Colesterol, ¿Porqué nos perjudica?

En la primera parte del monográfico hablamos de las bondades del colesterol, conozcamos ahora lo que nos perjudica de él.

Ya mencionamos que la cantidad de colesterol que tenemos está regulada por mecanismos internos, de forma que se mantenga el equilibrio entre el colesterol exógeno (ingerido por la dieta), el endógeno (sintetizado por nuestras células), y el utilizado; pero ¿qué pasa si no existe ese equilibrio?

Si por alguna causa (gran ingesta de colesterol, problemas metabólicos, etc), el nivel de colesterol en sangre o colesterolemia es mayor del considerado normal, se dice que existe hipercolesterolemia, o vulgarmente "tener colesterol" y esto es un trastorno porque:

 

  1. Es silente, es decir, no tiene síntomas y por tanto no te das cuenta de que la tienes.
  2. Está asociada o es factor de riesgo de otras enfermedades más graves, como son la aterosclerosis, hipertensión arterial, enfermedades cardiovasculares y accidentes cerebrovasculares, ...
  3. Este riesgo se multiplica potencialmente si va unido a otros factores de riesgo, tan habituales en la sociedad occidental actual como tabaquismo, obesidad, sedentarismo, diabetes, estrés, etc.
  4. El exceso de colesterol también se acumula en forma de cálculo biliar (piedras en la vesícula)
Fuente: https://encrypted-tbn3.gstatic.com/images?q=tbn:ANd9GcQFUVj7W1Reiaw5Cxl9V8YX-mnsZrGV6nRDgi8VQ2jZXRJ7UG0g
Fuente: https://encrypted-tbn1.gstatic.com/images?q=tbn:ANd9GcTm5v2nINxmPzoh8TeN-sdnqfcnkp5ZepcmOEq_MZTmYarleYevqA

La aterosclerosis es una enfermedad crónica de los vasos sanguíneos, fruto de un proceso inflamatorio en respuesta a distintas agresiones (factores de riesgo). En estas lesiones se acumulan lípidos y colesterol formando unas placas (ateromas), que el cuerpo reconoce como cuerpos extraños, iniciando la respuesta inmunológica; ésta conlleva una serie de procesos físicos y químicos que conducen a la inflamación, rigidez y debilitamiento de la arteria y estrechamiento de su luz, lo que provoca, además, aumento de la presión arterial. Con el tiempo su obstrucción puede ser total, impidiendo el flujo sanguíneo (isquemia); además, las placas de ateroma son inestables, pudiendo producirse su ruptura y generarse un trombo (coágulo de sangre). La consecuencia final de todo este síndrome, depende del órgano afectado, las más graves: 

 

  • Cardiopatía isquémica, que conduce a infarto agudo de miocardio 
  • Accidente cerebro-vascular o derrame cerebral

La aterosclerosis, al igual que la hipercolesterolemia, no produce síntomas hasta que ocurren complicaciones, por ello es muy importante prevenirla. Los factores de riesgo se dividen en dos grupos: no modificables, sobre los cuales no se puede actuar, y modificables, sobre éstos sí podemos influir. Conozcámoslos:

NO MODIFICABLES: ­

 

  • Edad: el riesgo de formación de ateromas aumenta con la edad. ­
  • Sexo: los estrógenos, hormonas femeninas, previenen la aterosclerosis, por tanto, tienen más riesgo los hombres y las mujeres después de la menopausia. ­ 
  • Antecedentes familiares y alteraciones genéticas. 
MODIFICABLES:
  • Hiperlipidemias: o aumento del nivel de lípidos en la sangre. En concreto, la hipercolesterolemia es el mayor factor de riesgo de esta enfermedad.
  • Hipertensión arterial: a cualquier edad, la elevada tensión en las venas provoca su lesión. ­
  • Tabaquismo: las nicotina y otras sustancias del tabaco son tóxica para la mucosa intestinas, provocando la reacción inflamatoria. ­
  • Diabetes mellitus: esta enfermedad induce hiperlipidemias, aumentando el riesgo de aterosclerosis. ­
  • Periodontitis y otras inflamaciones sistémicas. ­
  • Infecciones por Chlamydia pneumoniae. ­
  • Modo de vida: el sedentarismo, el estrés asociado a personas competitivas, la obesidad también son factores de riesgo asociados a aterosclerosis y enfermedades cardiovasculares.

Así pues, la hipercolesterolemia es la elevación de los niveles normales de colesterol en sangre y está considerado como importante factor de riesgo para una enfermedad con consecuencias graves, pero que nosotros podemos controlar y modificar, ¿te gustaría saber cómo?. En próximos artículos te lo contamos.