moringa oleifera) es una planta de origen tropical desconocida para el consumidor europeo, aunque su uso como complemento dietético empieza a atraer el interés en la dieta y en la industria alimentaria como consecuencia de su riqueza en proteínas y en vitaminas (sobre todo A y C) y de los resultados de estudios que asocian la ingesta de moringa en polvo con numerosos usos medicinales, como la mejora en la presión arterial, la glucosa y la reducción del colesterol.

Es originaria de la India, y lo más paradójico de esta planta es que es capaz de crecer en suelos áridos y con poco agua, lo que hace que sea una especie abundante en zonas del mundo donde existe gran escasez de recursos. La redescubrieron Médicos sin Fronteras entre 1974 y 1976. Hay documentos que indican que, en 1992, varios médicos que trabajaban en Malawi suministraron a la gente las hojas de la moringa como alimento, salvándolas de morir de hambre.

Por eso es conocido como árbol milagroso o el árbol de la vida aunque el interés por sus propiedades se debe también al descubrimiento por parte de productores de ganado de que el ganado que pastaba en zonas en las que crece, ganaba peso más rápido y producía más leche.

Mientras en Europa se espera la aprobación del uso de la moringa como "nuevo alimento", en Estados Unidos ya se conoce comercializándose productos a base de moringa como complementos. El creciente interés por este árbol se explica por la variabilidad de compuestos fotoquímicos que están presentes en sus diferentes partes: las raíces, las semillas, las hojas, la corteza, los frutos, las flores y las vainas.

El aceite extraído de la semilla presenta una variabilidad muy amplia de esteroles (kaempferol, campesterol, estigmasterol, beta-sitosterol, /\5-avenasterol y clerosterol, entre otros destacados) que no están presentes en el resto de aceites convencionales. Además presenta un perfil de ácidos grasos rico en ácido oleico, y diferentes tocoferoles (alfa, gama y delta) o tipos de vitamina E antioxidante lo que lo convierte en un buen aceite y permite usar sus semillas como complemento hipocolesterolemiante.

De las vainas y las hojas de la moringa, se han aislado compuestos de naturaleza diurética con propiedades para reducir la presión. El uso tradicional que se da a las hojas puede ser a través de la transformación en jugo (con el que ha quedado demostrado a través de estudios su efecto inhibidor frente al crecimiento de microorganismos patógenos para los seres humanos como Pseudomonas aeruginosa y Staphylococcus aureus) o su uso como verdura, que se añade a recetas culinarias. Es rico en aminoácidos esenciales (arginina, histidina, isoleucina, leucina, lisina, valina, metionina, triptófano, fenilalanina, treonina) lo que le convierte en un buen complemento dietético con el que mejorar el estado nutritivo y aumentar el apetito. A esto se suma la riqueza de nutrientes esenciales, como la vitamina A, la vitamina C y el calcio, difíciles de encontrar en alimentos cotidianos en muchos de los países donde el árbol es nativo.

En su uso externo, el polvo de las semillas y las hojas de la moringa se usa por su poder purificador y desintoxicador de las aguas, al demostrar capacidad para eliminar compuestos tóxicos que contaminan el agua y acciones fungicidas y bactericidas.