LAS ACELGAS

¿A QUE ESPERAS PARA CONSUMIR ACELGAS?

Las acelgas son un producto de consumo popular y una de las verduras que se caracterizan no tanto por sus altos porcentajes de hidratos de carbono sino más bien con su gran contenido de vitaminas, sales minerales y también fibra. Es uno de los vegetales que más folatos y betacarotenos tiene.

Su origen se sitúa en zonas costeras de Europa y norte de África bañadas por el mar mediterráneo. Ya eran consumidas y cultivadas por los griegos, los romanos y los árabes y desde Europa se han expandido a distintos países del mundo. En España es un tipo de verduras que raramente falta en las huertas del Norte y del este de la península.

El principal componente de esta verdura es agua, lo que hace de ella un alimento con un bajo aporte calórico. Además, posee cantidades insignificantes de hidratos de carbono, proteína y grasa. Siendo una buena fuente de nutrientes reguladores tales como fibra, vitaminas y minerales.

Esta verdura es una de las más ricas en folatos, vitaminas que actúan directamente sobre la producción de glóbulos blancos y rojos, como así también en la síntesis del material genético y en la formación de anticuerpos y además, contiene un alto contenido en betacarotenos, pigmentos naturales que colaboran con la síntesis de la vitamina A y que tan buenos son para la visión, la piel o el cabello.

En la acelga el mineral más abundante es el potasio y destaca respecto al resto de verduras por su contenido en magnesio (se relaciona con el funcionamiento de intestino, nervios y músculos), sodio (responsable en parte de su marcado sabor), yodo (indispensable para el buen funcionamiento de la glándula tiroides), hierro y zinc.

Si después de conocer sus virtudes quieres degustarlas tienes millones de maneras de hacerlo ya que es una verdura con gran versatilidad en la cocina. Puedes degustarla en ensalada, en sopa, rehogada con ajos, con bechamel, rebozada, rellena, como guarnición de carnes o pescados, de postre...

Aunque la manera más habitual de comerla es hervida, sola o con zanahoria y patata y aliñada con aceite o rehogada, también puedes atreverte con platos mas elaborados empleando sus pencas.

¡Anímate a probar! Es una verdura que te sorprenderá.