Sandía

Fuente: ww.recetin.com
Fuente: babyproductos.blogspot.com
Fuente: rosiquireposteria.wordpress.com

SANDÍA, ¡EL REFRESCO VERANIEGO!

El veranito ya se está acercando y con él el los días calurosos en los que nos apetece tomar cosas ligeras y refrescantes, como por ejemplo un sandía fresquita, jugosa y dulce.

Esta fruta es de origen árabe, cultivándose por toda la península, sobre todo en Andalucía y en la zona de Levante.

Su consumo está asociado a la mejora de la glucemia, la dislipemia y la hipertensión arterial, siendo muy importante en la prevención y tratamiento de enfermedades cardiovaculares y los síntomas del síndrome metabólico.

La sandía posee gran cantidad de un pigmento llamado licopeno, el cual le proporciona su color característico. Este compuesto es antioxidante pudiendo reducir la aparición de ciertos cánceres como el de próstata o de pulmón, además de disminuir los niveles de colesterol LDL, el conocido como "colesterol malo".

También previene el envejecimiento de la piel causado por la exposición al sol siendo un alimento perfecto para llevarlo a la piscina o a la playa, ya que además nos hidrata por su alto contenido en agua.

La sandía es un alimento muy versátil y se pueden preparar muchos platos distintos con ella como gazpacho, en el que la sandía se añade como un ingrediente más a la receta. También se puede presentar como sopa fría junto con un toque de sal, y un chorrito de aceite de oliva virgen y en ensaladas. Como postres se puede tomar en helado o sorbetes.

Como vemos, la sandía es una fruta muy recomendable en el verano y ya que está de temporada, ¡a disfrutarla!