NUTRICIÓN DEL BEBÉ

Bebé feliz... Padres felices. Nutrición del bebé en su primer año

La alimentación es diferente según la etapa de la vida en la que nos encontremos. La alimentación del bebé es un tema que preocupa a muchos padres, y porque sabemos que es una etapa de dudas, queremos asesorarte con las pautas que faciliten la nutrición de tu bebé.

La nutrición del bebé durante su primer año de vida tiene dos puntos importantes: los beneficios de la lactancia materna y la incorporación de los primeros alimentos sólidos.

Como ya sabemos, hasta los seis meses, el alimento más completo es la leche materna que protege al bebé de infecciones y los hace menos propensos a la obesidad, estreñimiento y a reacciones alérgicas como el asma, los eczemas y cólicos. Además, estos bebés suelen tener menos problemas respiratorios y gastrointestinales.

¿En que momento empezamos a darle alimentos sólidos? Etapa beikost

Esta etapa comienza entre los 4 y 6 meses y también se denomina alimentación complementaria. A partir de entonces podemos introducir de forma paulatina los alimentos sólidos.

Lo primero de todo, tendremos que saber si el bebé esta preparado para esta fase. Tendremos que prestar atención a su comportamiento ante la comida, si muestra interés y no aparece signo de rechazo sabremos que nuestro bebé ya está preparado. Un consejo: dale a tu bebé los alimentos con tranquilidad, uno cada vez y por la mañana, de esta manera podrás valorar si existen posibles intolerancias o reacciones alérgicas.

¿Cereales y fruta? ¿Fruta y verduras? ¿Pero en qué orden?

Lo mejor es incorporar primero los cereales sin gluten y las frutas y posteriormente las verduras, esto es debido al contenido existente en las verduras de oxalatos, fibra y nitratos.

En cuanto a frutas podemos empezar con pera, manzana o plátano y tener precaución con otras como la sandia, el melón o la piña. Es preferible añadir la naranja y el melocotón más adelante. Los cereales sin gluten con los que podemos empezar su alimentación sólida pueden ser: el arroz o el maíz.

El orden de las verduras puede ser: calabacín, patata o judía verde y zanahoria en pequeña cantidad evitando en un inicio aquellas que contengan un alto contenido en nitritos como pueden ser la remolacha o espinacas.

A los 7 meses vendrá el arroz previamente tamizado, carnes rojas o blancas cocidas o el hígado como fuente de hierro.

Las carnes con las que deberemos comenzar serán las menos grasas como las de pollo.

Entre los 7 y 8 meses se pueden realizar dos comidas además de la leche materna. También podemos dar postres como pequeños trozos de frutas o postres que contengan leche entera o yogures.

En torno a los 10 meses podemos introducir el pescado blanco (merluza o lenguado). Es posible que con el pescado azul pueda aparecer algún tipo de alergia, por esto será mejor esperar e incorporarlo más tarde.