La nueva pirámide de la alimentación e hidratación saludable

Se ha presentado la nueva guía alimentaria para la población española a cargo de 100 expertos en alimentación, nutrición y científicos del ámbito de la salud pública.

El grupo Colaborativo de La Sociedad Española de Nutrición Comunitaria (SENC), ha actualizado una guía de alimentos para la población española, analizando los diversos factores y la incidencia entre salud y dieta de los españoles.

Este informe presenta una nueva edición actualizada basada en la mejor evidencia científica disponible.

Este informe presenta una nueva edición actualizada basada en la mejor evidencia científica disponible.

Un grupo de expertos en nutrición y salud pública asociados con SENC ha revisado la incidencia entre salud y dieta, la ingesta de nutrición y consumo de alimentos en la población española, así como la preparación de alimentos, hábitos, determinantes y el impacto de la dieta sobre la sostenibilidad del medio ambiente.

El grupo de colaboración ha redactado una guía: Guías Alimentarias 2016 SENC-diciembre, y la pirámide de la alimentación e hidratación saludable

Fuente: PINTEREST

Las recomendaciones promueven una dieta equilibrada, variada y moderada que incluye granos enteros, frutas, verduras, legumbres, diversas cantidades de productos lácteos y alternando el consumo de pescado, huevos y carnes magras, junto con el uso preferente de aceite de oliva virgen para cocinar.

Reforzar el interés en una dieta saludable, solidaria, sostenible, basada en productos locales y de temporada, el eje de la convivencia, dedicar el tiempo adecuado y fomentar el uso de la información del etiquetado nutricional.

El análisis de las pruebas de información disponible y actualizada en el consumo de alimentos en España pone de relieve la necesidad de fortalecer y poner en práctica las recomendaciones contenidas en este documento para lograr progresivamente una mayor adherencia

Fuente Pinterest

Se dispone de evidencias que sostienen que patrones alimentarios como la dieta mediterránea contribuyen a reducir el riesgo de problemas de salud como las ECV, algunos tipos de cáncer y otros problemas metabólicos y degenerativos.

Todos estos patrones tienen en común que se caracterizan por consumos elevados de frutas y verduras, pescados y cereales poco refinados, junto a consumos moderados de carnes rojas, grasas saturadas, además de alimentos y bebidas de alto contenido en sal y/o azúcar.

Fuente: DOI: http://dx.doi.org/10.20960/nh.827