Los consumidores prefieren alimentos con mensaje.

En el actual mundo tan globalizado, es muy sencillo tener acceso a una cantidad ingente de información en cualquier ámbito. Sin embargo, en la alimentación, no siempre conocemos a ciencia cierta la composición de lo que estamos comiendo o de donde proviene. Si a este hecho, añadimos la actual crisis económica, es bastante complicado definir como va a ser el consumidor español en un futuro próximo.

Con el fin de poner un poco de claridad en este aspecto, la Red SIRPAC ha elaborado un estudio titulado "Creencias, comportamientos y tendencias del consumidor español 2020", a finales de esta década, la clave a la hora de elegir los alimentos que consumiremos será el mensaje que nos transmite. Es decir, origen del alimento, autenticidad, quien lo produce, que proceso de elaboración tienen, que propiedades nos aporta, etc.

La Red SIRPAC, siglas del Sistema Integrado en Red de Prospección, Análisis y Divulgación de Pautas de Consumo, está promovida por la Asociación Cluster Food+i e integrada por tres instituciones punteras en materia de análisis e investigación agroalimentaria: los Centros Tecnológicos de la Industria Cárnica y de Innovación y Tecnología Alimentaria de La Rioja (CTIC-CITA); AZTI-Tecnalia del País Vasco y el Instituto de Investigación y Tecnologías Agroalimentarias de la Generalitat de Cataluña (IRTA).

Según este estudio, realizado con consumidores riojanos, el 87 % de los encuestados considera importante o muy importante conocer ciertos datos sobre los alimentos que consume, como su lugar de procedencia, como se han elaborado u otros aspectos que llevan asociados. Esto se debe a que el consumidor actual está más interesado por la historia que esconde cada alimento, no es tan crédulo y exige una mayor conocimiento de lo que va a consumir.

También se ha llegado a la conclusión que la gente no solo quiere alimentarse, sino disfrutar de la comida mediante la innovación al mismo tiempo que descubre nuevas experiencias relacionadas con la alimentación.

Otro aspecto que valora dicho estudio es que el consumidor actual cada vez valora más en los alimentos que compra la calidad del mismo y el compromiso con el medio ambiente de los productores situados en el mismo ámbito geográfico del consumidor.

Por último, también se ha evaluado si existe algún factor externo que condiciones la compra. Según esto, un 74 % de los encuestados afirman que tratan de escoger el menú en función de los invitados (84 % en el caso de las mujeres, 64 % en el caso de los hombres).

Consumidor informado y exigente

Según las conclusiones obtenidas de este estudio, se ha podido obtener el perfil más cercano a como será el consumidor de aquí a unos pocos años. Es decir, un consumidor más informado y preocupado por la autenticidad de los alimentos, su origen, procesado, sostenibilidad medioambiental y efectos sobre la salud.

El estudio desarrollado por la Red SIRPAC valida a nivel regional las tendencias de consumo alimentario identificadas en un estudio previo de AZTI-Tecnalia, y que servirá para que las empresas agroalimentarias puedan anticiparse a los comportamientos de consumo previsibles de cara al horizonte 2020.