Gastronomía típica de la Semana Santa

Periodo religioso de gran tradición cristiana, con gran costumbre culinaria, donde en cada zona de España se vive de forma distinta.

Una de las características de la gastronomía en estas fechas es la austeridad, al contrario de la abundancia mostrada en el Carnaval, tanto en la elaboración de los alimentos como en los ingredientes empleados.

La tradición de la religión cristiana promueve el ayuno y la abstinencia de cualquier tipo de alimento durante todo el día, entendido como en no hacer más que una sola comida al día y en abstenerse de ciertos manjares.

Esta imposición obliga a adaptar unas reglas gastronómicas severas en cuanto a los ingredientes y a las cantidades, se rehuye de la carne, “de lo carnal” y la gastronomía se centra más en los pescados, verduras, legumbres, etc. y los dulces pasan a ser los ingredientes protagonistas de la mayoría de los platos.

La gastronomía en España durante la Semana Santa tiene sus peculiaridades.

El pescado es el protagonista en buñuelos, croquetas y tortillitas de bacalao, que son tres de los platos más típicos de estas fechas; se consumen todo tipo desde los blancos como la pescadilla, el mero y la merluza, hasta los azules como boquerones y sardinas. Las posibilidades son muchas: rebozado, a la marinera, a la vasca o en salsa verde.

El potaje de vigilia es una variedad de potaje realizado con pescado, el más común es con bacalao en salazón, consistente en legumbres cocidas a las que se le añade un sofrito con cebolla, ajo, tomate y pimiento, a los que se puede añadir otros ingredientes, huevo duro y espinacas, chirlas y bacalao, dependiendo de cada zona.

FUENTE: https://onlinegarum.files.wordpress.com

La sopa de ajo también es un clásico debido a la austeridad de sus ingredientes: agua o caldo, pan duro, pimentón, laurel, ajo, aceite de oliva y huevo escalfado, con alguna variante al gusto del cocinero.

La repostería es otro de los puntos fuertes de la Semana Santa. Arroz con leche, leche frita, torrijas y los pestiños son algunos de los platos más típicos. Roscos de Semana Santa, Monas de Pascua o los huevos de pascua, cuyas recetas difieren dependiendo de la zona.

Como ocurre con todas las fiestas celebradas en nuestro país, la gastronomía juega un papel fundamental.

Lo importante es que son días de fiesta para compartir con amigos y familiares, disfrutar de la primavera y deleitar el paladar con los suculentos platos que marcan esta fecha.