Colesterol, ¿Enemigo público Nº1?

¿Qué significa “tener colesterol”? ¿Es verdad que hay uno bueno y otro malo? ¿Qué alimentos debo comer y cuáles están prohibidos para no tener colesterol?

Para dirimir estas cuestiones, podemos empezar por conocer mejor este elemento alimentario, por ejemplo, diremos de él que es una clase de lípido, o sea una grasa, y que se encuentra en todos los tejidos y en el plasma sanguíneo de los animales, es decir, también lo tienen las personas y está ausente en los vegetales.

Pero…, si las plantas no tienen colesterol, y los herbívoros, que sólo se alimentan de vegetales, si tienen, entonces ¿depende de la alimentación?

Veamos cuáles son las funciones del colesterol en el hombre: 

  • Es un componente imprescindible de la membrana plasmática celular, regulando el paso de partículas entre el interior y exterior de la célula. 
  • Es precursor de la vitamina D, es decir, la fabricación de esta vitamina, esencial para la absorción y utilización del calcio, tiene como materia prima el colesterol. 
  • También es precursor de hormonas sexuales y corticosteroides, estas últimas regulan los procesos inflamatorios, sistema inmunológico y diversas funciones metabólicas. 
  • Forma parte de la composición de la bilis, esencial para la absorción de algunos nutrientes, así como para la eliminación de colesterol.

Es tan importante, que la obtención de este elemento no puede venir solo de la dieta, es mas, la mayor parte del colesterol proviene de su síntesis celular, principalmente en el hígado. A este colesterol se le llama endógeno, mientras que al ingerido por dieta se le llama exógeno. En la regulación de su síntesis intervienen distintos y complejos mecanismos, pero uno de los más importantes es la cantidad de colesterol exógeno ingerido, de forma que si el intestino absorbe poco, el hígado aumenta su síntesis para que no falte; en cambio, si se come mucho, la síntesis disminuye pero sólo hasta un cierto límite.

Ambos colesteroles se reparten a través del torrente sanguíneo por todas las células, para formar parte de la membrana o almacenarse, el resto retorna al hígado donde se incorpora a la bilis y se excreta a través de las heces. Pero el colesterol no es soluble en agua (componente mayoritario en la sangre), ya que es una grasa, necesita de un medio de transporte; es decir, se une a otras partículas formando una molécula mayor pero soluble y transportable por sangre. Esta nueva molécula se llama lipoproteína, y está compuesta de proteínas, fosfolípidos, triglicéridos y colesterol.

Hay diversos tipos de lipoproteínas, se clasifican según su densidad, que depende de la proporción de sus componentes, y esta proporción va variando según van dejando elementos en su camino por acción de determinadas enzimas. Las lipoproteínas que transportan colesterol desde el hígado a otros tejidos son de gran tamaño y baja densidad, porque contienen muchos lípidos y pocas proteínas, se llaman LDL (del inglés Low Density Lipoprotein). El colesterol que no es recogido por las células sigue circulando por arterias y venas, pudiendo adherirse a ellas y oxidarse. La lipoproteína que retorna el colesterol al hígado es de menor tamaño pero mayor en densidad, por su alta proporción en proteínas y baja en colesterol, se llaman HDL (Hight Density Lipoprotein).

Fuente: https://encrypted-tbn1.gstatic.com/images?q=tbn:ANd9GcTZqmrdqxoNWTNr1bmViksypK5k-pBCrL-LfxRNLTAfYMg6TECMtg

Popularmente, se está llamando al colesterol asociado a estas lipoproteínas “colesterol bueno”, porque retiran el colesterol de las arterias, y al asociado a las LDL, “colesterol malo” porque es el causante de los ateromas; pero éste es un término que lleva a confusión, ya que colesterol solo hay uno y como se ha visto es muy necesario, al igual que las partículas que lo transportan, ya sea en un sentido como en el otro.

¿De verdad el colesterol es el enemigo a abatir en la guerra “alimentación vs. salud/enfermedad”? Seguiremos investigando para descubrirlo.