Tratamiento contra la obesidad infantil

En relación con los artículos anteriores, a continuación hablaré de los alimentos más recomendados para evitar la obesidad infantil. También veremos cuáles son las raciones más adecuadas y citaré alguna recomendación para facilitar que el niño coma una dieta equilibrada.

Siempre tenemos en cuenta lo que sería mejor para nuestros pequeños de la casa y no siempre cumplimos. A continuación muestro una tabla de alimentos donde los clasifico en alimentos aconsejados, que serían los más adecuados y los que podemos repetir a lo largo de nuestro menú diario; los alimentos permitidos, que son aquellos que pueden comer pero con cierto límite y por último los alimentos ocasionales, que los deben consumir con menos frecuencia ya que suelen ser los más perjudiciales.

ALIMENTOS

ACONSEJADOS

ALIMENTOS

PERMITIDOS

ALIMENTOS

OCASIONALES

Acelgas, alcachofas, calabacín, puerro, col, coliflor, champiñón, espárragos, espinacas, judías verdes, lechuga, tomates, zanahorias, sandía, melón, mandarina, naranja, melocotón, fresa, albaricoque, leche desnatada.

Pan blanco o integral, leche entera, queso de Burgos, yogurt, huevos, carne magra de cerdo, vaca o pollo, jamón serrano, todos los pescados y mariscos, guisantes, patatas, tomate frito, cerezas, ciruelas, chirimoyas, zumos de fruta.

Arroz, bollos, galletas, pastas, leche condensada, nata, quesos, azúcar, miel, fritos, mantequilla, margarina, todos los frutos secos, alimentos muy grasos (derivados o no del cerdo), todos los embutidos, chocolates, bombones, cacaos, helados, salsas y mayonesas, fritos industriales.

La imagen que muestro hace un resumen plasmándonos la pirámide de los alimentos y las raciones recomendadas de cada uno de los escalones de dicha pirámide. Está ceñida a raciones en la dieta infantil y juvenil.

Fuente: www.bebesymas.com

Para facilitar que los más pequeños coman saludable pueden seguir las siguientes recomendaciones: 

  • Variar lo más posible los alimentos de cada grupo, para evitar la monotonía y mejorar la calidad nutricional del menú.
  • Cuidar lo más posible la presentación, que sea atractiva.
  • Elegir preferentemente alimentos ricos en fibra como legumbres, verduras, hortalizas y frutas, ya que tienen mayor poder saciante.
  • Los días que se ponga pasta, arroz, legumbre o patatas debe procurarse que sean plato único, suplementándolos con algo de carne, pescado o verdura.
  • Cocinar las legumbres sólo con verduras/patatas, evitando la grasa y el embutido.
  • Procurar disminuir el tamaño de las raciones que se sirven. Sacar a la mesa las raciones justas, evitando que se sirvan de más para que no sobre.
  • Utilizar caldos de verdura desgrasados como base de las sopas, salsas y purés.